Llegó Kelly a la Casa Blanca y regresaron las filtraciones a la prensa, esta vez sobre él

John Kelly pensó en renunciar en protesta por el despido del ex jefe del FBI, James Comey
Sigue a La Raza en Facebook
Llegó Kelly a la Casa Blanca y regresaron las filtraciones a la prensa, esta vez sobre él
Volvieron las filtraciones a la prensa en la Casa Blanca

Al parecer no sirvió de mucho la llegada de John Kelly como nuevo jefe de gabinete para ponerle fin a las filtraciones en la Casa Blanca.

Hoy se conoció sobre una conversación privada en la que el principal protagonista es el propio John Kelly.

El nuevo jefe de gabinete de la Casa Blanca, en ese entonces director del Departamento de Seguridad Nacional, estaba muy molesto con el presidente Donald Trump por el manejó del despido del director del FBI James Comey, informaron fuentes cercanas al general a la cadena CNN.

Se conoció que el propio Kelly llamó personalmente a James Comey para hablarle sobre su molestia y le dijo que estaba considerando su renuncia, aseguraron las fuentes que conocieron los detalles de la conversación entre Kelly y Comey.

“John estaba enojado y herido por lo que vio y por el trato que se le dio Comey”, aseguró una de las fuentes a CNN.

Hay que recordar que el despido del ex director del FBI fue toda una sorpresa para muchos dentro del círculo del presidente. El mismo Comey se enteró de la decisión de Trump por las noticias, minutos antes de dar una conferencia en la oficina del FBI en Los Ángeles. Kelly también desconocía de la decisión del presidente.

Según se filtró a la prensa el propio James Comey, quien recibió la llamada personal de Kelly durante su viaje de vuelta a Washington, le pidió a Kelly que no renunciara. 

Hasta el momento ni James Comey ni el nuevo jefe de gabinete de Trump, John Kelly se han pronunciado al respecto sobre estas nuevas filtraciones a la prensa. 

Kelly remplazó el viernes a Reince Priebus como jefe de personal, el último de una serie de movimientos dentro del circulo cercano a la presidente Donald Trump.

Por ahora habrá que esperar si Kelly es capaz de imponer la disciplina militar que promete traer al círculo cercano del presidente. Pero por lo que ya se ve, será tan difícil como ha sido hasta el momento.