Latinos en Chicago siguen con dudas y temores de llenar el Censo 2020

A pesar de que el proceso es fácil, seguro y no tiene preguntas de estatus migratorio o de ciudadanía, la incertidumbre sobre el conteo sigue candente en las comunidades hispanas
Latinos en Chicago siguen con dudas y temores de llenar el Censo 2020
El vendedor de paletas Gonzalo G. dice que no ha llenado el Censo 2020 y probablemente lo complete con la ayuda de la voluntaria Sonia Cordero. (Marcela Cartagena / La Raza)
Foto: Impremedia

La realización de esta historia contó con el apoyo de Reveal / The Center for Investigative Journalism.

En una tarde reciente con un sol radiante y un cielo azul y despejado, el vendedor de helados Gonzalo G. transitaba con su carrito por las veredas de un barrio latino en el noroeste de Chicago. Ante la pregunta de si ha llenado el Censo 2020, sin pensarlo dos veces respondió: “soy ilegal y soy inmigrante. No tengo información y conocimiento si los ilegales lo pueden llenar”.

Sonia Cordero, voluntaria de la organización Vivienda del Noroeste (Northwest Side Housing), rápidamente se acercó a él y le dijo: “como voluntaria del Censo le digo que usted no tiene nada de qué preocuparse y le doy mi palabra de que esto no tiene nada que ver con inmigración”. Gonzalo G. la escuchó y se comprometió a contactarse con ella para ver si llenaría o no el formulario del Censo 2020.

En barrios latinos en el área de Chicago, hay miles de personas indocumentadas que se sienten como Gonzalo G., y tienen temor de llenar el Censo porque piensan que hay preguntas de estatus migratorio, aseveró Cordero, madre de cinco hijos y quien ha estado trabajando desde hace meses para alentar a familias latinas a que llenen el Censo 2020.

Cordero explicó que cuando participa en campañas de llamadas telefónicas, muchos les cuelgan el teléfono al pensar que ella es trabajadora del Censo. “Pero al decirles que ‘no, soy yo, Sonia, tú me conoces’, ahí sí me escuchan y deciden llenar el Censo. Mi respuesta siempre ha sido que no tengan miedo ya que esto no tiene nada que ver con inmigración”, dijo Cordero.

Un conteo inadecuado de la población en cualquier parte del país podría significar la pérdida de miles de millones de dólares en fondos federales, lo que terminaría afectando monetariamente a un sinfín de programas públicos, desde escuelas y clínicas hasta departamentos de bomberos y sanitación.

“Según los datos que nos entregó el gobernador, el estado podría perder o ganar alrededor de 180 millones de dólares, y esto podría afectar todo”, dijo el concejal del Distrito 25 Byron Sigcho. “Vemos que en la comunidad inmigrante la respuesta aún es muy baja. En otras áreas vemos que el porcentaje de respuestas es de un 45%, pero en Pilsen, por ejemplo, el promedio es mucho más bajo”.

El concejal del barrio Pilsen añadió que él y su equipo han estado trabajando también con otras comunidades minoritarias, incluyendo el Barrio Chino, para alentar a los residentes del distrito a que participen en el conteo. Aparte de realizar reuniones semanales por teléfono con varias organizaciones para ver el progreso de sus campañas, la oficina de Sigcho ha establecido varias estrategias tomando siempre en cuenta el tema del distanciamiento social.

“Como no podemos realizar eventos en persona, tenemos que depender de las redes sociales, y [actividades como] caravanas. Un día hicimos una caravana con más de 70 carros en colaboración con [la Alianza] Pilsen y el Barrio Chino para animar a la gente a que llene su Censo”, dijo el concejal Sigcho.

“Tenemos que defender el tema de representación en el estado ya que es muy importante que nos mantengamos como un distrito latino. Estamos alentando a la gente a que lo llenen ya, porque se nos está acabando el tiempo”, añadió Sigcho.

‘No tengan miedo, es rápido y seguro’

A pesar de que la participación de las familias latinas ha sido relativamente baja, hay muchos que han llenado el Censo y la experiencia les ha resultado ser fácil y rápida.

La mexicana Marta Carvajal, voluntaria e integrante del concilio de la Escuela Lloyd, dijo que “fue muy rápido llenar el Censo. Me llegó mi invitación por correo pero lo hice por computadora y me demoré alrededor de cinco minutos. Fue una cosa muy rápida y muy segura”.

Como voluntaria ha visto una participación muy baja porque hay “mucha desconfianza todavía por la comunidad por llenar las encuestas porque tienen miedo a que hayan preguntas sobre inmigración. Pero yo les digo, no tengan miedo, es rápido y seguro. Si no llenan el Censo, esos fondos se nos quitan a nosotros porque saben que no existimos, entonces es importante que ellos vean que estamos aquí, que contamos”.

Myrna Delgado, trabajadora de fábrica y de ascendencia mexicana, dice que también lo llenó a través de internet. “Lo llené rápido. Te dan tu número de confirmación para que te asegures de que se llenó y que fuiste contada”, dijo Delgado.

Después de asistir a una junta en una escuela pública en Chicago antes de la pandemia, donde la motivaron a llenar el Censo, la mexicana y ama de casa Norma García decidió llenarlo tan pronto recibió su invitación del Censo 2020 por correo. “Pues para ser la primera vez pensé que iba a ser difícil pero realmente fue superfácil, y las preguntas fueron claras y fáciles de contestar”, dijo Norma García.

Myrna Delgado se ganó un cupón de regalo de $30 del restaurante La Chilangueada. La organización Vivienda del Noroeste hace una rifa todos los viernes para alentar a la comunidad hispana a que llenen el Censo 2020. (Marcela Cartagena / La Raza)

Mientras esperaba en fila afuera de un centro de distribución de comida en el barrio de Logan Square, la puertorriqueña María Peña también dijo que llenó el Censo apenas pudo porque “yo quiero que haya constancia de que estamos aquí y que se sepa cuántas personas somos”, dijo Peña. Justo al frente de Peña, en el mismo centro, se encontraba Bulmaro González, quien a pesar de no ser ciudadano participó en llenar al Censo cuando recibió una visita de un voluntario del Censo antes de la pandemia. “Nos pasaron a preguntar cuántos vivimos, cómo nos llamamos, la edad, todo. Fue muy sencillo”, dijo González.

Asimismo, afuera de un supermercado en el barrio de Belmont Cragin, Álvaro Hinojosa dijo que no estaba seguro de que si iba a llenar el formulario debido a su estatus migratorio. “Además no me ha llegado la forma por correo. Aun no sé si lo haré”, dijo Hinojosa.

Mientras tanto, en el Distrito 40 de Chicago, donde hay una población hispana de un 25%, el concejal Andre Vásquez, aseveró que en su oficina están empezando a ver estrategias sobre cómo promover el Censo 2020 en forma segura y que no requiera contacto en persona. “Vamos a hacer varias campañas de redes sociales en inglés, español y varios idiomas, y pondremos letreros a lo largo de todo el distrito. Pero lo que lo hace más difícil es que por el covid-19 no podemos ir de puerta en puerta. Ese es el mayor desafío al que se enfrentan muchas organizaciones”, dijo Vásquez.

“Cuando hablamos de cuánto dinero significa para cada persona que lo llena, eso es $14,000 por 10 años, que podría ser apropiado para las cosas que todos necesitamos en la comunidad.Y por eso sé que hay preocupaciones de algunas personas acerca de llenar formularios en general, y sé que hay personas que son indocumentadas, que podrían tener miedo, pero no hay preguntas sobre el estatus de ciudadanía, y por eso necesitamos que todos lo llenen”, dijo en concejal Vásquez, añadiendo que sus padres eran inmigrantes y que también sentían desconfianza con entregar información al gobierno.

“Mis padres tenían sospechas sobre cualquier cosa que el gobierno está haciendo. Y entiendo el temor, especialmente ahora cuando tenemos un presidente [de Estados Unidos] como [Donald] Trump,” dijo el concejal Vásquez.

Cómo llenar el censo

La mayoría de los hogares en todo el país recibieron una invitación para llenar el Censo 2020 en marzo. Llenar el Censo no debería tomar más de 10 minutos. El Censo, que es seguro y confidencial, debe ser llenado por el propietario o arrendatario y cada persona que habita en la casa debe ser incluida. No hay preguntas sobre ciudadanía y estatus migratorio. Si no ha llenado el Censo, tiene hasta el 31 de octubre para hacerlo.

El Censo 2020 puede ser llenado en línea, por teléfono o por correo.

En línea: Si usted recibió un número de identificación del censo de 12 dígitos por correo o en materiales dejados en la puerta de su casa, puede llenar el formulario en línea en my2020census.gov. Para cambiarlo al español, oprima el ícono de idiomas ubicado en la esquina derecha de la página.

Por teléfono: Para completar el censo o para dudas, llame al 844-468-2020, en español.

Por correo: Llene el formulario impreso que se envió a su hogar y devuélvalo por correo postal.

Para dudas y consultas sobre cómo llenar el censo, también puede comunicarse con Rosa Rubio del Centro Gads Hill al 312-945-6570; el concejal del Distrito 25 Byron Sigcho al 773-523-4100; el concejal del Distrito 40 Andre Vásquez al 773-999-3313; o con el concejal del distrito donde usted resida, que puede identificar en www.chicago.gov/city/en/depts/mayor/iframe/lookup_ward_and_alderman.html.

****

La realización de esta historia contó con el apoyo de Reveal / The Center for Investigative Journalism.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias a la Field Foundation of Illinois, la Robert R. McCormick Foundation, el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project y la Google News Initiative. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.