Un oficial de policía de Aurora acusado de conducta sexual inapropiada se mantiene en su trabajo

El oficial David Brian ha acumulado al menos 74 quejas durante una carrera de 26 años en el Departamento de Policía de Aurora, incluidas dos denuncias recientes de acoso sexual sostenidas por investigadores del departamento

Ilustración de Verónica Martínez para Injustice Watch.

Ilustración de Verónica Martínez para Injustice Watch. Crédito: Cortesía

Aurora, Ill. — Pablo, un inmigrante mexicano de unos 30 años que ha vivido en Aurora la mayor parte de su vida, se estacionó frente a su edificio de apartamentos en el centro de Aurora una noche de abril después de regresar de un retiro espiritual en Utah. Acababa de sacar sus maletas del maletero, cuando un coche patrulla de la policía se detuvo detrás de él. Pablo vio un rostro familiar detrás del volante: el veterano oficial de policía de Aurora, David Brian.

“Aquí vamos de nuevo”, pensó.

Pablo, un activista y crítico abierto del Departamento de Policía de Aurora, se había encontrado con Brian al menos dos veces antes. Cada escenario comenzaba cuando Brian detenía a Pablo por infracciones de tránsito menores y terminaba con Brian u otros oficiales usando la fuerza, arrestándolo afuera de su edificio de apartamentos y acusándolo de resistirse u obstruir a un oficial de policía.

Las imágenes de la cámara del tablero del arresto obtenidas por Injustice Watch muestran a Brian comenzando a esposar a Pablo, quien activa la cámara de su teléfono celular con su única mano libre e intenta pasárselo a su compañero, justo fuera de la vista de la cámara.

“Puedes grabarlo y dárselo a Black Panthers Aurora”, dice Brian antes de tomar el teléfono. “Ya sé que eres parte de una organización terrorista”.

Luego, Pablo alega en una denuncia presentada ante el Departamento de Policía de Aurora, Brian “apretó sus genitales” mientras lo palmeaba. (Pablo es un seudónimo. Injustice Watch no publica los nombres de las personas que presentan denuncias de agresión sexual y que no desean ser identificadas).

“Eso no es una palmadita cuando estás agarrando a alguien, y estás agarrando y simplemente tratando de palpar”, dijo Pablo en una entrevista con Injustice Watch.

La denuncia de Pablo marca al menos la tercera vez que Brian se enfrenta a acusaciones de conducta sexual inapropiada desde el 2017, según los registros disciplinarios policiales obtenidos por Injustice Watch.

Los registros muestran que Brian fue nombrado en al menos 74 quejas de mala conducta sobre una variedad de problemas desde que se unió al Departamento de Policía de Aurora en 1995. Al menos 33 fueron sostenidas, lo que significa que el departamento encontró creíbles las acusaciones, incluidas las afirmaciones de que acosó sexualmente repetidamente a un compañero de trabajo en el 2016 y 2017. Esa investigación llevó al departamento a transferir a Brian de la oficina de investigaciones a la división de patrulla en el 2019.

En una entrevista con Injustice Watch, el exjefe de policía de Aurora, William Powell, quien sirvió del 2005 al 2008, comentó que un oficial con un volumen tan grande de quejas sostenidas como Brian debería levantar una bandera roja. Dijo que había escuchado rumores durante su mandato de que Brian discutía durante las interacciones con el público, pero se sorprendió al saber por Injustice Watch que Brian tenía tantas quejas sostenidas.

“Es alucinante para mí”, dijo Powell.

Brian no respondió a múltiples llamadas y una carta en busca de comentarios para esta historia. Y el departamento no hizo comentarios sobre el historial de presunta mala conducta de Brian, incluida la denuncia que presentó Pablo en abril. Un portavoz solo dijo que el departamento toma en serio cada acusación, investiga a fondo cada queja y ha creado una cultura de “responsabilizar a los nuestros”.

Los organizadores de la comunidad en Aurora dicen que el departamento no ha hecho lo suficiente y están tratando de llamar más la atención sobre los problemas en el departamento de policía, que atiende a una comunidad diversa de alrededor de 200,000 personas. En mayo, decenas de activistas se reunieron para una manifestación frente a la sede del Departamento de Policía de Aurora, donde varias personas compartieron historias sobre Brian presuntamente acosándolos y pidieron al departamento que lo despidieran.

“Actualmente, la narrativa de la policía (es) que todo aquí está bien, todos son buenos empleados, no hay problemas, vea para otro lado”, dijo John Laesch, un excandidato a la alcaldía de Aurora que ayudó a organizar la manifestación. “Hice campaña durante tan solo nueve meses, y escuché el nombre del oficial Brian aparecer repetidamente”.

Ilustración de Verónica Martínez para Injustice Watch. Crédito: Cortesía

El historial de mala conducta y elogios de Brian

Injustice Watch revisó el expediente personal de Brian y encontró una carrera llena de elogios y quejas constantes sobre su conducta en el lugar de trabajo y en la comunidad, incluidas dos acusaciones sostenidas de conducta sexual inapropiada.

Antes de unirse al Departamento de Policía de Aurora en 1995, Brian se desempeñó como oficial de policía militar en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y tuvo períodos como oficial del Distrito de Parques de Naperville y como oficial de servicio comunitario en Naperville, según un perfil en el Chicago Tribune.

Los registros policiales muestran que Brian recibió seis quejas en 1998, incluida una que el departamento sostuvo, pero el departamento de policía redactó [tachó] información sobre la naturaleza de las acusaciones. El mismo año, el Departamento de Policía de Aurora también nombró a Brian su empleado del año a los 26 años, elogiando sus “habilidades de patrulla agresiva”, según el Chicago Tribune.

Los registros de la denuncia que el departamento proporcionó a Injustice Watch carecían de detalles esenciales. El departamento excluyó información crítica sobre casos anteriores a 2016, incluida la naturaleza de las quejas y las medidas tomadas cuando los funcionarios de Aurora impusieron medidas disciplinarias.

Pero los registros más recientes muestran que Brian recibió siete quejas entre 2016 y 2020, más de tres veces más que el oficial promedio durante ese período, según un análisis de Injustice Watch de los datos proporcionados por el departamento. Las quejas contra Brian incluían denuncias de uso de fuerza excesiva, persecución de violaciones de la política y al menos dos quejas sostenidas de acoso sexual.

En noviembre del 2017, un empleado del departamento de policía presentó una denuncia de acoso sexual contra Brian alegando que creó un “ambiente de trabajo hostil” al hacer comentarios “inapropiados” y “ofensivos” sobre otro empleado del departamento. El caso fue sostenido y Brian recibió una reprimenda por escrito.

En mayo de 2018, un supervisor del departamento de policía estaba conversando con un empleado del departamento que reveló que Brian le había enviado un mensaje de texto preguntándole si sabía qué era un juguete sexual Fleshlight, según los registros policiales. Mientras investigaba esa denuncia, un sargento de policía entrevistó a otro empleado del departamento que dijo que en 2016 y 2017, Brian les había agarrado las nalgas “aproximadamente seis veces en la oficina”. La investigación de las acusaciones encontró que las acusaciones contra Brian se sostuvieron.

La entonces jefa de policía de Aurora, Kristen Zimen, suspendió a Brian durante cinco días y lo trasladó fuera de la unidad de investigaciones, donde había sido detective.

En marzo de 2019, los investigadores de mala conducta policial “recibieron información de que Brian había estado enviando mensajes de texto poco profesionales a una ciudadana con la que tenía contacto a través de una llamada de servicio”, según los registros policiales proporcionados a Injustice Watch. Los registros no proporcionaron más detalles sobre la naturaleza de los mensajes de texto. La acusación se mantuvo y Brian recibió una suspensión de 20 días.

Después de que Injustice Watch informó a Pablo sobre las quejas anteriores de acoso sexual contra Brian, dijo que era “repugnante” que la ciudad continuara empleando a Brian.

“Debería ser despedido”, dijo Pablo. “Debería perder su pensión, y debería ser acusado de abusador, para que nunca, en su calidad de agente de policía, pueda hacerle esto a nadie más”.

Los miembros de la comunidad exigen responsabilidad policial

En mayo, más de 50 personas se reunieron frente a la sede del Departamento de Policía de Aurora para una manifestación sobre el abuso policial, donde los oradores pidieron al departamento que despidiera a Brian.

Un puñado de residentes hablaron sobre sus interacciones con Brian, mientras que otros enviaron cartas anónimas que se leyeron en voz alta, describiendo cómo su miedo a la policía en Aurora los llevó a mudarse a otras ciudades y estados.

Jabari Walker, residente de Aurora desde hace mucho tiempo, describió a Brian como “un tirano” que menosprecia a los miembros de la comunidad cuando interactúa con ellos. Walker fue arrestado en junio de 2020 por la policía de Aurora porque sus hijos jugaban afuera con petardos, que son pequeños e inofensivos artefactos que generan ruido que no se consideran fuegos artificiales en Illinois. Brian fue uno de los oficiales en la escena, dijo Walker.

La policía retiró los cargos de poner en peligro a un niño y resistirse al arresto después de que la esposa de Walker publicó un video de su arresto. Walker dijo que si bien no tiene miedo de hablar sobre Brian y otros policías, entiende que no todos en su comunidad piensan que es seguro alzar la voz sobre la mala conducta.

“Quiero hacerle saber que no está solo”, dijo en el mitin. “Diré algo. Voy a decir algo cada vez que los vea hacer algo mal”.

Powell, el exjefe de policía, dijo que cambiar la mentalidad de algunos oficiales de usar tácticas de mano dura a un enfoque de policía comunitaria es difícil. Pero dijo que el Departamento de Policía de Aurora debería establecer un mejor sistema para atender a los oficiales con muchas quejas.

Deberían “adoctrinarlos en las formas adecuadas de vigilancia”, dijo Powell. Los agentes que no estén dispuestos a cambiar su enfoque deberían ser despedidos, dijo.

Recientemente, en respuesta a las demandas de mayor responsabilidad policial, la ciudad de Aurora organizó varias sesiones comunitarias y creó una Junta de Revisión Civil que revisará las quejas civiles contra la policía y evaluará las acciones disciplinarias tomadas contra los agentes. Pero no está claro si la junta tendrá la autoridad para anular el departamento.

Brandy Gilliam, un organizador de Aurora Grassroots Alliance, un colectivo de organizaciones progresistas, dijo que las sesiones de escucha de la comunidad de la ciudad eran “cosméticas” y que nada salió de dichas reuniones. Si bien esperaba que los líderes escucharan los gritos de la comunidad por la rendición de cuentas de la policía, en cambio pensó que los funcionarios de la ciudad estaban a la defensiva al responder las preguntas del público.

“A los ojos del Departamento de Policía de Aurora, siempre se jactan de estar por delante de la curva”, dijo Gilliam. “Pero no puedes adelantarte a la curva si tienes agentes como Brian en la fuerza policial que han estado haciendo ridiculeces y aterrorizando a la gente negra y latina durante los últimos 25 años”.

Este artículo fue elaborado en colaboración con Report for America.

Este artículo de Injustice Watch es publicado en La Raza gracias a una colaboración coordinada por el Institute for Nonprofit News. Fue traducido por Claudia Hernández, de Borderless Magazine, con el apoyo del Amplify News Project del Institute for Nonprofit News.

En esta nota

Aurora

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain