Lo que sería un día tranquilo de pesca se convirtió en pesadilla tras macabro hallazgo

Un grupo de personas acudieron a un río en Sinaloa, en donde lo que menos sacaron fueron peces
Sigue a La Raza en Facebook
Lo que sería un día tranquilo de pesca se convirtió en pesadilla tras macabro hallazgo
Lo que sería un divertido día de pesca se convirtió en una experiencia de terror.

Un grupo de personas que acudieron al río Culiacán, ubicado entre los poblados de Aguaruto y San Pedro, en el estado mexicano de Sinaloa, para tener un día feliz y tranquilo de pesca, se llevaron tremendo susto cuando algunos de ellos sacaron del agua algo que no precisamente fueron peces.

Algunos de los pescadores engancharon con sus cañas dos ataúdes que se encontraban sumergidos en este río, los cuales se encontraron ya en estado de descomposición, aunque por sus características y el material con el que fueron hechos, se deduce que los féretros tuvieron un alto costo.

De inmediato, el grupo llamó a la organización “Voces Unidas por la Vida”, el cual se dedica a buscar fosas clandestinas. Luego de examinar minuciosamente el lugar en donde ocurrió este hallazgo, concluyeron que los féretros fueron arrojados al río aproximadamente hace dos meses.

Rosa Nériz, portavoz de la organización, indicó que de momento, no han sido encontrado los restos humanos, a pesar de que en la llamada telefónica realizada por los pescadores les dijeron que ellos sí habían encontrado algunos huesos.

“El anónimo nos dijo que ellos habían estado pescando ahí y se llevaron una gran sorpresa, un susto, se pusieron bien malos y ya no regresaron; del mismo susto dejaron ir todo. Al pescar, se quedó enganchado algo y lo jalaron pensando que era otra cosa, lo jalaron y vieron el ataúd y que sí vieron restos, pero se asustaron muchísimo y lo dejaron ir”, comentó.

Las investigaciones seguirán en el lugar para ver si en las próximas horas encuentran algún cuerpo.