Dedican mural en Pilsen al periodista decapitado

Hispanos del barrio Pilsen en Chicago dedicó un mural al periodista estadounidense James Foley, quien fue decapitado en Siria.
Dedican mural en Pilsen al periodista decapitado
Foto: Efe

Chicago.- Un grupo de hispanos del barrio Pilsen en Chicago dedicó un mural al periodista estadounidense James Foley, el primero de los cuatro rehenes decapitados en Siria por los yihadistas del Estado Islámico (EI).

El mural, titulado en árabe “Buscador de la verdad” y compuesto por la imagen del periodista junto a una puerta azul con un poema persa que llama a la unidad, está ubicado en una intersección de este populoso barrio latino donde Foley vivió por muchos años.

Alrededor del mural, de 20 pies de ancho y 30 pies de alto, simpatizantes, amigos y colegas dejaron flores, velas y varias fotografías que retratan momentos de la vida del reportero decapitado por el EI en Siria, el 19 de agosto pasado.

Foley, originario de Rochester en el estado de Nuevo Hampshire, se licenció en periodismo y escritura de la Universidad de Massachusetts Amherst en 2003 y en 2008 consiguió graduarse de la Escuela de Periodismo Medill de la Universidad de Northwestern.

No obstante y por muchos años vivió en el barrio Pilsen de Chicago, donde ejerció como docente también, hasta su partida hacia Siria para cubrir el conflicto para la agencia Global Post.

Las amistades y conocidos de Foley lo recuerdan como una persona que se preocupaba por el bienestar de los demás.

Una de esas personas es su amiga Rosy “Campanita” Torres, quien contó a los periodistas el haber compartido gratos momentos con el periodista, incluso cuando se iban a comer nopales, una típica comida mexicana.

“Era una persona siempre disponible a hacer los cambios”, dijo Torres al diario Hoy de Chicago.

Zorayda Ortiz, una activista y creadora de una línea de perfumes en Pilsen, coincidió en su opinión sobre el periodista.

“Era una persona calmada, súper inteligente y muy amable”, destacó.

Ortiz contó a Efe que antes de irse por última vez a Siria en el 2012, ella acompañó a Foley a visitar casi todos los murales de Pilsen.

Agregó que el periodista se sumaba a las actividades de sus amigos hispanos ya que compartía los mismos intereses, incluso apoyaba las marchas para lograr una reforma migratoria.

Explicó que como Pilsen es un barrio bohemio, su colectivo no veía televisión sino pasaba tiempo con los tambores creando música.

“Él (Foley) venía a nuestro circulo de tambores y pasaba tiempo con nosotros”, puntualizó.

En el café Jumping Bean, justo al otro lado de donde está el mural, su propietario Eleazar Delgado dijo a Efe que se acuerda que Foley visitó su establecimiento en compañía de Rudy Aviña, un hispano con quien Foley tocaba música.

“Me lo presentaron y me dijeron que era periodista, me acordé de él cuando escuché las noticias sobre su muerte”, concluyó.