Lo que debes saber acerca de las enfermeras de la escuela

Lo que debes saber acerca de las enfermeras de la escuela

Cuando tus hijos están en la escuela, esperarías que una enfermera escolar siempre esté disponible para tratar cualquier problema de salud. Pero según los últimos datos de la Asociación Nacional de Enfermeras Escolares, solo alrededor del 39 por ciento de las escuelas emplea a una enfermera escolar de tiempo completo.

Esto va en contra de las recomendaciones de la Academia de Pediatría de los Estados Unidos (AAP) que exige que cada escuela emplee al menos una enfermera registrada de tiempo completo, independientemente del tamaño de la escuela. “Hay escasez de puestos para enfermeras escolares”, dice Nina Fekaris, RN, ex presidenta de la Asociación Nacional de Enfermeras Escolares (NASN).

La escasez de enfermeras de tiempo completo en los recintos escolares es principalmente una consecuencia de las reducciones del presupuesto educativo, dice Susan B. Hassmiller, PhD, RN, asesora principal de enfermería de la Fundación Robert Wood Johnson. “Los empleos para las enfermeras escolares se están reduciendo”, señala. O las enfermeras reciben múltiples escuelas para supervisar. Según un estudio de 2018 publicado en el Journal of School Nursing, más de la mitad de las enfermeras escolares cubre más de un centro escolar, y cerca del 38 por ciento cubre tres o más escuelas.

Al mismo tiempo, más niños y jóvenes llegan a la escuela con necesidades médicas especiales, lo que puede requerir más tiempo de una enfermera, dice Fekaris.

Ya sea que tu hijo necesite un vendaje ocasional para una rodilla raspada o tenga una afección de salud más complicada, como diabetes o asma, que requiera observación y cuidados regulares, esto es lo que necesitas saber sobre las enfermeras escolares.

¿Quién atiende a tus hijos?

En las escuelas con una enfermera de tiempo completo, los estudiantes son atendidos por una enfermera titulada que tiene como mínimo un título de dos años, un diploma de tres años o una licenciatura. O por una enfermera con licencia que tiene aproximadamente un año de educación en enfermería.

Pero en otras escuelas, los estudiantes pueden ver a una enfermera solo durante ciertas horas o no tener en absoluto acceso a una enfermera.

Eso deja al personal de la escuela a cargo de la atención. Un maestro o la secretaria de la escuela, por ejemplo, podría estar a cargo de obtener ayuda en una emergencia, administrar medicamentos o proporcionar primeros auxilios. Es posible que se requiera que los maestros y el personal estén certificados en primeros auxilios o reanimación cardiopulmonar. Pero las políticas varían de un estado a otro. 

Vigila la salud de tu hijo

¿Qué debes hacer para asegurarte de que tu hijo reciba la atención adecuada durante el día escolar? Sigue los siguientes pasos:

  • Entérate de quién atiende a tu hijo en la escuela. Pregunta si se trata de una enfermera de tiempo completo o parcial o de alguien más, dice Beth Mattey, RN, ex presidenta de la Asociación Nacional de Enfermeras Escolares. Si no hay una enfermera de tiempo completo, pregunta quién más es responsable de la atención médica, qué miembros del personal están capacitados para administrar medicamentos y cuáles tienen capacitación en primeros auxilios o reanimación cardiopulmonar.

  • Asegúrate de que la escuela tenga la información necesaria. Tu escuela probablemente requiere que llenes un formulario de contacto de emergencia y que el pediatra llene un formulario detallando las necesidades médicas y de salud de tu hijo. Es posible que también debas firmar un formulario de autorización para que el personal de la escuela haga lo necesario en caso de emergencia. Trata de estar al día con dichos formularios.

  • Infórmate sobre la administración de medicamentos. Bajo circunstancias normales, las enfermeras escolares y otro personal escolar no están autorizados a darle a tu hijo ningún medicamento (con o sin receta médica) sin tu permiso explícito. Si tu hijo necesita medicamentos con receta durante el día escolar, ya sea a corto plazo (como un antibiótico, por ejemplo) o con regularidad, deberás proporcionar un permiso por escrito autorizando a la enfermera o a otro empleado de la escuela a administrar los medicamentos que tú proporciones. Haz lo mismo si deseas que tu hijo pueda tomar un analgésico de venta libre como ibuprofeno (Advil y genérico) cuando sea necesario. Si no hay una enfermera de tiempo completo, asegúrate de averiguar dónde se almacenará el medicamento, exactamente quién lo administrará, si esa persona sabe cómo administrarlo y si te contactarán primero.

  • Infórmate sobre la excepción de emergencia. En una emergencia médica, la enfermera de la escuela u otro empleado designado actúa como socorrista, haciendo lo que sea necesario para salvar la vida de tu hijo, sin llamarte primero. (En algunas escuelas el formulario de autorización médica que firmas autoriza al personal para hacer lo que sea necesario en caso de emergencia). Por ejemplo, algunas escuelas tienen tratamientos como la epinefrina en caso de que un niño tenga una alergia desconocida y necesite tratamiento inmediato debido a una reacción alérgica grave.

Si tu hijo tiene una condición grave o crónica

Si tu hijo padece de asma, diabetes, epilepsia u otra afección médica grave, tu pediatra debe completar un plan de acción para el tratamiento. El plan debe indicar todos los elementos necesarios para el cuidado. Como cuando un niño con asma debe usar un inhalador de rescate, cuando un estudiante con diabetes debe recibir insulina o qué medidas se deben tomar en caso de una convulsión.

La escuela de tu hijo podría proporcionarte un formulario para el plan de acción. Si no tienes uno, el consultorio del médico de tu hijo podría tenerlo. También puedes encontrar plantillas de planes de acción específicos de las siguientes organizaciones:

  • National Heart, Blood, and Lung Institute (para asma)

  • Epilepsy Foundation (para epilepsia)

  • American Diabetes Association (para diabetes)

  • Food Allergy Research & Education (para alergias alimentarias)

La escuela debe mantener una copia del plan en sus archivos. Mattey también recomienda que los padres hablen con la enfermera escolar o con la persona responsable del cuidado de los alumnos, para asegurarse de que entienda cualquier cuidado especial que un estudiante necesite.

En la mayoría de los casos, si tu hijo necesita tomar medicamentos durante el día, estos se mantendrán en la oficina de la enfermera o con un funcionario escolar designado. Mantén los medicamentos en su paquete original y asegúrate de que estén claramente etiquetados con el nombre de tu hijo. Si tu hijo también usa el medicamento en casa, trabaja con tu médico para que tenga uno en la escuela y otro en casa.

Algunas escuelas permiten que los estudiantes lleven consigo ciertos medicamentos en caso de emergencia, como un inhalador de rescate para el asma, un EpiPen para alergias alimentarias graves o insulina para la diabetes. Consulta con la escuela acerca de su política, y si tu hijo lleva medicamentos durante el día, asegúrate de que la enfermera tenga uno adicional en caso de que se quede en casa o se pierda.

Doctores en las escuelas y otras buenas noticias

Casi el 10 por ciento de las escuelas tienen un médico de tiempo completo o parcial a disposición de los estudiantes, según datos recopilados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en 2014.

Además, hay más de 2,500 centros de salud escolares en todo el país, según la organización sin fines de lucro School-Based Health Alliance. Estos proporcionan atención primaria y, a menudo, servicios dentales, tratamiento de salud mental, asesoramiento sobre abuso de sustancias tóxicas y servicios reproductivos, a precios variables.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.