Activistas latinos demandan a Policía de Chicago por perfil racial

Activistas latinos demandan al Departamento de Policía en Chicago por haberlos detenidos mientras trabajaban en un vecindario de mayoría blanca al suroeste de la ciudad.

Guía de Regalos

Activistas latinos demandan a Policía de Chicago por perfil racial
Foto: Archivo

Chicago.- Dos activistas latinos presentaron una demanda federal contra el Departamento de Policía de Chicago en la que aseguran haber sido víctimas de perfil racial al ser detenidos mientras trabajaban en un vecindario de mayoría blanca del suroeste de la ciudad.

Kevin Tapia, de 20 años, y Felipe Hernández, de 21, informaron en conferencia de prensa que fueron esposados, detenidos durante tres horas y acusados de realizar “actividades ilícitas” en Garfield Ridge el año pasado.

Según informaron, estaban recorriendo puerta por puerta las casas del vecindario para informar a sus habitantes sobre el vencimiento del plazo para acogerse al programa de salud llamado Obamacare.

“De repente vemos llegar dos patrullas y sus ocupantes nos gritan que levantemos los brazos”, declaró Tapia.

Dijo que los dos tenían identificación como voluntarios del Consejo Vecinal de Brighton Park y trataron de explicar a los agentes que estaban haciendo un trabajo de activismo político, pero fueron detenidos.

“El arresto fue una sorpresa”, señaló Tapia, que es de origen ecuatoriano y teme que el antecedente policial afecte su estatus migratorio y sus posibilidades de trabajar cuando se gradue en el Instituto de Tecnología de Illinois.

La abogada de los activistas, Joey L. Mogul, dijo que sus clientes deberían ser felicitados por involucrarse en temas políticos que afectan a la comunidad y, en cambio, “fueron acusados de violar una ordenanza municipal inexistente”, que los mantuvo detenidos y los obligó a defenderse en la corte.

La policía informó en su momento de que actuó porque había recibido una denuncia de actividad sospechosa en el vecindario donde habían ocurrido estafas a personas de edad.

Los cargos municipales fueron retirados dos meses después de que grupos comunitarios comenzaron una campaña para enviar a las autoridades cartas de apoyo a los jóvenes.

La demanda busca que el Departamento de Policía de Chicago admita su error y se disculpe con los jóvenes.