Republicanos buscan frente común con Trump

Algunos líderes republicanos han mostrado escepticismo respecto a la construcción del muro fronterizo
Republicanos buscan frente común con Trump

WASHINGTON.- Al iniciar este jueves su retiro invernal en Filadelfia (Pensilvania), los legisladores republicanos buscaron un frente común con el presidente Donald Trump para avanzar su agenda, pero de entrada no hay una vía clara sobre cómo financiar el muro fronterizo.

“Este Congreso será el más atareado que hemos tenido en décadas, quizá nunca… esta es nuestra oportunidad de lograr un cambio grande y duradero para nuestra amada nación”, dijo Trump en unas declaraciones de casi media hora, con su acostumbrado uso de superlativos.

Trump enumeró todo lo que ha hecho desde que asumió el  poder el pasado 20 de enero para “restablecer el imperio de la ley, y devolver el poder al ciudadano de a pie, y aunque han sido solo unos pocos días, lo hemos hecho en números récord”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, dijo que su bancada se centrará en lograr para fines de este año buena parte de la agenda legislativa de Trump, que incluye la anulación de “Obamacare”, la reforma tributaria, un plan presupuestario,  y el fortalecimiento de la seguridad fronteriza.

La construcción del muro, un tema que ha levantado ampollas en México, formó parte de las discusiones entre Trump y los republicanos.

Algunos líderes republicanos han mostrado escepticismo respecto a la construcción del muro fronterizo, cuyo costo podría oscilar entre $10,000 millones y $20,000 millones si se incluyen los gastos de operación y mantenimiento.

La Casa Blanca sopesa varias opciones para financiarlo, incluyendo un aumento del 20% a las importancias mexicanas, idea que de entrada fue ridiculizada por el senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien advirtió de una posible guerra comercial.

El senador republicano de Oklahoma, James Lankford, aplaudió las órdenes ejecutivas de Trump en materia de inmigración, porque cree que ayudarán en el cumplimiento de las leyes vigentes, “muchas de las cuales han sido ignoradas durante años”.

Pero las órdenes ejecutivas “no son un sustituto para una verdadera reforma migratoria” a través de una legislación, dijo Lankford a este diario.

La lista de senadores republicanos que comparten esa preocupación incluye a los senadores John McCain y Jeff Flake, de Arizona; Marco Rubio, de Florida; Graham, de Carolina del Sur, y Rob Portman, de Ohio.

Resistencia demócrata

Desde la minoría, los demócratas tienen que claro que ofrecerán resistencia a las prioridades de Trump, en particular en materia de inmigración.

En declaraciones a este diario, el legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, explicó que la oposición a las órdenes ejecutivas sobre inmigración “ocurrirá en el Congreso, los tribunales y nuestras comunidades”.

“Todo lo que está proponiendo Trump cuesta dinero y vamos a emprender una lucha a cada paso… en el Senado, Trump tiene la vía hacia la victoria mucho más difícil, y creo que allí es donde ocurrirán las mayores peleas, y su vía será bloqueada”, vaticinó Gutiérrez.

Señaló que, así como los republicanos bloquearon al presidente Barack Obama en los tribunales, así se unirán en una resistencia “los alcaldes, gobernadores, y fiscales generales, contra las peores ideas del presidente” Trump.

¿Cumplirá todo en 100 días?

No está claro que las principales prioridades de Trump se aprueben en sus primeros 100 días de gobierno, como prometió el magnate empresarial durante la campaña electoral.

Esto se debe en parte a la prioridad más inmediata de que el Senado confirme a todos los nombramientos del Gabinete presidencial.

Además, Trump no ha ofrecido detalles que guíen las negociaciones para la elaboración de proyectos de ley concretos, como por ejemplo un plan que reemplace a “Obamacare”.

El retiro republicano en Filadelfia fue escenario de ruidosas protestas entre ayer y hoy, afuera del hotel donde los legisladores se reúnen.