Inmigrante de Ecuador desaparece al cruzar la frontera; acusan a “coyote” de mentir

Johanna Maribel Tapia, de 33 años, es originaria de Guayaquil, donde sus familiares han liderado su búsqueda con poco éxito, debido a la lejanía

Johanna Tapia es originaria de Guayaquil.
Johanna Tapia es originaria de Guayaquil.
Foto: Organización 1800 Migrante / Cortesía

Johanna Maribel Tapia, una mujer soltera de 33 años y de profesión estilista, lleva poco más de un mes desaparecida en la frontera entre México y Estados Unidos.

Su hermana, Concepción Tapia, pidió ayuda a la organización 1800 Migrante para localizarla, luego de que la ecuatoriana dejara de comunicarse en algún punto en el desierto entre Ciudad Juárez, México y El Paso, Texas.

“Trabajaba en la ciudad de Guayaquil, pero junto a su novio decidieron que ella viajaría hacia los Estados Unidos para reunirse con él”, indica el reporte de la organización.

Ella tomó lo que los ecuatorianos llaman “la ruta mexicana”, es decir, un vuelo directo a México desde Ecuador y luego con rumbo a la frontera norte para el cruce irregular hacia los EE.UU. El sábado 17 de abril fue la última vez que se supo de ella.

“Nos llamó para decirnos que no le escribamos, porque ya iba a cruzar el desierto, tres días después, nos llamaron y nos dijeron que mi hermana no pudo continuar y que se quedó abandonada”, dijo Concepción, quien considera que esa fue una mentira del “coyote”.

La familia insistió sobre detalles sobre el destino de Johana, pero la persona que la ayudaría a cruzas –de quien no se proporcionaron más datos– dio una nueva versión de los hechos.

“Luego cuando exigimos que nos digan la verdad, cambiaron la versión y dijeron que mi hermana ya no pudo avanzar y que le dijeron que se entregara a las autoridades, que siga el camino en la frontera hasta que vea las cámaras y que le van a ayudar (sic)”, dice el reporte. “Necesitamos toda la ayuda que nos puedan dar para encontrar a mi hermana, porque estamos desesperados”.

Los familiares de Johanna acudieron a la Fiscalía General en Guayaquil para interponer una denuncia, pero les dijeron que no podían hacer nada, porque la desaparición fue en otro país. También enfrentaron problemas en la Cancillería, donde pusieron trabas sobre el manejo del caso.

“La salida imparable de ecuatorianos ya es un problema político y social de grandes dimensiones que el gobierno ecuatoriano debe enfrentar como propio y no hacerse de la vista gorda”, expresó William Murillo, vocero de la organización de ayuda y asesoría a migrantes. “Estamos hablando de seres humanos, decenas de miles de ecuatorianos que se lanzan a las fronteras a buscar un mejor futuro y apuestan su vida para alcanzarlo, es hora de soluciones políticas importantes o comenzaran las demandas al Estado”.

Johanna lleva más de un mes desaparecida, en una zona llena de peligros, ya sea por la naturaleza, debido al incremento de las temperaturas en el día y el frío por las noches, o por la operación del crimen organizado.

“La guayaquileña vestía ropa color negro, incluyendo una gorra del mismo color, tiene el cabello oscuro”, dice la queja.

Las personas que pudieran proporcionar un dato pueden hacerlo eb 1800migrante.com o llamado a los teléfonos 0995 135 222 en Ecuador o al 1 631 408 1994 en Estados Unidos.