Locura en el fútbol argentino: un portero de 14 años pudo haber debutado en primera

El club del Bajo Belgrano, que perdió 50,000 pesos por la suspensión de su partido, no disponía de sus guardavallas de la cuarta y la quinta división, por lo que iba a debutar a un púber
Locura en el fútbol argentino: un portero de 14 años pudo haber debutado en primera

Los dislates del fútbol argentino y el caos que reina en la AFA estuvieron a un par de minutos de producir otro hecho inesperado: un juvenil de Defensores de Belgrano estuvo cerca de debutar en primera división a los 14 años. Más aún, el adolescente ocupa una función tan particular como la de arquero, en la que un mínimo error lo pudo exponer mucho más que a cualquier jugador de campo. En la confusión, su precoz estreno fue una de las posibilidades que barajaron en el Dragón para el partido con juveniles frente a Deportivo Español, en medio de otro día con decisiones minuto a minuto. Ayer, a poco más de tres horas del comienzo de la jornada, la AFA decidió postergar una semana la fecha de las categorías Primera B y C del fútbol, que tenía programado retomar su competencia oficial pese al paro que mantiene Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) por salarios atrasados.

Para entender por qué el adolescente pudo marcar un hecho histórico en medio de tanta incertidumbre hay que ir por partes. El propio presidente de la entidad de Bajo Belgrano, Marcelo Achile, se lo explicó a LA NACION: “Tenemos afuera a los arqueros de la cuarta y la quinta, uno lesionado y el otro suspendido. Queríamos poner al tercer arquero, Nahuel Roldán, que tiene 19 años y no jugó nunca, pero a su vez es profesional y tiene contrato. Nos lo negaron”.

La idea del club, entonces, era negociar en medio del paro de futbolistas profesionales para no exponer a un joven que da sus primeros pasos en este deporte. “La chance existió, pero era una situación muy extraña, al chico le podía hacer mal psicológicamente. Teníamos que ver si era capaz de soportar una presión así. Era una locura. Por ética, queríamos preservarlo, porque era una responsabilidad enorme y le podía pasar cualquier cosa”, agregó Achile.

La crónica del partido que nunca fue partido y que a Defe le costó miles de pesos comenzó el viernes, con Julio Gauna -histórico canchero del club- y la secretaria de la institución trasladándose a un cibercafé para gestionar el operativo policial, porque en la cancha se había cortado la luz. El propio Gauna, que vive desde hace 33 años en una casa pegada al estadio, se levantó ayer a las 6 para pintar las líneas del campo de juego. “Los 700 pesos del tarro de pintura es el gasto más chico que tuvimos”, contó.

La pérdida económica para Defensores de Belgrano fue significativa: 30,000 pesos fueron a parar a las arcas de los efectivos policiales. “Para suspenderlo tenés que avisar cuatro horas antes, posiblemente eso nunca se recupere”, lamentó Achile; además, invirtieron 20,000 pesos para concentrar a los juveniles en un hotel de Vicente López. El enojo en el Bajo Belgrano es con la Comité de Regularización de la AFA: “Primero te obligan a jugar para que no pierdas los puntos y después te suspenden la fecha“, expresó Achile. En el Dragón se quedaron con toda la indumentaria preparada en el vestuario. Como no llegaron a abrir la cancha al público, salvaron el gasto de UTEDyC y ambulancias. En relación a los aptos médicos de los juveniles para poder jugar, en el club fueron categóricos: “Tenemos todo en regla, los certificados de nuestros jugadores vencen en abril“, aseguró el directivo Raúl Sidotti.

En AFA, la decisión de suspender la fecha se tomó mientras algunos planteles se preparaban para salir rumbo a los estadios. Acassuso se enteró en el almuerzo, antes de su visita a Comunicaciones. Excursionistas, en tanto, quedó con el micro en la puerta de su estadio antes de partir hacia el Bajo Flores para medirse con Riestra. Para todos, dinero perdido que jamás se recuperará. Apenas ejemplos de otro día de locura en el fútbol argentino.