Madre latina de Elgin guarda la esperanza de la reunificación familiar

Mirella Gutiérrez considera que le negaron la ‘green card’ a su esposo de modo incorrecto y busca que revisen el caso para que las autoridades migratorias lo puedan dejar regresar pronto a casa

Jaime Botello, su esposa Mirella Gutiérrez y sus tres hijos, Leo de siete años, Danny de cinco años y Mía de cuatro años en su vivienda en Elgin. (Cortesía familia Gutiérrez)

Jaime Botello, su esposa Mirella Gutiérrez y sus tres hijos, Leo de siete años, Danny de cinco años y Mía de cuatro años en su vivienda en Elgin. (Cortesía familia Gutiérrez) Crédito: Cortesía

Cada mañana, Mirella Gutiérrez batalla con el mayor de sus hijos, Leo, de siete años, porque no tiene ánimos de ir a la escuela. Él sólo quiere ver a su padre, Jaime Botello, quien después de presentarse en Ciudad Juárez, México, a su entrevista para solicitar el estatus de residente permanente legal en Estados Unidos, fue rechazado por las autoridades migratorias.

“El mayor se quiere ir donde está su papá, me dice por qué no lo llevo donde está él y allá hace escuela, me la pone difícil todos los días en la mañana”, menciona Gutiérrez.

Desde finales de marzo de 2022, cuando Jaime Botello, de 45 años, viajó con su esposa para su cita con inmigración, la familia de Mirella está viviendo una pesadilla al estar separados de Botello por las leyes migratoria. El padre era el único sustento en el hogar.

“La entrevista estaba para el 1 de abril, que fue cuando le negaron la residencia en Ciudad Juárez”, dijo Gutiérrez, de 29 años, que es residente legal desde hace seis años.

Jaime vive en su natal Zacatecas, México, desde que su solicitud de residencia le fue negada.

Mirella se ha dedicado al cuidado de sus tres hijos de 7, 5 y 4 años, por lo que ha sido ama de casa durante siete años. Ahora busca trabajo, pero sin experiencia laboral reciente le está resultando difícil encontrar empleo.  

Algunas veces limpia casas los fines de semana mientras encuentra un trabajo fijo en un horario que le permita poder llevar y recoger a sus hijos de la escuela.

Jaime Botello también tiene una hija mayor de su primer compromiso, Crystal, de 24 años. Él la cuidó y crió desde pequeña como padre soltero. Ahora es abuelo de tres niños.     

‘Íbamos a la segura’

Ha pasado más de una década desde que Jaime Botello recibió una infracción de DUI por contenedor abierto: mientras Botello manejaba, uno de los pasajeros del auto iba tomando alcohol y por ello fue sancionado.

“Días antes de la entrevista hablamos con el abogado, repasamos todo lo que podían preguntar y cómo responder, el abogado nos aseguraba que no había ninguna razón de que el caso [la solicitud de residencia] fuera negado porque estaba todo en orden, que el DUI no importaba porque él pagó [por la infracción] e hizo lo que tuvo que hacer en ese entonces y que ya más de 10 años eso no importaba. Por eso no teníamos planeado que le iban a negar la residencia, íbamos a la segura”, explicó Mirella.

Mirella Gutiérrez dice que su esposo pagó las infracciones, tomó clases, pero no participó en el programa comunitario de Alcohólicos Anónimos que las autoridades le requirieron porque él consideró que ya había pasado más de una década de esa falta y pensó que ya no era necesario. 

“El peleó ese caso por la misma razón, porque quien iba con él estaba con licor pero él no estaba tomando. Por eso él peleó el caso”, señaló Gutiérrez.

Botello está asistiendo al programa de Alcohólicos Anónimos en México, según su esposa. “Ya tiene seis meses en Alcohólicos Anónimos, en el tiempo que está allá como a los días empezó hacerlo, le mandó toda esa información al abogado, la cual va ayudar mucho, van a pedir el perdón de inmigración y puede que entre dos o tres años esté de regreso”.

Esta madre latina de tres hijos ha abierto una cuenta de GoFundMe para pagar los gastos del abogado, ya que busca solicitar el perdón migratorio para que su esposo regrese a casa. Dice que el proceso podría tomar hasta dos años o más. 

Gutiérrez considera que el motivo por el que le negaron la ‘green card’ a su esposo fue incorrecto, por lo que busca que revisen de nuevo el caso para que las autoridades migratorias lo puedan dejar regresar pronto a casa y se logre la reunificación familiar.

Mirella ha lanzado una campaña de recolección de fondos y su meta es recolectar $5,000 para pagar al abogado y seguir el proceso de los dos perdones en marcha. “Uno por haber ingresado de manera irregular y, el segundo, un perdón de alcoholismo que es lo del DUI”, dijo.

La esposa de Jaime Botello asegura que en los 11 años que llevan juntos nunca en el matrimonio han tenido problemas relacionados con el alcohol. “Por eso nos quedamos en ‘shock’ cuando nos dieron la razón por la cual se la estaban negando [la residencia]”.

Usted puede ayudar

Para conocer más detalles de la campaña o si busca apoyar a la familia Botello-Gutiérrez visite: https://www.gofundme.com/f/raise-for-immigration-lawyer-expenses.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

Inmigración Reportajes Chicago

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain