Alaska: Terremotos consecutivos causan severos daños en vías y corte de servicios

No se reportan muertes o lesionados graves a causa del terremoto y las réplicas en Alaska
Alaska: Terremotos consecutivos causan severos daños en vías y corte de servicios
Los graves daños en carreteras de Alaska tras el sismo.
Foto: Twitter @SvrTroposphere

Un terremoto de magnitud 7.0 que ocurrió el viernes a 7 millas al norte de Anchorage, la mayor ciudad de Alaska,  aproximadamente a las 8:30 a.m. hora local. estremeció Alaska y causó una alerta de peligro de tsunami que luego fue cancelada, no causó muertos ni lesionados de gravedad, pero sí dejó extensos daños a la infraestructura y los servicios.

El Servicio Geológico de Estados Unidos ha informado de al menos 30 réplicas después del terremoto de magnitud 7,0 en Alaska. La mayor réplica fue un sismo con un registro de 5,8 que ocurrió también cerca de la ciudad de Anchorage.

Un funcionario de Anchorage informó que miles de residentes permanecen sin electricidad. El gerente municipal de Anchorage, Bill Falsey, dijo el viernes que se estaba avanzando en la restauración de la energía eléctrica y que las empresas de servicios públicos no esperan cortes prolongados.

Falsey también expresó que los trabajadores de la ciudad estaban respondiendo a los informes de al menos 28 cortes de agua en la línea principal y decenas de solicitudes para interrumpir el servicio de agua residencial debido a las inundaciones que están provocando averías.

Por su parte, el gobernador de Alaska, Bill Walker, anunció que tomará más de una semana o dos para reparar las carreteras dañadas por el poderoso terremoto. “Esto es mucho más significativo que eso”, dijo a periodistas en una conferencia de prensa.

Walker deja el cargo el lunes y dice que informó a la administración entrante lo que su personal ha estado haciendo para cuidar a los habitantes de Alaska afectados por el terremoto.

Añadió que los miembros del personal del gobernador electo Mike Dunleavy han estado involucrados en la respuesta al terremoto para garantizar una transición sin problemas. Así mismo expresó que ha hablado con el presidente Donald Trump y que la Casa Blanca se ha ofrecido a ayudar.

La Casa Blanca anunció que el presidente Trump aprobó una declaratoria de desastre para Alaska en la noche del viernes luego del gran terremoto.

El gobernador inspeccionó de primera mano Anchorage y las áreas cercanas, desde el aire, en un helicóptero Black Hawk de la Guardia Nacional de Alaska para evaluar los daños críticos en la infraestructura. El personal del Departamento de Transporte del estado voló otro Black Hawk para evaluar las carreteras dentro y fuera de Anchorage.

Según se adelantó, un funcionario estatal aseguró que a pesar de los daños causados, el Aeropuerto Internacional Ted Stevens Anchorage está abierto y que opera a capacidad reducida con vuelos demorados después de los terremotos consecutivos.

La portavoz de transporte público e instalaciones de Alaska, Meadow Bailey, expresó que no se reportaron heridos en el aeropuerto, pero los artefactos de iluminación, tuberías de agua y ventanas se rompieron con el temblor. Bailey aconsejó a los viajeros que consulten con las aerolíneas sobre información de vuelos.

Explicó, además, que algunas carreteras en el área de Anchorage, incluidas algunas que llevan al aeropuerto, son intransitables, y los conductores deben seguir las señales de desvío para dejar y recoger a los pasajeros en las colas de taxis y autobuses de enlace.

Según transcendió de investigaciones, los científicos dicen que el terremoto de Alaska y las réplicas ocurrieron en un tipo de falla en la que un lado se mueve hacia abajo y hacia el otro lado.

La sismóloga Lucy Jones informó, en el Instituto de Tecnología de California, que la falla está dentro de la placa tectónica del Pacífico que se está sumergiendo en Alaska, un mecanismo que produce los terremotos más grandes en Estados Unidos.

La Dra. Lucy Jones añadió que el área en la que ocurrió el terremoto tiene sedimentos sueltos que contienen mucha agua y cuando el suelo se mueve, crea licuefacción o “arenas movedizas temporales”. La licuefacción puede causar daños a las estructuras porque el suelo sale de debajo de ellas. Y explicó que un terremoto en Alaska no causa otro en California:

Las autoridades advierten que habrá más réplicas del gran sismo:

Alaska sufre unos 40,000 terremotos al año, y suma más seísmos de gran potencia que el resto de estados combinados. El sur del estado presenta especial peligro por la fricción entre dos placas tectónicas bajo la superficie.

El 27 de marzo de 1964, un terremoto de magnitud 9,2, el más potente registrado jamás en Estados Unidos, sacudió la tierra a 70 millas al este de Anchorage durante cuatro minutos y medio. Provocó una ola gigante que dejó 130 muertos.