Un ejemplo de lucha contra el miedo, el silencio y la violencia doméstica

La impactante historia de violencia doméstica que vivió Verónica Melche busca llegar al corazón de otras víctimas, generar cambio e instar a las mujeres a no quedarse calladas y denunciar al agresor
Un ejemplo de lucha contra el miedo, el silencio y la violencia doméstica
Verónica Melche, de 45 años, fue víctima de violencia doméstica durante nueve años.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Verónica Melche creció en una familia disfuncional: sus padres se divorciaron y a los nueve años un tío abusó sexualmente de ella durante tres años.

Cansada del abuso se fue de la casa con un joven seis años mayor que ella -del cual prefiere no revelar su identidad- y pensó que su vida cambiaría para bien. Se equivocó porque fue el inicio de una terrible pesadilla que se desató en Morelos, México.

Verónica quedó embarazada y tuvo su primer hijo a los 14 años. “Así fue como empezó todo porque [su pareja] no creía que mi hijo era de él por mi historia de abuso sexual, porque no era virgen… Me golpeaba, según él para sacarme la verdad, si el niño era de él o no, después empezaron las infidelidades”, narró Melche.

Verónica contó que su agresor nunca la dejó optar por el control de natalidad por lo que llegó a tener cuatro hijos siendo muy joven.

La hispana contó que ella abandonó al individuo un tiempo: “cuando me ubicó me quitó a mis hijos, por eso regresé nuevamente con él, y cada vez que quería irme me decía que me quitaría a mis hijos”.

“Los meses que yo estuve fuera de casa pensó que andaba con alguien más, él tenía pistola, sus celos y su borrachera lo llevaron a dispararme en el brazo, en el pie y cerca de la cabeza”, relató Verónica mientras mostraba las marcas que le dejaron las balas.

Melche contó que su expareja quería obligarla a prostituirse, “decía que no estaba dispuesto a seguir manteniendo hijos que no eran de él. Como me negué me dio una golpiza, fui a parar al hospital por varios días”.

A días de dar a luz a su cuarto hijo, su agresor la amenazó de nuevo con pegarle porque no le tenía lista la comida. Ella se armó de valor y le dijo: “sabes ya no me vas a pegar más”. Tras una pelea, la mujer dice que salió huyendo de la casa junto a sus hijos. Ella le puso fin al maltrato después de nueve años.

Cambio radical

Verónica Melche participa en el Centro Un Nuevo Despertar en La Villita que asiste a sobrevivientes de violencia doméstica.
Verónica Melche participa en el Centro Un Nuevo Despertar en La Villita, que asiste a sobrevivientes de violencia doméstica.

“El miedo nos hace callar”, enfatiza Melche, pero añade: “También podemos utilizar el miedo de lado contrario, el miedo nos puede impulsar a salir de donde estamos y no dejarnos humillar, ni insultar, ni nada que sea en contra de nuestra persona”.

Verónica también tuvo que sanar emocional y psicológicamente, y lo logró con la ayuda de consejería y grupos de apoyo.

“El valiente vive hasta que el cobarde quiere”, comenta al relatar su historia que cambió radicalmente al romper el silencio. “Pedí ayuda a organizaciones, lo denuncié, peleé en la corte la tutela de mis hijos, le gané y obtuve una orden de restricción, para que él no se acercara a nosotros”.

Por un mejor porvenir la hispana emigró a Estados Unidos, también lo hicieron sus hijos. Hoy ella radica en Cicero, se casó hace tres años y participa en el grupo de apoyo Mujeres del Mañana del Centro Un Nuevo Despertar en La Villita, que asiste a sobrevivientes de violencia doméstica.

Por todo lo vivido, hace dos décadas, Verónica, de 45 años, siempre tuvo el sentir de ayudar a otras mujeres con historias similares a la de ella. “Siempre he querido superarme, culminé mi GED, estudio inglés, estoy terminando un entrenamiento de 40 horas para facilitadora en los grupos de apoyo, el cual servirá para ayudar a otras mujeres víctimas de violencia doméstica”, dijo.

Otros tipos de abuso

“Cuando hablamos de violencia doméstica pensamos en lo físico, pero también hay que tener en cuenta que hay otros tipos de abuso como el económico, sexual, psicológico y emocional”, destacó Yesenia Maldonado, directora ejecutiva de la organización Between Friends. “Cuando empezamos una relación hay que tener mucho cuidado con los celos desmedidos y el ser posesivo, que es cuando una persona quiere que pases todo el tiempo con él o con ella y no con otras personas”.

Lorena Ramos, consejera de esa organización, señaló que las amenazas más frecuentes que le hacen a las mujeres latinas son, por ejemplo: “ ‘Si te vas voy a llamar a la policía y se van a llevar a tus hijos’, ‘voy a llamar a inmigración’ y los hombres tratan de dar el mensaje de que sin ellos, ellas no pueden hacer nada”.

Ramos destacó que Between Friends brinda consejería a hombres y mujeres, a personas que se identifican como heterosexuales o homosexuales: “los servicios están abiertos a todo tipo de sobreviviente”.

“La consejería es gratuita y también se ofrece asistencia a personas que están buscando solicitar una orden de protección, nosotros tenemos personal que habla español que puede acompañarlas si lo desean a la corte”, agregó Maldonado a La Raza.

Generan ingresos

Jannet Hernández es una sobreviviente de violencia doméstica que empezó a utilizar la red social Facebook a través de los grupos Mujeres Exitosas y Creativas y Un Nuevo Despertar a la Vida para ayudar a otras féminas que pasaron por lo mismo que ella.

Actualmente, Hernández es la directora de programas del Centro Un Nuevo Despertar en el que también participa Verónica Melche.

El Centro cuenta con grupos de apoyo y grupos de liderazgo y superación personal, entre otros servicios gratuitos.

“Tenemos un grupo en el cual nos enfocamos en la parte económica, en el que ofrecemos cursos de maquillaje, repostería y joyería. Muchas de las personas que han tomado estos cursos están trabajando, generando ingresos, les damos a estas personas las herramientas para que ellas puedan empezar de nuevo”, explicó Hernández. Dichos cursos se imparten en ese centro a un costo asequible.

Violencia doméstica en cifras

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) la causa más común de lesiones a mujeres de 15 a 44 años de edad es la violencia doméstica.

Cada año, alrededor de 4.8 millones de mujeres son víctimas de violencia doméstica por parte de su pareja.

En una encuesta nacional sobre violencia contra la mujer aproximadamente el 31% de las mujeres respondió que había sido asaltada físicamente por su cónyuge actual o anterior, una pareja íntima o una pareja circunstancial en algún momento de su vida.

 

Centro Un Nuevo Despertar

Se ubica en el 2300 S. Millard, Ave., en el barrio de La Villita.  Para mayor información llamar al teléfono: (773) 564-0198.

 

Línea de crisis Between Friends

800-603-HELP (4357) línea de crisis 24 horas.