Trump entra en pánico por investigación del “Rusiagate” y trata de desviar la atención con su forma favorita

La justicia está cada vez más cerca sobre la relación que tuvo la campaña de Trump y Rusia
Trump entra en pánico por investigación del “Rusiagate” y trata de desviar la atención con su forma favorita
Esta semana se conoceran los primeros cargos que arroja la investigación del Rusiagate
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI / AFP/Getty Images)

Ante el nerviosismo que ha causado en la Casa Blanca el hecho que la investigación en contra de la campaña de Donald Trump por el tema del “Rusiagate” ha arrojado los primeros cargos formales en la investigación, el presidente salió a tachar una vez más esta investigación como una cacería de brujas en su contra.

En una serie de mensajes a media mañana en su cuenta oficial de Twitter, Trump evitó comentar la noticia de que se han formulado los primeros cargos dentro de la investigación de Robert Mueller sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones, y trató de desviar la atención hacia las acciones de Clinton y los demócratas.

“Nunca he visto tanta IRA y UNIDAD de los republicanos como en lo relativo a la falta de investigación sobre el falso dossier hecho por Clinton”, escribió Trump.

Añadió que tampoco se está indagando en “el acuerdo sobre uranio con Rusia, los más de 33,000 correos electrónicos (de Clinton) borrados, el arreglo con (el exdirector del FBI James) Comey, y mucho más”.

“En cambio, se está mirando la falsa (conexión entre) Trump/Rusia, la “colusión”, que no existe. Los demócratas están usando esta terrible (y mala para nuestro país) Caza de Brujas para una política malvada, pero los republicanos están contraatacando como nunca antes”, aseguró el presidente.

“Hay tanta CULPA de los Demócratas/Clinton, y ahora los hechos están saliendo a la luz. ¡HAGAN ALGO!”, pidió.

Poco más tarde, Trump comentó que “toda esta habladuría sobre ‘Rusia'” llega “justo cuando los republicanos están dando su gran impulso a unos históricos recortes de impuestos y reforma”.

“¿Es esto coincidencia? ¡NO!”, agregó.

Este viernes, un gran jurado de Washington aprobó los primeros cargos en la investigación de Mueller, que no se han hecho públicos por orden de un juez federal, y se espera que cualquier acusado pueda ser detenido a partir de este lunes, según varios medios.

La pesquisa trata sobre los posibles lazos entre Rusia y la campaña de Trump, pero también cubre las finanzas y negocios familiares del presidente, y busca determinar si el mandatario incurrió en obstrucción de la justicia cuando despidió en mayo a Comey, que lideraba la investigación rusa desde 2015.

Desde hace tiempo, pero con especial fuerza esta última semana, Trump ha promovido la idea de que fue Clinton quien incurrió en irregularidades, algunas de ellas relacionadas con Rusia.

En esa campaña le ha ayudado la revelación, el anterior martes, de que el partido demócrata y la campaña de Clinton financiaron el año pasado una investigación privada para encontrar información que relacionara a Trump con Rusia, lo que resultó en un dossier lleno de sórdidos detalles no corroborados sobre el ahora presidente.

Trump también ha criticado un acuerdo con Rusia para minar uranio que Estados Unidos firmó en 2010, cuando Hillary era secretaria de Estado, tres años después de que algunos individuos relacionados con el trato hubieran donado dinero a la Fundación Clinton, aunque por ahora no hay pruebas de corrupción en ese caso.

Además, el mandatario ha sugerido que Comey pudo haber llegado a un “arreglo” con los Clinton para exonerar en 2016 a la entonces candidata demócrata por su gestión del correo electrónico cuando era secretaria de Estado (2009-2013).

Según la cadena CNN, Trump ha pedido al Departamento de Estado que centre sus recursos en publicar cuanto antes cualquier correo electrónico de Clinton que aún pueda tener en su poder.