Henao asume el liderado de la París-Niza y Quintana hace los priopio en Tirreno Adriático

Ambos colombianos se encuentran en el primer sitio de sus carreras y deberán aguantar el acoso de los rivales si quieren salir con el título en las manos

Guía de Regalos

Henao asume el liderado de la París-Niza y Quintana hace los priopio en Tirreno Adriático

El australiano Richie Porte (BMC) fue el más fuerte en la subida al Col de la Couillole, punto final de la sexta etapa de la París-Niza, en la que el español Alberto Contador (Trek) expuso su progresión para acabar segundo y el colombiano Sergio Henao (Sky) se convirtió en el nuevo líder.

El ‘aussie’, porque con su ataque a poco más de tres kilómetros consiguió una victoria de postín; el madrileño porque demostró, tras el gran trabajo que había hecho su compañero Jer Pantano, su buena evolución; y Henao porque, pese a que le rebasó sobre la línea de meta el irlandés Daniel Martin, supo resistir junto al jefe de filas del Trek hasta el último kilómetro y hacerse con el jersey de líder.

Para entonces, los dos primeros de la general, los franceses Julian Alaphilippe (Quick-Step) y Tony Gallopin (Lotto Soudal), habían perdido su posición de privilegio, incapaces de seguir el ritmo de los mejores, en una durísima jornada que había tenido como aperitivos anteriores las subidas al Col de Vence y al Col de Saint-Martin y que fue, como es habitual, propicia para los intentos de escapada.

BMC, Sky y Trek, con sus líderes dispuestos a plantear la batalla, no permitieron demasiadas alegrías a los valientes y la victoria y el liderato se jugó en la última subida al Col de la Couillole.

El Sky marcó el ritmo para acabar con los últimos aventureros, pero la auténtica criba la provocó el colombiano Jarlinson Pantano, compañero de Contador, y Alaphilippe se quedó junto a su compañero David de la Cruz.

El hueco fue en aumento y Henao ya sabía que, si aguantaba, iba a ser el nuevo líder. Pantano hizo un trabajo tremendo para Contador, pero el resto de grandes favoritos también resistieron, salvo Marc Soler y Gorka Izagguirre, ambos del Movistar, y el ruso del Katusha Ilnur Zakarin.

Porte, distanciado en la general, era de los pocos que tenían su dosis de ‘libertad’. El corredor del BMC jugó su baza y se escapó a poco más de tres kilómetros hacia una victoria solvente que le otorgará mucha confianza.

Por detrás, Contador y Henao quedaron solos con Martin a una decena de segundos, en tanto que el español Jon Izaguirre (Bahrain) y el danés Jakob Fuglsang (Astana) cedían algo más.

Porte culminó su triunfo y Contador, que trataba de alcanzar al menos la segunda plaza de la general, descolgó a Henao en el último kilómetro, aunque el colombiano celebraba el liderato. Fue superado en la línea de meta por Martin, a quien la bonificación le permitió abortar el objetivo del madrileño, segundo en la jornada a 21 segundos del australiano.

Este domingo se disputará la última etapa, con salida y llegada en Niza, de 115,5 kilómetros. Henao la encara con medio minuto de ventaja sobre Martin y 31 segundos respecto a Contador.

Nairo Quintana también obtiene el liderato en la Tirreno Adriático

El colombiano Nairo Quintana (Movistar) se exhibió en el puerto de el Terminillo, ganó la cuarta etapa de la Tirreno Adriático y se colocó el maillot de líder, por delante del británico Adam Yates (Orica-Scott).

El ciclista sudamericano avisó hace días de la relevancia que tendría en la carrera la cuarta etapa. Antes de iniciar la competición, fue muy claro cuando analizó las claves para ganar la Tirreno Adriático.

“En la crono por equipos del miércoles se verán algunas cosas. La idea no es perder tiempo y aguantar hasta el sábado, ya que en el Terminillo seguramente se defina mucho la general final”, dijo en rueda de prensa.

Dicho y hecho. Quintana hizo buena su profecía y consiguió el primer puesto en un puerto clásico de los Apeninos abruncenses en la Italia central.

El colombiano, con un tiempo de 5 horas, 27 minutos y 22 segundos, consiguió el triunfo de etapa con un ataque a 2 kilómetros del final con el que consiguió acabar por delante de Geraint Thomas, a 18 segundos de distancia en la meta, y de Adam Yates (Orica-Scott), tercero a 24 segundos.

Quintana pudo superar sus malas condiciones físicas causadas por una gripe y con su exhibición en el Terminillo, donde impuso un ritmo infernal que nadie fue capaz de seguir, se colocó en buena posición para ganar una carrera en la que el australiano Rohan Dennis (BMC Racing) perdió el liderato y cayó hasta la quinta posición de la general.

El susto de la jornada lo dio el ruso Matvey Mamykin, quien en una bajada resbaló y a punto estuvo de chocar contra un quitamiedos. Mamykin logró esquivarlo por debajo y cayó unos metros al vacío sin consecuencias.

Este domingo se disputará la quinta etapa, entre las localidades de Rieti y Fermo, de 209 kilómetros.

La carrera acabará el martes con una contrarreloj individual de 10,1 kilómetros en San Benedetto del Tronto. De momento, Quintana tendrá que aguantar la ventaja de 33 segundos que tiene sobre Adam Yates, segundo en la general y su máximo rival para conseguir la victoria.