La historia de Gabriel Jesús: Pintaba calles en el Mundial y hoy gana millones en el Manchester City

El delantero brasileño publicó en las redes sociales fotos de hace tres años, en vísperas de la Copa del Mundo disputada en su país
Sigue a La Raza en Facebook
La historia de Gabriel Jesús: Pintaba calles en el Mundial y hoy gana millones en el Manchester City
Gabriel Jesús, en 2014, pintando en Sao Paulo.

El crecimiento deportivo y personal de Gabriel Jesús ha sido vertiginoso. Tanto que el delantero brasileño puede graficarlo al compartir en las redes sociales unas imágenes de hace apenas tres años, en vísperas del Mundial de fútbol de su país, cuando aún no había debutado en la primera división y pintaba las calles de Sao Paulo, descalzo.

Surgido en Palmeiras, donde convirtió 28 goles en 83 partidos, desde enero pasado se convirtió en jugador del Manchester City, fichado por 31.2 millones de euros. El chico que nació y se crió en la ciudad paulista creció de golpe y se convirtió en una estrella, a la que Dunga incluyó en la selección mayor luego de ser campeón olímpico con el equipo Sub 23 y Tite lo mantuvo entre los atacantes preferidos al relevarlo en el puesto de DT.

“Quiero ganar títulos y Manchester City es un club que tiene la cultura de ganar. Este es un factor importante, así como el plantel y Guardiola, que fue el único entrenador que me llamó y me encantó, siendo quien es, por todo lo que ha logrado y lo inteligente que es. Deseo trabajar para él y aprender cada día de él y del resto de jugadores”, comentó el último verano, en oportunidad del traspaso. Aunque una fractura en el pie derecho lo marginó durante poco más de dos meses, Jesús ya se ha ganado un lugar en el corazón de los hinchas ingleses, con siete tantos en 11 encuentros.

“¿Qué hubiera ocurrido si habríamos podido tener a Gabriel Jesus toda la temporada?”, se preguntó recientemente el preparador del Manchester City, además de considerar: “Es dinámico, él es entrador. La influencia que tiene sobre sus compañeros es tremenda”. De hecho, tras su llegada Jesús se ganó un lugar y Sergio Agüero sólo recuperó la titularidad cuando el paulista se lesionó. Ahora, Pep los quiere hacer brillar juntos.

Aquel adolescente de un barrio humilde, que soñaba con triunfar mientras jugaba en las categorías menores del Palmeiras, no olvida sus orígenes.