Promotoras de salud de Chicago buscan mejorar la calidad de vida y el bienestar de los latinos

El Centro San Bonifacio se propone impulsar el empoderamiento y autodesarrollo de la comunidad a partir de sus propias necesidades

Marina Patiño junto a otras promotoras de salud en el Centro San Bonifacio. (Cortesía familia Patiño)

Marina Patiño junto a otras promotoras de salud en el Centro San Bonifacio. (Cortesía familia Patiño) Crédito: Cortesía

A Marina Patiño, de 45 años, su médico le diagnosticó colesterol alto. Dice que ese fue el motivo por el cual se interesó en saber más sobre su condición. Cuando llevó a la clínica a sus hijos se le acercó una promotora de salud. “Me dice que si estoy interesada en recibir más información sobre el cuidado del corazón, le dije que sí, me dio una charla y me interesó tanto porque descubrí qué era el colesterol alto y qué me podía pasar si yo seguía con la condición de vida que tenía”, contó Patiño.

“Decidí ir al Centro San Bonifacio de Chicago para tomar el curso de promotoras de salud, escuché todas las charlas que dieron, me quedé supermotivada, interesada en aprender para dar ese servicio a la comunidad”, añadió Patiño, que culminó el curso de promotoras de salud en 2014 pero siguió capacitándose. “Todo este tiempo he estado preparándome como promotora de salud y ahora hace un año estoy empleada como directora de programación en el Centro San Bonifacio”, dijo Patiño a La Raza.

La comunidad tiene confianza con las promotoras de salud, porque comparten la misma cultura, hablan el mismo idioma y explican de una manera más sencilla. “Sentimos que estamos en la misma página”, señaló Marina Patiño.

“A muchas personas les he preguntado por qué no platican con su médico sobre sus dolencias, por qué no le has dicho, les pregunto, y me responden es que me da pena, o es que el doctor a veces le he querido explicar y nomás me dice mire puede ir a esta web o tenga esta información léela”, agregó Patiño, directora de programación de promotoras de salud del Centro San Bonifacio.

Patiño es una de cientos de promotoras de salud que estudiaron en ese centro, ubicado en el noroeste de la ciudad.

Entrenar y movilizar por más de tres décadas

En principio el programa surgió de la inquietud de una comunidad, que estaba llevando una serie de cursos de preparación y entrenamiento en temas de salud como diabetes, cáncer, presión arterial, asma y autocuidado en la iglesia San Bonifacio hace 31 años.

La iglesia fue cerrada pero las amas de casa y personas que trabajaban como instructores quisieron continuar con esa labor de capacitación para empoderar a las familias latinas. Empezaron a realizar las actividades reunidas en apartamentos, luego con el tiempo lograron tener la opción de contar con una sede, con la que lograron mayor difusión sobre su trabajo y programas.

El grupo se fue involucrando con otras organizaciones y empezó también a brindar preparación comunitaria de promotores de salud en algunas escuelas hasta que logró obtener una subvención con la cual compró el edificio que lleva el nombre Centro San Bonifacio, fundado en 1991 y ubicado en 2959 N. Pulaski Rd. Tiene como objetivo principal entrenar y movilizar promotores de salud dentro de la comunidad latina inmigrante de Chicago.

Marina Patiño junto a otras promotoras de salud en el Centro San Bonifacio. (Cortesía familia Patiño)
Crédito: Cortesía

Las promotoras de salud buscan mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas latinas. Trabajan no solo en clínicas comunitarias, sino también en algunos hospitales, en la Universidad de Illinois en Chicago, a través del Centro de Investigación sobre el Cáncer de Seno, entre otros.

El curso para promotores es gratuito y la edad para que una persona sea admitida es a partir de los 18 años. Desde su fundación en 1991 hasta ahora, en el Centro San Bonifacio se han capacitado al menos 3,800 promotoras de salud.

Este año es la promoción 118 y actualmente hay 18 personas participando en el programa de promotoras de salud.

“El Centro San Bonifacio permite tener un nexo, una red de apoyo, esto es muy importante para las personas, independientemente si tienen un estatus legal o no”, dijo Aliria Vilera, promotora de salud en Centro San Bonifacio y coordinadora de comunicaciones. “San Bonifacio tiene como misión promover esa posibilidad de empoderamiento y autodesarrollo de la comunidad directamente en relación con sus propias necesidades”.

El promotor de salud es el canal que comunica, hace de puente para poder conectar con las clínicas, los hospitales y los diferentes centros o agencias que están dentro del sistema de salud y ayuda a canalizar a las personas para que sepan cómo llenar los formatos correspondientes y cómo pedir una cita, explicó Vilera. “Los promotores de salud canalizan ese tipo de apoyo para que la persona pueda ir en confianza a una cita, para que pueda ser escuchado dentro de su necesidad y entendido en su realidad cultural cuando ya están con los médicos”.

Tiempos de covid-19

Según Patiño, la labor de promotora de salud salvó a muchas personas durante la pandemia de covid-19 no solo en lo que respecta a desbaratar mitos y creencias falsas, sino también fue clave en ayudar en la parte emocional. “Algo impactante fue dar la información correcta de covid-19, porque había mucha desinformación en la comunidad, muchas personas entraron en pánico o tenían unas ideas muy erróneas sobre el covid-19”.

El trabajo durante la pandemia de covid-19 permitió un mayor reconocimiento de lo que es la acción de los promotores de salud en cuanto al servicio y contacto directo con la comunidad y con las necesidades de las personas y de las familias, destacó Vilera a La Raza. “Las clínicas como tal, las enfermeras y todo el personal médico y paramédicos no se daban abasto, las promotoras de salud tuvieron realmente un rol muy importante en llegar a casas con kits de protección para las personas, mascarillas, gel. Y además de eso entregaron despensas”, añadió.

Según el Centro San Bonifacio, el trabajo de las promotoras de salud continúa y su enfoque es educar, concientizar y mantener a la comunidad informada en diferentes temas de salud.

“Uno de los elementos importantes del trabajo como promotor de salud es dar ese elemento positivo de empoderamiento, que permita que la familia crea, que puede siempre mejorar sus condiciones de vida”, señaló Vilera.

La misión de La Raza al cubrir temas de democracia, elecciones, política y gobierno

“Escuchar a la comunidad hispana de Chicago acerca de elecciones, candidatos, funcionarios y programas públicos para desarrollar un periodismo en español de alta calidad y basado en datos y hechos a fin de empoderar a la comunidad latina, hacer que los políticos le rindan cuenta a nuestras comunidades y promover los valores de democracia, libertad, justicia, diversidad, igualdad, identidad cultural y oportunidades para todos”.

Consulta algunas preguntas frecuentes sobre por qué y cómo cubre La Raza asuntos de democracia, elecciones, voto, política y gobierno.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

Centro San Bonifacio Reportajes Chicago Salud Salud comunitaria

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain