Tu voto es clave en tu futuro, el de tu familia y el de la nación

Tu voto es clave en tu futuro, el de tu familia y el de la nación
Las elecciones del 8 de noviembre de 2016 serán históricas y clave para el futuro.
Foto: Getty Images

Ha llegado la hora de emitir tu voto. Atrás han quedado las propuestas, las agresiones, las promesas y las ofensas lanzadas a diestra y siniestra durante una larguísima y ríspida campaña electoral. Toca ahora al votante decidir este 8 de noviembre si será la demócrata Hillary Clinton o el republicano Donald Trump quien ocupe la Presidencia de Estados Unidos.

El voto debe ser libre y la jornada electoral pacífica; toda práctica de intimidación contra votantes o de alteración del sentido de su sufragio son maniobras inaceptables que no deben ser permitidas. Los ciudadanos deben rechazar esas amenazas y las autoridades hacer valer la ley para que la votación sea limpia y democrática y su resultado plenamente aceptado, en el mejor sentido de la tradición estadounidense.

El votante puede y debe optar por la candidatura de su preferencia, la que mejor represente sus ideas, su sentir y sus expectativas y la que sea más promisoria para el futuro y el bien colectivo,  y al decidir conviene tener en consideración varios factores que son imperativos para el avance y la armonía de la nación.

Conviene optar por la candidatura presidencial que mejor promueva el desarrollo social, que tenga claridad y efectividad en la manera como impulsará la economía, generará empleos, balanceará impuestos y presupuestos y reducirá la desigualdad.

Conviene optar por quien promueva relaciones sociales incluyentes y tolerantes en un contexto diverso como el estadounidense y ofrezca mejores opciones en materia de ingreso, salud, educación, seguridad y derechos civiles.

Conviene elegir, también, la candidatura que presente las ideas más coherentes y estratégicamente orientadas para combatir y erradicar el terrorismo, para propiciar relaciones internacionales armoniosas y para mitigar los efectos nocivos de la globalización.

En un país de inmigrantes, conviene también considerar qué candidatura es receptiva del sentir de la población, de sus necesidades y posibilidades y de las circunstancias de millones de personas que aspiran a un futuro mejor y al buscarlo aportan al bienestar general de Estados Unidos.

Es imperativo considerar que la persona que ocupe la Casa Blanca debe guiarse por la Constitución, ser respetuosa de todos los grupos étnicos y religiosos del país, de todas las clases sociales, de todos los orígenes nacionales y de las diversas preferencias sexuales. Debe ser respetuosa de las mujeres, los hombres, las niñas y los niños. Debe poner por delante siempre la democracia, la libertad y la justicia.

La Raza apoya a Clinton. Tú decide y vota hoy, 8 de noviembre de 2016 por el futuro que deseas.