Consejos para propietarios latinos de empresas pequeñas que solicitan préstamos del PPP

El sector de los pequeños negocios se ha visto golpeado duramente por los efectos económicos del virus,
Consejos para propietarios latinos de empresas pequeñas que solicitan préstamos del PPP
EL SBA tiene una herramienta para identificar a prestamistas.
Foto: Shutterstock

Con 30 millones de trabajadores estadounidenses solicitando el seguro de desempleo desde que la pandemia del COVID-19 llevó a la economía de Estados Unidos al límite, un 49% de los latinos estadounidenses afirman que ellos o alguien de su familia han debido aceptar recortes salariales o han perdido sus puestos de trabajo. Dado el drástico crecimiento de nuestra población latina estadounidense, junto con su fuerza económica, nuestro país no puede darse el lujo de subestimar las necesidades de la población que será vital para el futuro de nuestra nación.

Antes de la crisis, el mercado latino de Estados Unidos contribuía con unos $2.3 mil millones al PIB, reflejaba más del 80% del crecimiento neto nuevo de nuestra fuerza laboral y constituía un 86% de los negocios netos nuevos en los últimos diez años. Adicionalmente, nuestro consumo real aumentó un 72% más rápido que el de los no latinos. Una vez superado el COVID-19, nadie duda que el futuro de la recuperación y el crecimiento económicos recae en gran medida sobre los latinos y las empresas que poseemos y operamos.

El sector de los pequeños negocios se ha visto golpeado duramente por los efectos económicos del virus, y los propietarios de empresas latinos son los más susceptibles a los cierres y a las reducciones de personal. Sin embargo, incluso con la participación del gobierno federal a través del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP, en inglés) para brindar apoyo a las empresas, los propietarios todavía consideran que el proceso de solicitud es engorroso, tedioso y difícil. La Asociación Nacional de Profesionales Hispanos de Bienes Raíces (NAHREP), junto con la organización Latino Business Action Network y la Cámara de Comercio Hispana, han estado haciendo grandes esfuerzos y han recomendado corregir algunos de los elementos que no han funcionado con el PPP. Debemos asegurarnos de que el Congreso continúe renovando los fondos y de que la Administración de Pequeños Negocios (SBA) mejore su gestión del programa y aclare parte de la confusión que ha conducido a que tantos contratistas independientes se queden sin acceso a los fondos.

Independientemente de en qué parte del proceso se encuentren los propietarios de empresas latinos, hemos compilado unos cuantos consejos para hacer el proceso de solicitud lo más simple posible.

1. Use su red… ¡sin pena!

Como latinos, somos famosos por nuestras habilidades interpersonales y no hay mejor momento que ahora para sacar provecho de nuestra red, especialmente de los representantes de servicios bancarios para las empresas, para ver de qué opciones dispone usted como cliente activo. Si no tiene un representante bancario, use la herramienta de búsqueda de prestamistas en el sitio web de la SBA, donde encontrará una lista de más de 4.500 prestamistas aprobados por la SBA que están ofreciendo el PPP en estos momentos. Evite usar el sitio web de la SBA para presentar su solicitud, ya que allí encontrará el programa de asistencia para préstamos en caso de desastres (Préstamos de Desastres por Daños Económicos) y no los detalles de los préstamos del PPP. Si tiene preguntas, confíe en su red y no se quede callado.

2. Prepare, prepare, prepare

Siendo el proceso de solicitud del PPP tan engorroso en primer lugar, es incluso más esencial preparar y tener a la mano toda la documentación necesaria antes de dar inicio a la solicitud. Llame a su banco para averiguar lo relativo al tipo de materiales de apoyo que necesitará (incluyendo las declaraciones de impuestos de 2019). Si usted es usuario de un servicio externo para llevar su contabilidad y su nómina, es muy probable que la compañía tenga ya la información que va a necesitar.

3. ¡Sea claro!

Asegúrese de anotar claramente en su solicitud de préstamo para qué exactamente usará los fondos del PPP. Reconocer que los fondos serán usados para mantener la nómina o hacer pagos de hipoteca, arrendamiento o servicios básicos aumentará las posibilidades de condonación de préstamos en el futuro. Si usted va a usar el dinero para algo más que su nómina, marque debidamente las casillas correspondientes. Si bien estos pasos serán importantes cuando llegue el momento de determinar la condonación de préstamos, una tasa muy baja de interés del 1% se aplicará a los que no soliciten o no califiquen para condonación de préstamos.

4. Organícese

Una vez que haya sido aprobada su solicitud, organice sus cuentas para hacer un mejor seguimiento del dinero del PPP cuando sea distribuido. Esto facilitará el desglose de gastos cuando llegue el momento de considerar la condonación. Abra una cuenta nueva solo para los fondos del PPP en el mismo banco que le facilita el préstamo del PPP: mantenga todo bajo el mismo techo. Esto garantizará que todo el dinero que le sea asignado será administrado y documentado adecuadamente y permanecerá resguardado para cuando lo necesite más adelante.

5. Sea paciente y no se dé por vencido

Aunque el proceso puede ser largo y tedioso, la espera definitivamente merece la pena. La paciencia y la organización son cruciales para sobrellevar esta crisis. Sus posibilidades de recibir este préstamo son altas, especialmente ahora que la aprobación de la segunda ronda de fondos está siendo asignada por el gobierno federal. La perseverancia es esencial y depende de nosotros luchar por el éxito de nuestras empresas.

*Gary Acosta es el cofundador y director general de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos de Bienes Raíces (NAHREP) y cofundador de L’ATTITUDE, un megaevento destinado a crear conciencia en torno al papel central que los latinos desempeñan en la nueva economía en general. Acosta fue catalogado por REALTOR® Magazine como una de las 25 personas más influyentes en los bienes raíces y Hispanic Business Magazine lo catalogó como uno de los 100 hispanos más influyentes en Estados Unidos.