Chicago exige prueba de vacunación en bares, restaurantes y gimnasios en espacios en interiores

Este nuevo esfuerzo de mitigación se propone reducir la propagación de la variante Ómicron del coronavirus, que según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades ya es responsable del 73% de los nuevos casos de covid-19

Dueños del restaurante Dulce De Leche Café se preparan para acatar el mandato de vacunación de covid-19 de la ciudad de Chicago que entra en vigor el 3 de enero. (Belhú Sanabria / La Raza)
Dueños del restaurante Dulce De Leche Café se preparan para acatar el mandato de vacunación de covid-19 de la ciudad de Chicago que entra en vigor el 3 de enero. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Impremedia

Los habitantes de Chicago que quieran acudir a bares, restaurantes, sitios de entretenimiento o gimnasios en interiores deberán a partir del 3 de enero de 2022, además de usar mascarilla, mostrar comprobante de vacunación contra el covid-19 para ingresar a esos lugares.

La alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot anunció estas nuevas restricciones el martes 21 de diciembre en respuesta al aumento de casos de coronavirus.

Este nuevo esfuerzo de mitigación se propone reducir la propagación de la variante Ómicron del coronavirus, que según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades ya es responsable del 73% de los nuevos casos de covid-19

“En pocas palabras, si ha estado viviendo sin vacunarse es hora de un cambio. Si desea vivir la vida con la mayor normalidad posible, con la facilidad de hacer las cosas que ama, debe vacunarse…”, dijo la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot.

Cualquier persona de cinco años o más que sea elegible para vacunarse y esté 10 minutos o más en dichos lugares en espacios en interiores deberá mostrar prueba negativa de covid-19 o una tarjeta de vacunación que demuestre que está completamente vacunada contra esa enfermedad, según el mandato.

Las personas que tengan prueba de exención médica o religiosa están exentas del mandato de vacunación siempre y cuando muestren prueba negativa de covid-19 a los lugares que acudan bajo techo.

El nuevo requisito de vacunación contra el covid-19 que la ciudad de Chicago está imponiendo sólo aplica a bares, restaurantes, gimnasios y lugares de entretenimiento que sirven comida y bebida y no incluye lugares de culto ni tiendas de comestibles.

Las empresas cubiertas por el mandato deberán colocar una señalización en cada entrada de acceso público y en los espacios en interiores en la que se informe a los clientes sobre los requisitos de vacunación.

Los empleados de esas empresas no vacunados deberán mostrar una prueba de covid-19 negativa semanalmente.

La Asociación de Restaurantes de Illinois emitió un comunicado a la prensa tras el anuncio indicando en parte que apoyan la vacunación para mitigar la propagación de covid-19. “Alentamos a todos los comensales a brindar su cooperación, respeto y amabilidad a los empleados que trabajan para cumplir con el nuevo mandato durante estos tiempos desafiantes”.

Temen posible pérdida de ventas en negocios latinos

Omar Contreras, uno de los propietarios de Dulce De Leche Café, cuenta que en su negocio ya se están preparando para pedir el comprobante de vacunación contra el covid-19. “Primeramente nos estamos asegurando de que todos estemos vacunados y nos estamos monitoreando una vez por semana, nos hacemos el test de covid-19. Si nosotros nos protegemos dentro del restaurante sería bueno también que chequemos las tarjetas de vacunación a los clientes, ya que los riesgos de contagio son muy altos ahora”.

Fernando Contreras, otro de los propietarios del negocio establecido en Albany Park y que tiene una amplia clientela hispana, dice que aunque apoya el requisito de Lightfoot piensa que el mandato podría afectar sus ventas. “Ya salió la conversación con uno que otro cliente que no se ha vacunado, que no cree necesario hacerlo, que no se ha enfermado. Dicen: ‘no sé por qué lo están haciendo, pero si no hay de otra me va a tocar quedarme en casa’ y ahí es cuando te das cuenta de que sí puede pasar eso”.

Seremos afectados definitivamente, dice Omar, pero cree que es una medida de seguridad buena para todos. “Digamos que uno de nosotros se llegue a contagiar, el restaurante tiene que cerrar por lo menos una o dos semanas hasta que consideremos que todos estén bien, entonces no sé qué es más malo, si se reduce el número de clientes o cerramos”.

Erika Leal trabaja para una clínica comunitaria local y es cliente de Dulce De Leche Café. Ella piensa que el mandato de vacunación es algo bueno “aunque tal vez afecte un poco a los establecimientos pero siento que están haciendo bien, sí es un poquito más seguro al ir a comer a un lugar”.

“En Dulce De Leche Café ellos siempre están bien ocupados, yo por lo menos me siento un poquito más tranquila al saber que hay gente que sí está vacunada o que sí se ha hecho un examen y sabe que están negativos”, menciona Leal a La Raza. 

Leal es de la idea de que el mandato es una ayuda a los hospitales “porque disminuye el riesgo de nosotros poder enfermarnos tan mal o tan grave al grado de morir”.

Ella destaca la importancia de la vacuna contra el covid-19 y cómo esta puede salvar la vida de las personas. “Tal vez la vacuna no te protege cien por ciento, pero disminuye el riesgo de que tú llegues a enfermarte tan mal al punto de llegar a un hospital, al punto de llegar a un ventilador y quizás la muerte”, remarcó.

Un aviso de que se requiere prueba de vacunación contra el covid-19 a los comensales en el Khepri Café, en Chicago. (Belhú Sanabria / La Raza)

Jaime Bardales, copropietario de Pisco Peruvian Restaurant & Bar en Albany Park, coincide con los Contreras en que aunque ve favorable el mandato de vacunación de la ciudad de Chicago considera que la orden puede afectar a su negocio.“En realidad pienso que sí nos puede afectar, pero igual nosotros vamos a tomar medidas en la puerta, vamos a pedir a la gente la tarjeta de vacunación y cumplir con las restricciones que tenemos para que la gente que venga se sienta cómoda acá adentro”.

Las aplicaciones para entregar comida a domicilio se han estado usando con mucho éxito en los negocios e incluso fueron clave para que los restaurantes sobrevivieran al comienzo de la pandemia. Y aunque no se han dejado de utilizar cuando se relajaron las restricciones, su uso disminuyó, según los dueños de pequeños negocios, a razón de que los comensales ya salían a comer a la calle y porque ya había vacunas.

Bardales dice que lo que ha notado es que nuevamente, desde que hay un repunte de casos de covid-19 y con la aparición de la variante Ómicron, en especial en estas fiestas decembrinas, han aumentado las órdenes para llevar. “Tenemos muchas órdenes para llevar ahora, se están incrementado porque hay gente que quiere estar en su casa”.

Sin embargo, aplicaciones para enviar comida a domicilio como Uber Eats, Grubhub o Doordash están cobrando de comisión un porcentaje bastante elevado del 30 %, dice Bardales. “Por todos lados como dueños de negocios estamos afectados”.

Hay negocios en Chicago como Khepri Café que incluso ya se han adelantado al mandato de Lightfoot y desde el 26 de diciembre ya están pidiendo pruebas de vacunación a los comensales con el fin de prevenir contagios de covid-19.

Cabe destacar que las personas que van a entrar a restaurantes por menos de 10 minutos para pedir o llevar comida, entregar mercadería o usar un baño no están obligadas a presentar prueba o comprobante de vacunación. 

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.