Comer únicamente papas, salchichas y pizza no sólo podría subirte de peso, sino dejarte ciego

Mala alimentación puede ocasionar un daño al nervio óptico y con ello ceguera, cosa que sucedió a joven en Bristol
Comer únicamente papas, salchichas y pizza no sólo podría subirte de peso, sino dejarte ciego
Foto: Aline Berry / Pixabay

El casos de un adolescente que habían quedado ciego y sordo luego de basar su alimentación en papas y alimentos procesados encendió los focos sobre lo extremadamente importantes que son los nutrientes para la visión y la audición, pero muchas personas no lo saben.

El joven de 19 años originario de Bristol, vivió desde los siete años con una dieta de papas fritas y salchichas. Cuando tenía 14 años el joven comenzó a perder la audición. Su vista también se deterioró rápidamente y ahora tiene ceguera irreversible.

Pese a lo poco saludable de la dieta, el muchacho permanecía delgado y sus padres no detectaron a tiempo que padecía un trastorno alimentario conocido como ARFID (trastorno de ingesta restrictiva de alimentos evitativos).

Crédito: Pxhere

Causa de la ceguera

La falta de nutrición del adolescente dañó severamente su nervio óptico, causando una afección conocida como neuropatía óptica nutricional (NO).

En otro caso, una británica también con trastorno ARFID limitó su alimentación a pizza, nuggets y papas fritas durante 22 años, sin probar verduras, pues le provoca asco, como si tuviera que comer hacer.

La falta de un equilibrio nutricional ya ha provocado en la mujer de 25 años problemas en su salud mental: ansiedad y depresión.

Crédito: Engin Akyurt/Pexels

Sobre ARFID

El trastorno de ingesta restrictiva de alimentos evitativos (ARFID) es similar a la anorexia en que ambos trastornos implican limitaciones en la cantidad y / o tipos de alimentos consumido, pero a diferencia de la anorexia, ARFID no implica ninguna angustia por la forma o el tamaño del cuerpo, ni el miedo a la gordura.

Una persona con ARFID puede tener miedo de asfixia o vómito y comerá ciertas texturas de comida.

Quien padece ARFID no consume los nutrientes esenciales que necesita para funcionar normalmente. Por lo tanto, el cuerpo se ve obligado a ralentizar todos sus procesos para conservar energía, lo que tiene graves consecuencias médicas. El cuerpo generalmente es resistente para lidiar con el estrés de las conductas alimentarias desordenadas, y las pruebas de laboratorio generalmente pueden parecer perfectas incluso cuando alguien tiene un alto riesgo de muerte.

Fuentes:

National Eating Disorders

Independent

RT