The Groove Chicago, estudio de yoga y pilates donde se cultiva comunidad

Con un enfoque holístico, este espacio comunitario en el barrio de Avondale promueve la salud integral y apoya el emprendimiento local

DSC_0400

Crédito: Impremedia

Un espacio acogedor, lleno de luz y adornado con espejos se encuentra en pleno corazón de Avondale. The Groove Chicago es, más que un estudio de yoga y pilates, un espacio que cultiva comunidad y promueve el bienestar holístico.

La creadora del concepto, Gabriela Cordero, de 33 años, nativa de Chicago e hija de inmigrantes ecuatorianos, se apasionó por el yoga desde los 15 años tras acompañar a su madre cuando iba al gimnasio.

El estrés y las migrañas crónicas que Cordero padece las ha mantenido a raya gracias a la práctica del yoga. Ella recuerda que, en su adolescencia, esta disciplina le ayudó a controlar su ansiedad. “Antes hacía yoga porque me gustaba, pero no sabía lo importante que sería en mi vida para mi salud mental y en general”.

La idea de abrir The Groove Chicago surgió cuando Cordero notó que a veces la gente latina o de color que iba a los estudios de yoga o pilates en Estados Unidos no se sentía confortable o bien recibida, ya fuera por la música, porque solo se hablaba inglés o por falta de diversidad en las clases. “Al principio pensé que solo fui yo que me sentí así, y después de muchos años de hacer yoga –son casi 18 años que estoy practicando yoga– me di cuenta de que fue algo que mucha gente latina siente cuando va a estos otros estudios. Entonces empecé a planear mi negocio”.

En 2020, Gabriela Cordero empezó su entrenamiento para convertirse en maestra de yoga y en septiembre de 2021 abrió su estudio en el área de Avondale al noroeste de Chicago, en plena pandemia de coronavirus.

Gabriela cuenta que al comienzo tenía dudas sobre si funcionaría su emprendimiento, debido a la pandemia de covid-19, pero el éxito le ha sonreído desde el principio.

Quienes asisten al estudio son personas de color o de barrios de minorías que son en su mayoría latinas. También participan mujeres afroamericanas, asiáticas y blancas.

Cordero dice que en The Groove Chicago se otorgan becas para las residentes de las minorías afroamericanas y latinas que quieran recibir clases de yoga o pilates en el estudio. Los precios regulares de las clases para los no becados son asequibles, a diferencia de otros lugares, asegura. Actualmente cuenta con 80 miembros.

Gabriela Cordero imparte clases de yoga a un grupo de mujeres latinas en su estudio en el barrio de Avondale. (Belhú Sanabria / La Raza)
Crédito: Impremedia

Labor comunitaria

Pero Cordero no sólo usa su estudio para dictar clases de yoga y pilates. allí también se realiza labor comunitaria y se impulsa el emprendimiento de mujeres latinas, que en su mayoría hacen trabajos con sus propias manos.

En el espacio se organiza el ‘Sandwich Club’, donde se reúnen vecinos de la comunidad y miembros del estudio y juntos preparan tortas para, luego, distribuirlas en los ‘Refrigeradores del amor’ que hay en ciertos barrios de la ciudad. Se trata de una iniciativa dirigida por un colectivo de ayuda mutua que se enfoca en ayudar a los más necesitados y opera bajo el nombre ‘The Love Fridge Chicago’.

Cordero considera importante el cuidado de la salud mental y en su estudio se ofrece también terapia de forma gratuita a los miembros.

Ella enfatiza que el dar un espacio en su negocio para que su comunidad pueda ganar dinero es muy importante.

Una de las emprendedoras vende cremas, lociones y jabón para la piel; otra mujer vende aretes hechos con sus propias manos; otra vende velas que ella misma elabora y otra muchacha vende arte, explica Cordero. “Hay cuatro mujeres que traen sus emprendimientos para vender en mi estudio y no pagan nada; es gratis”.

Cordero tiene experiencia en enseñanza, fue maestra de una escuela primaria Montessori durante cinco años, por lo que aplica los principios aprendidos a la hora de ofrecer las clases a sus participantes en las disciplinas de pilates, yoga y yoga barre. Esta última modalidad tiene gran acogida por incluir música latina de Bad Bunny en género reguetón.

Con un enfoque holístico en su espacio comunitario y de bienestar, Cordero busca ayudar a la comunidad a convertirse en su mejor versión.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

Avondale Reportajes Chicago

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain