Academia para inmigrantes busca romper barreras en acceso a la salud en suburbios de Illinois

Es un proyecto piloto de dos años apoyado por Healthy Communities Foundation con el liderazgo de ICIRR, que trabajará en conjunto con seis organizaciones que operan en los condados de Cook, Will, DuPage y Lake

Líderes comunitarios de Illinois lanzaron una academia de salud para inmigrantes y presentaron un informe sobre los desafíos en la atención médica que enfrentan los inmigrantes del estado. (Cortesía ICIRR)
Líderes comunitarios de Illinois lanzaron una academia de salud para inmigrantes y presentaron un informe sobre los desafíos en la atención médica que enfrentan los inmigrantes del estado. (Cortesía ICIRR)
Foto: Cortesía

Educar a la comunidad inmigrante de los suburbios de Illinois sobre sus derechos en atención médica para cambiar conceptos erróneos sobre acceso y cobertura de salud es lo que en parte busca un grupo de líderes de organizaciones locales que se han unido para impulsar una nueva academia de salud para inmigrantes.

Líderes inmigrantesde determinadas agencias que son parte de la iniciativa se encargarán de educar a estas comunidades sobre sus derechos y el acceso a opciones de atención médica, independientemente de su condición migratoria.

María González, conocida en la comunidad como ‘Doña Chuy’, es promotora de salud con la organización Mujeres Latinas en Acción. Ella destacó la importancia de contar con promotoras de salud para poder ayudar a la comunidad a tener acceso a los recursos para la atención médica que necesitan.“Nosotras hablamos su idioma y siendo parte de la comunidad entendemos las preocupaciones y los miedos de nuestra comunidad, al mismo tiempo podemos ayudarles a que se sientan cómodas con nosotros y de esta manera asegurarnos que sepan que tienen derechos y que se empoderen con nuestro apoyo para que los ejerzan”.

La academia de salud para inmigrantes es un proyecto piloto de dos años apoyado por Healthy Communities Foundation establecida en Riverside, Illinois, y contará con el liderazgo de la Coalición de Illinois para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), que trabajará en conjunto con seis organizaciones: Mujeres Latinas en Acción, Mano a Mano Family Resource Center, Southwest Suburban Immigrant Project, Arab American Family Services, Legal Council for Health Justice y Shriver Center on Poverty Law.

El enfoque de la academia será mejorar el acceso a la atención médica y empoderar a los inmigrantes de barrios suburbanos de los condados de Cook, Will, DuPage y Lake donde operan las seis organizaciones locales que forman parte de la iniciativa lanzada en conferencia de prensa el pasado jueves 21 de octubre.

Desafíos en la atención médica

Luvia Quiñones, directora principal de políticas de ICIRR, dijo a La Raza que las barreras que enfrenta la comunidad inmigrante a la hora de querer acceder a los servicios de salud son el no hablar inglés, el no tener seguro médico, miedo en lo referente a la norma de carga pública y la falta de información.   

Khaled Humaiden, asistente social de la organización Arab American Family Services, dijo que la iniciativa es importante porque eleva y empodera a las comunidades ayudándolas a navegar a través de los sistemas de salud.  “Muchas de nuestras comunidades de inmigrantes y vecinos no pueden acceder a la atención médica adecuada debido al temor a la carga pública, el estatus migratorio y la complejidad del sistema de atención médica. Muchos inmigrantes dudan en buscar atención para covid-19 y vacunas debido [al miedo] a la deportación. Estamos involucrados en este esfuerzo comunitario para construir generaciones más fuertes y saludables en nuestras comunidades”.

Durante el lanzamiento de la academia también se presentó un informe elaborado por el Centro para la Equidad en la Salud Comunitaria de la Universidad DePaul y ICIRR, cuyo enfoque son los desafíos en la atención médica que enfrentan los inmigrantes de Illinois.

Quiñones, citando el informe, dijo que al 65% de los inmigrantes les preocupa cómo pagar la factura del hospital.  Mientras que otro dato importante que revela el informe es que el 59% de las personas dijo no tener seguro médico.

Angelina Rosas necesitaba realizarse una cirugía a causa de una aneurisma cerebral. Ella no tiene seguro médico y es indocumentada.

Para los hijos, familia y amistades de Rosas, su diagnóstico fue una noticia muy impactante, mencionó su hija Susy Rosas. “Me sentí muy frustrada, no encontrábamos qué hacer porque debido al estatus migratorio de mi mamá de no poder tener un seguro médico, el especialista nos dijo que esa cirugía era demasiado costosa. Fueron momentos bien difíciles para todos nosotros tocaba puertas, no hallábamos qué hacer”.

Susy Rosas, como promotora de salud de la organización Mano a Mano Family Resource Center, recibió entrenamiento en ICIRR y pudo informarse y tener más conocimiento para poder abogar por el caso de su madre. “Seguí un procedimiento de cómo aplicar para una ayuda para poder pagar su cirugía. Gracias a Dios fueron aprobados los costos para esta cirugía y finalmente se pudo hacer… Ella está hospitalizada todavía y gracias a ello todo salió bien, no hubo complicaciones”.   

“Sabemos de los problemas que afronta nuestra comunidad por un estatus migratorio, el miedo a las barreras de no poder hablar el idioma y también hay muchas cosas en juego… Hay que luchar, seguir adelante para que nuestra gente pueda obtener la ayuda”, dijo Rosas.

Martha Gálvez dijo en conferencia de prensa que hace algunos años acudió a la sala de emergencia de un hospital para que asistieran a su hijo luego de que se fracturó el brazo. Dijo que no la atendieron porque el seguro que tenía en ese momento no lo aceptaban allí y no cubría el tratamiento. “Pasaron muchas horas pero puede obtener una cita a 45 minutos de mi domicilio, esto es un poco de muchas de las historias que nosotros podemos contar”.

“Ya sea por el miedo al estatus migratorio, las finanzas o la falta de conocimiento, no sabía que podía tener acceso a servicios médicos… Por ejemplo, ahora sé que existe el programa de cuidado caritativo que ayuda a pagar las facturas en el hospital, si lo hubiera sabido antes hubiera podido quedarme con mi hijo en el primer hospital para que recibiera atención oportuna. Antes, cuando no sabía qué tenía, yo sólo oía que me pedían un seguro social y se cerraban las puertas al cuidado médico y nos quedábamos sin opción alguna. Ahora que he aprendido más sobre mis derechos tengo la información para poder abrir las puertas y recibir la atención que merezco”, dijo Gálvez, quien también es promotora de salud de Southwest Suburban Immigrant Project.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust y del Facebook Sustainability Accelerator/International Center for Journalists.