Fortalecimiento económico de la mujer es clave para una sociedad igualitaria

"Hay que cambiar el mundo del trabajo, porque es un sistema demasiado patriarcal"
Fortalecimiento económico de la mujer es clave para una sociedad igualitaria
La clave está en progresar de manera definitiva. Archivo

NUEVA YORK — El fortalecimiento e independencia económica de la mujer es el factor clave para conseguir una sociedad igualitaria, el fin de la violencia de género y una mayor presencia de figuras femeninas en la política, dijo la vicedirectora ejecutiva de ONU Mujeres, Lakshmi Puri, en una entrevista con Efe.

“Es cuestión de dar prioridad al fortalecimiento económico de la mujer como un objetivo clave”, explicó Puri en relación a la celebración este año del Día Internacional de la Mujer, el próximo miércoles, que se centrará en la “Mujer en el Mundo Cambiante del Trabajo”.

Según la representante de ONU Mujeres, su organización se está centrando en el aspecto económico de la igualdad de la mujer, ya que este aspecto deriva en otros muchos, como puede ser la mejora social, el fin de la violencia de género o una mayor presencia de mujeres tanto en el campo político como en la dirección de empresas.

Para lograr un fortalecimiento económico del género femenino, la ONU es consciente de que los gobiernos y empresas privadas deben centrar sus esfuerzos en los derechos de la mujer en el lugar de trabajo y en la mejora de sus condiciones, para dar acceso a puestos productivos y estables.

“Se trata de crear un ambiente que permita que las mujeres sean contratadas, que conserven su puesto de trabajo y que se les ascienda; y donde tienen el mismo salario por el mismo trabajo y no tengan desventajas (…) por tener que criar o cuidar a sus hijos, por ejemplo”, aclaró la vicedirectora de ONU Mujeres.

“Hay que cambiar el mundo del trabajo, porque es un sistema demasiado patriarcal, demasiado orientado a una ética de trabajo de hombres”, apuntó.

Para ello, opinó que los Gobiernos de los distintos países no solo deben adoptar medidas en la que se premia a la empresa que facilita la integración de la mujer en el puesto de trabajo, sino castigar a los que no lo hagan, como en el caso de Noruega.

“Además de incentivos, debe haber sanciones, como en Noruega, que tiene una norma que en los consejos de las empresas debe haber un 40 por ciento de mujeres, y si no se las elimina del registro y no pueden participar en bolsa”, explicó Puri.

“¿Te imaginas eso en otros países? Porque de hecho eso en Noruega se hace, y como resultado, hay paridad en los consejos”, agregó.

Asimismo, para ONU Mujeres el fortalecimiento económico de la mujer también es una parte esencial para lograr alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, que han acordado los 193 países miembros de la ONU.

“A no ser que se permita que la mitad de la población mundial tenga un poder económico, no vamos a lograr un crecimiento económico ni un desarrollo social ni ambiental sostenible, que es el objetivo general para el 2030”, comentó.

Por otra parte, y teniendo en cuenta el clima político actual, Puri quiso restar importancia a la tendencia hacia el conservadurismo que se está registrando en los últimos años -como es el caso de EE.UU.- y que podría afectar a los derechos y libertades del género femenino.

Según la vicedirectora de ONU Mujeres, los distintos países que adoptaron la llamada Agenda de 2030 para el Desarrollo Sostenible, en la que se incluye la igualdad de la mujer, deben cumplir con sus compromisos y dejar de un lado sus inclinaciones políticas.

“Queremos que se cumplan con esos compromisos que se han adoptado con la Agenda de 2030, y que lo hagan todos los gobiernos”, apuntó Puri.

“Es una agenda universal, o sea que independientemente de la ideología de cualquier Gobierno -explicó- están comprometidos como países y esperamos que lo cumplan”.

Puri señaló asimismo que frente a una posible marcha atrás en la situación de la mujer, la clave está en progresar de manera definitiva.

“Es cuestión de ir ganando terreno de forma irreversible y consolidar y ampliar las fronteras de las normas y los estándares, y eso es lo que vamos a seguir haciendo“, aseveró la defensora de las mujeres.

“Todos, gobiernos e instituciones de todo tipo (…) deben unirse para que no haya una regresión y que haya una consolidación e implementación de los compromisos de la mujer. Este es el mejor momento y por lo tanto debemos hacerlo ahora”, añadió.