Damon Sheehy-Guiseppi: De dormir en la calle a ser jugador de la NFL

Damon Sheehy-Guiseppi intenta hacer realidad con los Cleveland Browns un sueño imposible
Damon Sheehy-Guiseppi: De dormir en la calle a ser jugador de la NFL
Damon Sheehy-Guiseppi intenta hacer realidad con los Cleveland Browns un sueño imposible
Foto: Cleveland Browns

Damon Sheehy-Guiseppi fildeó el balón en su yarda 14 luego de una patada de despeje. El joven con el jersey número 15 luego encontró una “grieta” entre los jugadores de los Redskins y se escapó pegado a la banda derecha con gran velocidad: 86 yardas para touchdown.

En ese momento, sin que el público general tuviera idea de lo que estaba sucediendo, prácticamente todos los integrantes de los Cleveland Browns corrieron a celebrar el touchdown con Sheehy-Guiseppi, que acabó sepultado debajo de decenas de compañeros extremadamente felices por él.

“Ese fue un momento irreal, uno que había esperado por mucho tiempo”, dijo.

Y pensar que pocos meses atrás, Sheehy-Guiseppi dormía en las calles de Miami.

Sus últimos 200 dólares los había gastado para poder practicar en las instalaciones de un entrenador –Pete Bommarito– que se especializa en preparar jugadores novatos para el NFL Combine, que es el evento anual en el que los scouts de todos los equipos observan y analizan a los mejores talentos disponibles.

Los propios Browns relataron en abril que el equipo iba a realizar una prueba en Miami y que Sheehy-Guiseppi hizo todo lo que le fue posible para poder participar sin haber sido invitado…

“Tal vez su única oportunidad de alcanzar la NFL”.

El jugador había sido destacado en regresos de patada cuando jugaba en Phoenix College de la NJCAA. Pero la NFL no voltea mucho a ver los colegios comunitarios (junior college) para buscar talento.

Sheehy-Guiseppi, para poder ingresar al “tryout” tuvo que mentir: convenció al encargado del acceso de que conocía a un ejecutivo del equipo, Alonzo Highsmith, con quien se presentó al arribo de éste.

“Mi mamá me ha enseñado a pensar ‘fuera de la caja’ y solo tratar de usar las cosas a tu favor”, comentó a medios el atleta de 24 años de edad acerca de su astuta maniobra.

En la sesión, su velocidad (4.38 segundos en las 40 yardas) llamó la atención de Highsmith, quien decidió llevarlo a Ohio para una prueba formal del equipo.

Debido a las fechas del viaje con los Browns, por no tener dinero y por resistirse a pedirle más ayuda a su madre, quien le había otorgado millas para viajar a Miami, el jugador decidió dormir algunas noches en un pedazo de césped afuera del gimnasio. Lo hizo con sus dos bolsas de equipaje.

Logró que en el gimnasio le dejaran ejercitarse durante el día gracias a pases de invitado, y reveló que solo estuvo realizando una o dos comidas por día.

Una vez en Ohio, se destacó y obtuvo un contrato temporal, resolviendo su vida al menos por unos cuantos meses.

Y así es como llegó al juego de pretemporada en el que hizo la jugada más emocionante del día en toda la NFL.

“Yo solo me describiría como alguien tratando de perseguir sus sueños, haciendo lo que le gusta sin escuchar a nadie”, comentó el joven que ni siquiera era jugador de fútbol americano en la preparatoria.

No se sabe si Damon Sheehy-Guiseppi logrará quedarse en el roster de los Browns para la temporada regular.

“Pero si lo logra”, dijo Highsmith, “será una de las más grandes historias de todos los tiempos”.