La Casa Blanca no desvelará identidad de visitantes

La decisión de Trump pone fin a la política de transparencia de la administración Obama
Sigue a La Raza en Facebook
La Casa Blanca no desvelará identidad de visitantes

El secretismo que rodea a la administración de Donald Trump ha vuelto a quedar en evidencia después de que la Casa Blanca haya anunciado hoy que no desvelará los registros de las personas que visiten al presidente.

Esta maniobra supone un cambio radical respecto a la decisión de su predecesor, Barack Obama, de dar a conocer más de seis millones de documentos de este tipo durante sus dos mandatos. El rumor sobre esta medida había cobrado fuerza en los tres últimos meses pero ha sido hoy cuando el director de comunicaciones de la Casa Blanca, Michael Dubke, la ha confirmado.

Trump y Obama.
La administración Obama, al contrario que la de Trump, fue un ejemplo de transparencia y apertura de datos.

Según Trump, la política de transparencia de Obama ponía en riesgo la seguridad nacional y atentaba contra la privacidad de los cientos de miles de personas que visitan la casa del líder estadounidense cada año. Para aprobar la nueva medida, la administración del presidente se ha apoyado en una ley federal que establece que casi todos los registros son “expedientes presidenciales” y no están sujetos a la Ley para la Libertad de la Información.

El servicio secreto es el encargado de lidiar con los registros de los visitantes, formalmente conocido como el Sistema de Entrada de Trabajadores y Visitantes, cuya identidad se mantendrá a partir de ahora en secreto hasta que hayan pasado como mínimo 5 años desde el fin de la presidencia de Trump.