El gobernador Rauner podría encarar una campaña para destituirlo

Sigue a La Raza en Facebook

¿Por qué me parece que muy pronto  veremos una campaña para retirar al gobernador Bruce Rauner de su puesto? Me baso en la ley de la tolerancia. Esta ley indica que la gente puede tolerar a un político hasta que colme la paciencia de los votantes,  y la paciencia de los votantes está agotándose junto con la de los políticos demócratas.

Rauner, quien ganó el puesto sin ninguna experiencia política previa, prometió  “voltear” al estado de su problemático rumbo financiero y ahora lo intenta lograr a cambio de destruir los sindicatos y los programas sociales de más necesidad para los más vulnerables.

Desde el 1 de julio el gobernador republicano se ha rehusado a llegar a un  compromiso con los demócratas a menos que ellos apoyen su agenda a favor de los negocios. Estamos en riesgo de que el gobierno del estado sea cerrado.

Pronto, calculo yo, California no será el único estado que se ha atrevido a retirar a un gobernador de su puesto, como lo hizo con Gray Davis en 2003. Existe la posibilidad, si continua este impasse, que Illinois también pueda tomar ese rumbo.

En Illinois la enmienda constitucional 31 da el poder a los votantes de retirar a un gobernador. Este poder  ahora está en manos de los votantes y de los políticos electos en Springfield precisamente  a causa de los actos de corrupción de varios exgobernadores de Illinois.

El proceso requiere que 10 senadores y 20 miembros de la Cámara de Representantes de Illinois, en iguales partes de ambos partidos, apoyen la petición de retirar al gobernador. Luego se requiere  recolectar 550,000 firmas de apoyo y finalmente se pone la propuesta de retirar a un gobernador en un referéndum en las siguientes  elecciones.

Si aún no se habla abiertamente de retirar a Rauner,  esto no quiere decir que no pueda surgir de repente un grupo de políticos y otro de ciudadanos vean esto como una solución al hecho de que Rauner se rehúsa a aprobar un presupuesto a menos que los demócratas aprueben su agenda política.

Rauner no quiere hacer una exención a los impuestos de propiedad a los dueños que aún viven en sus casas. Tampoco quiere pagar sueldos a nivel de sindicato, bajo una ley, a los trabajadores estatales que no están sindicalizados pero trabajan en proyectos subsidiados por el estado como la construcción de escuelas.

El gobernador también quiere que se reduzca  la compensación monetaria en los casos de demandas civiles contra el estado y busca reducir las cantidades que el estado debe pagar en los casos de compensación a trabajadores que se lastiman o resultan heridos en accidentes de trabajo.

Si Rauner no llega a un acuerdo con los demócratas el 1 de diciembre en una junta que tienen  pautada, entonces no se sorprenda el lector si se empiezan a escucharse voces que exijan que Rauner sea destituido.