El lado diabólico de la MS-13

La pandilla cometió un crimen por "orden" de "La Bestia"
El lado diabólico de la MS-13
Algunos de los miembros detenidos recientemente en Long Island tienen tatuada "La Garra".
Foto: ice.gov

Hay homicidios cometidos por miembros de la Mara Salvatrucha que forman parte, literalmente, de actos satánicos, como el ocurrido en septiembre en Maryland, donde la víctima fue apuñalada casi cien veces, decapitada, desmembrada, además de haberle extraído el corazón.

El crimen fue calificado por la prensa como “asesinato satánico” y se culpa a miembros de la MS-13 de cometerlo, lo que desata la teoría de que en esa pandilla se mantiene vivo un lado diabólico que, según expertos, fue impuesto por fundadores del grupo que eran adoradores de Satán.

Aunque la conexión ha disminuido en los últimos 30 años, esa tendencia todavía se puede verse en el uso de apodos satánicos, tatuajes y otras imágenes de MS-13, reportó Washington Post.

El signo de la mano de los cuernos de la pandilla se conoce como “La Garra”, una referencia española de las garras de Satanás.

De hecho, en el operativo “Toro Rabioso“, realizado por agentes de Inmigración y Aduanas (ICE) en Long Island, Nueva York, algunos de los detenidos tienen ese tatuaje y otros con referencias diabólicas, como se constató en las imágenes distribuidas por la “La Migra”.

Algunos miembros de MS-13 le han dicho a los investigadores que cometieron sus crímenes a instancias de “La Bestia”, en clara referencia al Diablo.

“La Bestia … quería un alma”, dijo un miembro de MS-13 apodado “Diabolical” después de matar a una niña de 15 años que faltó el respeto a su santuario satánico, dijeron los fiscales a un tribunal de Houston a principios de este año, reportó el diario.

Mucho antes de que se conociera como MS-13, la banda se llamaba Mara Salvatrucha Stoners, un grupo fundado por fanáticos del “heavy metal” que fumaban marihuana en Los Ángeles en la década de 1970, según Thomas Ward, un profesor de antropología de la Universidad del Sur de California.

Originalmente, la pandilla era poco más que un club para que los salvadoreños adolescentes se alzaran y escucharan música, reporta Ward. Se parecía poco a otras pandillas latinas.

“Algunos de sus miembros eran satanistas de ala dura que adoraban al Diablo y llegaban a practicar horribles sacrificios de animales”, escribe Ward. “Estos Satanistas le dieron a La Mara su mala reputación, aunque la gran mayoría de estos drogadictos nunca participaron en estos sangrientos sacrificios rituales de animales o pensaron en convertirse en satanistas”.

Como sea, el crimen en Maryland, parece llevar la tendencia hacia otro lado.

?>