Republicanos postergan voto sobre moribunda medida para anular “Obamacare”

La anulación del actual programa de salud fue una promesa electoral del presidente Trump, pero no tiene suficiente apoyo en el Senado
Sigue a La Raza en Facebook
Republicanos postergan voto sobre moribunda medida para anular “Obamacare”
La decisión en el Senado también fue postergada por la operación del senador McCain.

WASHINGTON.- Los republicanos del Senado han postergado por al menos una semana el voto de su moribunda medida para anular “Obamacare”, mientras los demócratas pidieron este lunes aprovechar ese tiempo para realizar audiencias públicas y así escuchar testimonios “sin filtro” o prejuicios de partes interesadas.

Cada voto cuenta y los republicanos no tienen los 50 necesarios para aprobar la medida sin respaldo demócrata –están repartidos entre 52 republicanos y 48 demócratas-, ni se pueden dar el lujo de tener “desertores” en el pleno del Senado.

En el supuesto de un empate, el vicepresidente, Mike Pence, como presidente del Senado, tendría que estar listo para romper el empate y permitir la aprobación de la medida.

Pero debido a que el senador republicano por Arizona, John McCain, se recupera de una cirugía, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell anunció el pasado fin de semana que postergará el voto hasta nuevo aviso.

“Mientras John se recupera, el Senado seguirá con nuestro trabajo en asuntos legislativos y nominaciones, y postergaremos la consideración del Acta de Mejor Cuidado (de Salud”, explicó McConnell en un comunicado.

McCain fue sometido a una cirugía en la Clínica Mayo para extirpar un coágulo de sangre en el cerebro, concretamente en la parte posterior de su ojo izquierdo, tras lo cual necesitará un tratamiento dependiendo de los resultados de las pruebas. El coágulo de cinco centímetros fue detectado durante un examen médico de rutina la semana pasada.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que el presidente Donald Trump recibirá esta noche en privado a varios senadores republicanos para tratar de persuadirlos a que agilicen la aprobación de la medida, pero no precisó los nombres de los invitados.

Preguntado sobre si la medida tambalea en el pleno del Senado, Spicer insistió en que la Casa Blanca confía “en la capacidad del líder de la mayoría para lograrla”.

Según observadores, las pugnas partidistas en torno al futuro de “Obamacare” también podrían afectar las labores pendientes en torno al debate de un proyecto de ley de un billón de dólares para la infraestructura, y la aprobación de los presupuestos para las diversas agencias federales para el año fiscal 2018, entre otras medidas.

Mientras, en una carta enviada hoy a McConnell, los senadores demócratas Charles Schumer, Patty Murray, y Ron Wyden, pidieron audiencias públicas para escuchar las preocupaciones “sin filtro” respecto a la medida, de los expertos médicos, las asociaciones médicas, aseguradoras, grupos cívicos, y demás partes interesadas.

“Esto permitiría a los senadores escuchar análisis sin filtro y sin prejuicios sobre cómo este proyecto de ley afectará sus estados y la salud y seguridad financiera de los votantes que representan, incluyendo el impacto de los recortes a Medicaid para poblaciones vulnerables, como niños, personas con discapacidades, y personas con condiciones pre-existentes”, indicó la carta.

La misiva incluyó declaraciones de ejecutivos de diversas agrupaciones, incluyendo la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS),  la Asociación Estadounidense del Pulmón, la Asociación Médica Estadounidense (AMA), la asociación de jubilados “AARP”, y varias aseguradoras.

Los senadores demócratas también pidieron que el Senado postergue el voto hasta que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) divulgue un nuevo análisis sobre el costo y efecto de la implementación de la medida, así como su impacto fiscal y económico.

Un análisis inicial de la CBO respecto a la primera versión de la medida republicana determinó que, de aprobarse, ésta dejaría sin cobertura médica a unos 22 millones de personas adicionales en una década.

La Casa Blanca, inconforme con ese primer análisis, y temerosa del nuevo estudio que divulgue la CBO –tan pronto como mañana-  ya se adelantó a tacharlo como “noticias falsas”, pese a que la entidad es independiente.

La nueva versión contra “Obamacare” que divulgaron los republicanos el jueves pasado también afronta una fuerte oposición de los demócratas, y una vasta coalición de asociaciones médicas y grupos cívicos en todo el país.

Entre otros elementos, esta nueva medida también realiza profundos recortes para la expansión de “Medicaid” y reduce sus beneficios; amplía los recortes tributarios para los ricos y las aseguradoras, e incrementaría los costos de bolsillo para millones de estadounidenses, en particular para aquellos con condiciones médicas pre-existentes.

Aún cuando McCain regrese a Washington, no está claro que los republicanos podrán reunir los votos que necesitan, tomando en cuenta que varios conservadores  ya han dicho que votarán en contra de la medida.