Chihuahua, una vez más al infierno de la inseguridad

Encontraron un hombre torturado, quemado y abandonado en la carretera este Viernes Santo
Sigue a La Raza en Facebook
Chihuahua, una vez más al infierno de la inseguridad

MÉXICO.- Este Viernes Santo la muerte de un hombre torturado, quemado y abandonado en la carretera fue la primera noticia en Chihuahua, el estado fronterizo que vive un repunte en la violencia derivada del narcotráfico que recuerda a los tiempos de principios de esta década cuando la entidad vivió sus peores de días de la historia moderna.

El hallazgo se reportó a las 7:30 de la mañana como un asesinato más que se sumó al ocurrido pasado miércoles cuando un comando raptó a ocho personas en una fiesta de 15 años en la población de Moris y posteriormente la policía identificó estrangulados a cinco de ellos, no mayores de 25 años.

En 2017 suman más de 250 asesinatos que se agregan a los 1,470 que contabilizaron oficialmente en 2016; 1,151, en 2015 y 1,290 en 2014.

Entre 2008 y 2009 alrededor de 17,000 personas fueron ejecutadas en Chihuahua en un conflicto que el gobierno reconoció como una lucha por la plaza para el trasiego de droga hacia Estados Unidos entre los cárteles de Juárez y el de Sinaloa al mando de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Tras la extradición del capo en julio pasado, un informe del Gabinete de Seguridad filtrado a medios nacionales reveló que los hijos del capo –apodados Los Chapitos- enfrentan otra vez al Cartel de Juárez, una batalla a la que se ha unido el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Pero esta hipótesis contrasta con un estudio publicado por la fundación estadounidense InSight Crime, en el cual, el autor Nathaniel Parish, observó que “la reciente ola de crímenes en las ciudades Juárez y Chihuahua es diferente de la excesiva violencia del periodo 2008-2012 porque ahora se trata de pugnas entre organizaciones locales por el liderazgo del microtráfico en lugar de ser una batalla más amplia por el control de las rutas”.

Hacia finales del año pasado, el Fiscal General de Chihuahua, César Augusto Peniche, declaró que el incremento de las ejecuciones se debía a conflictos entre grupos criminales por la venta de drogas sintéticas. “Venta de metanfetaminas en sus diferentes expresiones”, detalló sin aclarar si el negocio era narcomenudeo regional o binacional.

El gobernador Javier Corral –quien tomó el poder en octubre pasado- ha sido blanco de críticas por la situación actual de la violencia así como su falta de tacto. En marzo, mientras su estado reportaba balaceras, escaramuzas y el hallazago de 14 cadáveres, el mandatario viajó en un avión privado al puerto de Mazatlán, Sinaloa, para jugar golf con amigos y familia según constato en fotos el diario El Universal.

Corral declaró por esos días prófugo de la justicia a su antecesor César Duarte por diversos actos de corrupción y dijo que éste había “maquillado las cifras” para hacer parecer en paz al Estado mientras el narcotráfico tomaba el control. “Hay municipios que están totalmente infiltrados”, acusó.