¿Por qué debo realizarme una histeroscopia para chequear mi útero?

La histeroscopia es muy importante para un diagnóstico correcto del aparato reproductor femenino
¿Por qué debo realizarme una histeroscopia para chequear mi útero?
Foto: shutterstock

La histeroscopia es el procedimiento más común para la revisar la situación interna del útero y el cuello uterino. No es un procedimiento invasivo y puede realizarse rápidamente. A continuación revelaremos detalles del proceso y cuándo es necesario someterse a esta intervención.

¿Qué es una histeroscopia?

Es una técnica que se utiliza comúnmente para diagnosticar problemas de sangrado en las mujeres, extraer pólipos o fibromas,  y su uso también es dirigido a procesos de esterilización. Puede tener lugar en un hospital, un centro de cirugía ambulatorio, o en el consultorio de tu proveedor médico.

Y la histeroscopia recibe su nombre del instrumento que la posibilita, el histeroscopio. Es una herramienta delgada y ligera que se utiliza para visualizar el interior del útero. Este aparato es capaz de envíar imágenes a un monitor de video.

Histeroscopio
Foto: Pixabay

¿Cómo ocurre una histeroscopia?

Antes del procedimiento, se te suministrará un medicamento que debería ayudarte a relajarte y a bloquear el dolor. La histeroscopia puede durar desde 15 minutos hasta 1 hora.

La operación empieza con el especialista introduciendo el histeroscopio a través de la vagina y el cuello uterino. Puede colocar gas o líquido en el útero para estimular su expansión, lo que contribuiría a que el especialista tenga una mejor visión.

Durante el procedimiento se pueden insertar herramientas incluso más pequeñas para la extracción de crecimientos anormales como fibromas o pólipos. Y determinados tratamientos, como la ablación, pueden realizarse por medio de un histeroscopio.

Es importante que consultes con un especialista sobre las posibles complicaciones de la histeroscopia,  si tu cuerpo admite un procedimiento de ese tipo y si es necesario este tipo de intervención.