Demandan al empleador del autor de masacre en Orlando

G4S es una de las empresas de seguridad más grande del mundo
Demandan al empleador del autor de masacre en Orlando
Banderas en homenaje a las víctimas de la masacre. EFE

ORLANDO – Familiares de víctimas de la matanza de 49 personas en un bar de Orlando, Florida, en 2016 anunciaron  una demanda civil contra la esposa del agresor y su empleador al considerar que ambos conocían las intenciones de Omar Mateen y pudieron haber prevenido el ataque.

En el proceso legal, presentado en una corte de Florida, sobrevivientes y familiares de las víctimas acusan de “negligencia y muerte injusta” a la compañía G4S, donde Mateen trabajaba como guardia, y responsabilizan también de las muertes a su esposa Noora Salman.

“En más de una ocasión Noora Salman y Omar Mateen visitaron el club Pulse, antes del 12 de junio (de 2016) como parte del plan de acción que resultó en la masacre a tiros”, señalaron los abogados en la demanda presentada en una corte de Florida.

La esposa de Mateen además enfrenta cargos de colaboración, complicidad y obstrucción a la justicia en una corte en California, donde vive ahora.

“Noora conocía las intenciones de Mateen y en vez de alertar a las autoridades se quedó callada, como una cómplice”, dijo hoy en conferencia de prensa en Orlando el abogado Antonio Romanucci.

Los abogados pretenden una compensación por 75 millones de dólares en daños y también que la demanda sirva de plataforma para promover leyes que prevengan el porte de arma de fuegos en personas mentalmente inestables.

Omar Mateen, murió la misma noche del tiroteo.

Los demandantes cuestionaron que la G4S, una de las empresas de seguridad más grande del mundo, que emplea miles de guardias de seguridad, no investigó adecuadamente a Mateen.

G4S conocía que Mateen era propenso a llevar consigo un arma de fuego a lugares donde no estaba autorizado a ello mucho antes de empleado como guardia de seguridad”, precisa la demanda.

Romanucci dijo que en vez de supervisar sus trabajo, G4S elevó la categoría de su licencia para el porte de armas.

“Mi vida ha cambiado para siempre. Despertar de un coma de dos meses para enterarme que no volveré a caminar y que perdí a cuatro de mis amigos esa noche, jamás podré olvidar el horror de esa noche”, dijo Juan José Cuffino Rodríguez, unos de los sobrevivientes que acudió a la rueda de prensa.

Cuffino esta esperanzado de que la demanda prospere y ayude a que no se repitan tragedias “que se pueden prevenir”, como la ocurrida en el bar gay Pulse de Orlando.

Omar Mateen, un guardia de seguridad que había jurado lealtad al ISIS, entró armado con un fusil de asalto y una pistola automática al club nocturno y tras matar a 49 personas fue abatido por las autoridades en la escena del crimen.