Así empezó su carrera delictiva “El Betito”, líder de “La Unión de Tepito”

Roberto Mollado Esparza logró escalar posiciones en el grupo criminal al grado que mandó a asesinar a su exjefe para quedar al mando de todo
Así empezó su carrera delictiva “El Betito”, líder de “La Unión de Tepito”
'El Betito' se hizo prótesis capilar y bypass gástrico para bajar 30 kilos y no ser identificado.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Roberto Mollado Esparza alias “El Betito” , exlíder del cártel de “La Unió de Tepito”, pasó de ser un ladrón de relojes de lujo a encabezar el grupo criminal en la capital del país.

A pesar que las autoridades de la Ciudad de México nunca han reconocido la operaciones del cárteles de la droga en la capital del país, y desde el gobierno de Miguel Mancera siempre solo son células que se reducen a simples narcomenudistas.

Pero es sabido de la existencia del grupo criminal conocido como “La Unión de Tepito”, que mantiene acechados a los capitalinos, y no solo se dedican a narcótrafico, sino que comandados por Roberto Mollado Esparza alias “El Betito” diversificaron sus actividades y cobran derecho de piso (extorsiones) a comerciantes y locatarios de la Ciudad de México.

Y no conforme con ello, también se han dedicado al secuestro.

La carrera delictiva de “El Betito” comenzó como ladrón de relojes de lujo en la exclusiva zona de Polanco, al norponiente de la Ciudad de México. El había formado su propia banda criminal.

Su primer ingreso al reclusorio fue en el 2008, en el que estuvo solamente seis meses. Al salir ingresó a las fila del cártel “La Unión de Tepito”, que en ese entonces era liderado por Francisco Hernández Gómez, mejor conocido en el bajo mundo como “Pancho Cayagua”, su hermano Armando y Ricardo López Castillo, alias “El Moco”.

Así “El Betito” comenzó en el mundo del narcotráfico, pero luego el grupo delincuencial no conforme, con el narcomenudeo comenzó a extorsionar a los comerciantes de la zona centro de la capital. Y no solo eso le entró al secuestro y asesinato.

El alto nivel de violencia que ejercía en sus “actividades” criminales, llevaron al “Betito”, nacido en 1981, escalar posiciones en la organización, fue jefe de sicarios, hasta llevar a ser el “jefe de plaza” en el 2013.

Con el tiempo, el grupo criminal comenzó a tener más poder en la capital del país, y entre sus integrantes se “repartieron” el territorio. Un grupo se hizo llamar la Unión de Ingentes que quedó a cargo de “Pancho Cayagua” y el otro se quedó como “La Unión de Tepito” al mando de “El Betito”,

Pero lleno de ambición por el poder, ya que su facción cobraba más fuerza, mandó matar en el 2017 a su exjefe “Pancho Cayagua”y se quedó con el poder total del cártel.

Luego surgió su rival, el grupo que se hizo llamar Anti-Unión, integrado por gente del fallecido “Pancho Cayagua” y liderado por  Sergio Flores Concha, “El Tortas”, y comenzaron las fuertes disputas por el dominio del territorio, lo que comenzó a generar más actos de violencia en la Ciudad y entre ellos comenzaron a matarse.

El acto más impactante que el ordenado por “El Betito” que quiso vengar la muerte de dos de su colaboradores y mandó a matar a dos aliados de “El Tortas”, los cuerpos aparecieron el pasado 17 de julio desmembrados a lo largo de un puente de Tlatelolco, al norte de la capital mexicana.

 

Ante el incremento de la violencia entre los grupos rivales, las autoridades capitalinas se dieron a la tarea de dar con “El Betito”, quien para no ser reconocido se sometió a cirugías estéticas y aun bypass gástrico para cambiar de apariencia, pero de poco le sirvió ya que fue detenido el pasado el pasado 8 de agosto mientras caminaba por la avenida Tlalpan, al sur de la Ciudad de México.

Sin embargo, el cártel no ha quedado desarticulado y las autoridades abrieron una línea de investigación sobre la supuesta relación de “La Unión de Tepito” con el asesinato de modelos extranjeras que se anunciaban en el portal “Zona Divas”.