Yogurt helado con sabor mexicano: un negocio exitoso en Chicago

Eve Rodríguez Montoya, emprendedora con raíces mexicanas, abrió Yogolandia Yogurt & Botana Bar e impulsa la creación de empleos en la comunidad
Yogurt helado con sabor mexicano: un negocio exitoso en Chicago
Eve Rodríguez Montoya y su producto Yogolandia Yogurt & Botana Bar en La Villita. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Desde siempre le ha gustado el yogurt helado y decidió combinarlo con los sabores mexicanos de su infancia, cuenta Eve Rodríguez Montoya, originaria de Chicago y de padres mexicanos. Ella ha expandido la marca familiar Dulcelandia Candy Store creando y lanzando Yogolandia Yogurt & Botana Bar con un toque mexicano, desde octubre de 2016.

“Nunca encontré sabores como flan, pepino, churro, mango, arroz con leche, chocolate abuelita. Entonces yo creé esa línea de yogurt helado porque yo crecí con esos sabores y por qué no ofrecer algo así en la comunidad latina”,  señaló la empresaria a La Raza.

Rodríguez Montoya tiene 15 años de experiencia en comunicaciones y asuntos públicos. Fue subdirectora de Prensa para el alcalde de Chicago Rahm Emanuel, tiene una licenciatura en comunicaciones de Columbia College y una maestría en Políticas Públicas y Administración de la Universidad Northwestern. También forma parte de la mesa directiva de la Cámara de Comercio de La Villita y actualmente es presidenta de Rodríguez Montoya Communications LLC, firma que busca ayudar a sus clientes a expandir sus marcas o productos.

Ella dice que empezó a pensar en cuál sería la oportunidad de expandir lo que ya había creado su familia con Dulcelandia, un negocio en el que se venden dulces y piñatas mexicanas desde la década de 1990, poco después de que entró en efecto el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

“Pensé que otro nuevo concepto que puede darle buen complemento a Dulcelandia sería traer productos helados como nieve, yogurt helado o paletas para poder expandir el negocio y usar el dulce como ‘topping’ en el yogurt, el cual es más alto en calcio, en proteína, tiene probióticos que ayudan con la digestión. Y, bueno, dije que sería bueno traer un producto a la comunidad de La Villita porque a veces no hay muchas opciones de saludables para nuestra comunidad”, explicó la emprendedora.

La aceptación de su yogurt helado es muy buena y la ventaja, dice Rodríguez Montoya, es que como Dulcelandia está bien posicionada en el mercado la gente conoce que si necesitan piñatas, éstas son importadas de México al igual que los dulces, por lo que tienen mucha clientela. También viene mucha gente de fuera de la ciudad, de Ohio, Michigan o Wisconsin y compran yogurt mientras están haciendo sus compras de dulces y piñatas.

Recientemente, productos de Yogolandia Yogurt & Botana Bar, en sus versiones de yogurt sabor pepino y chocolate mexicano La Abuelita, están en el menú y se venden también en City Winery Chicago River Walk, en el centro de la ciudad.

Impulsa la creación de empleo

Esta mujer empresaria ha tomado como motor de inspiración el ejemplo de sus padres, oriundos de México y que emigraron a los Estados Unidos empezando desde cero. Ellos no hablaban el inglés y con esfuerzo y sacrificio ahorraron dinero para hacerse de su propio negocio.

Rodrpiguez Montoya reconoce la importancia de promover trabajos en la comunidad. “Aquí en Dulcelandia y Yogolandia [las dos tiendas comparten el espacio en La Villita] lo más importante es proveer trabajos en la comunidad donde estamos, entonces las personas que trabajan aquí viven en La Villita, las personas que trabajan en las otras dulcerías en Logan Square y Brighton Park viven en esos barrios. Es muy importante incluir a la comunidad donde están las dulcerías”.

En Yogolandia se ofrece yogurt helado con sabores mexicanos y también es de autoservicio: la persona llega, coge su vaso y escoge su ‘topping’, lo que lo hace más interactivo. También se ofrecen ‘smoothies’ y paletas.