Georgia entra en emergencia y despliega a la Guardia Nacional tras días violentos que dejaron 5 muertos

El estado registró al menos 11 incidentes con armas de fuego durante el fin de semana del 4 de julio

Georgia entra en emergencia y despliega a la Guardia Nacional tras días violentos que dejaron 5 muertos
Manifestantes vandalizaron instalaciones de autoridades policiales.
Foto: ERIK S. LESSER / EFE

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, declaró este lunes el estado de emergencia y ordenó la activación de un millar de efectivos de la Guardia Nacional luego de un violento fin de semana que dejó cinco muertos y más de 30 heridos en la capital, Atlanta.

Kemp tomó esta medida tras un fin de semana largo por el festivo del 4 de julio en el que en Atlanta se registraron al menos once incidentes con arma de fuego, y en los que murió una menor de ocho años, y hasta se vandalizaron las oficinas de la Patrulla de Carreteras de Georgia.

El gobernador advirtió el domingo que estaba dispuesto a tomar medidas para controlar “esta tendencia reciente de anarquía”, que calificó de indignante e inaceptable, si las autoridades de la ciudad de Atlanta no actuaban para contenerla.

“Las protestas pacíficas fueron secuestradas por criminales con una agenda peligrosa y destructiva. Ahora, inocentes residentes de Georgia están siendo atacados, abaleados y matados”, dijo Kemp al anunciar la orden ejecutiva.

La Policía de Atlanta confirmó que Secoriea Turner, una menor afroamericana de ocho años que viajaba en un auto con su madre y el novio de ésta, murió cuando se registró un tiroteo en pleno centro de la ciudad.

“He declarado el estado de emergencia y llamado a la Guardia Nacional porque la seguridad de nuestros ciudadanos está primero. Esta medida permitirá a las tropas proteger la propiedad estatal y desplegar oficiales del estado para patrullar nuestras calles”, explicó Kemp, republicano.

Los efectivos de la Guardia Nacional serán desplegados a edificios estatales, entre ellos, el Capitolio Estatal, la Mansión del gobernador y la sede del Departamento de Seguridad Pública del estado, señala la declaración de emergencia.

“Basta de hablar duro. Debemos proteger las vidas y los medios de vida de todos los residentes de Georgia“, dijo el gobernador, en alusión a la alcaldesa de Atlanta, la demócrata Keisha Lance Bottoms.

A finales de mayo, Kemp declaró el estado de emergencia y activó la Guardia Nacional a solicitud de Bottoms, a raíz de los disturbios y saqueos surgidos en medio de las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía en Minneapolis (Minnesota).

La violencia ha dejado casi un centenar de heridos de bala en las últimas semanas, 30 de ellos registrados solo el pasado fin de semana y en el murieron cinco personas, entre ellos la pequeña Secoriea Turner.

“A Secoriea Turner le dispararon y la mataron, y no fue a manos de un policía. Fue a manos de un cobarde, cobardes, quienes todavía están ahí afuera en nuestra comunidad”, dijo la alcaldesa de Atlanta en una rueda de prensa el domingo.

El acto vandálico contra la sede de la Georgia State Patrol, perpetrados con pintura y fuegos artificiales, causaron un incendio que dejó a dos empleados heridos.