Qué comer y qué no luego de una cirugía de extracción de dientes

Mejores y peores alimentos cuando te sacan una muela o tienes una cirugía bucal
Qué comer y qué no luego de una cirugía de extracción de dientes
Evita alimentos que empeoren la lesión y hagan más larga y dolorosa la recuperación.
Foto: Shutterstock

Luego de una extracción muelas del juicio o cualquier otro tipo de cirugía bucal la zona se sentirá sensible, por lo que el comer puede ser incómodo y hasta doloroso. Algunas comidas que regularmente nos parecen blandas como el pan, ahora resultan difíciles de masticar.

Es importante que no dejes de comer después de la cirugía oral. Sin los nutrientes que necesitas tu recuperación será más lenta.

Te ayudamos a elegir alimentos correctos para evitar empeorar la lesión, y no hacer más doloroso y extenso el tiempo de curación.

Sin popote

La primera recomendación es no uses popotes o pajitas. Cuando te extraen un diente queda una cavidad en la que se forma un coágulo. Usar un popote produce un movimiento de succión que puede aumentar el riesgo de desarrollar alveolitis seca.

La alveolitis seca sucede cuando el coágulo de sangre se desplaza dejando al descubierto huesos y nervios, explica la Asociación Dental Americana. 

Sin embargo, no bebas tu batido con una pajita. Asegúrese de usar una cuchara

Qué comer

Sopa

Foto: Pixabay/Pexels

Las sopas y los caldos son suaves y nutritivas. Te aportan nutrientes que necesitas y que favorecen la recuperación, como minerales, vitaminas y proteína en algunos casos. También contienen mucha agua, lo que te ayudará a mantenerte hidratado.

No consumas la sopa o el caldo caliente o la herida puede dolerte más de lo habitual. Procura que los vegetales o pasta estén blandos y tengas que masticar demasiado. No agregues ingredientes que puedan irritar el lugar de la cirugía.

Helado

Foto: Krisztina Papp /Pexels

El helado es un postre con el puedes darte gusto después de la extracción de una muela. Es frio, suave y ayuda a adormecer el dolor y disminuir la inflamación en la boca.

Elige una opción saludable. Consume en vaso, en lugar de un cono y sin combinaciones o coberturas sólidas.

Batidos

Foto: PxHere

Los batidos pueden reemplazar un desayuno y son suaves. Puedes licuar frutas como fresas (cargadas de vitamina C que favorece la cicatrización) y agregar un poco de yogur o proteína en polvo para aumentar su ingesta de proteínas.

No bebas tu batido con una pajita, usa una cuchara si es necesario.

Yogur

yogur desnatado
Foto: Unsplash

El yogur natural y yogur griego tienen una textura suave, son frescos, y lo mejor es que están llenos de proteínas, calcio y probióticos que pueden acelerar el proceso de curación.

Cuida que no sea un yogur con azúcares añadidos.

Huevos

Foto: Pxhere

Los huevos revueltos pueden ser más suaves, fáciles de masticar y tragar. Son una buena fuente de proteína.

Salmón y atún

Foto:PxHere

Los pescados grasos como el salmón y el atún son excelente fuente de proteína y son ricos en grasas saludables, como los ácidos omega-3, que pueden reducir la inflamación y favorecer la curación.  

Aguacate

aguacate
Foto: Shutterstock

Los aguacates son muy nutritivos y contienen una amplia variedad de nutrientes, entre vitaminas y minerales diferentes. Son una fruta rica en antioxidantes, buena fuente de potasio y grasas saludables.

Puré de plátano

Foto: Pxhere

Los plátanos tienen una consistencia blanda, son una buena fuente de potasio, manganeso, ácido fólico y vitaminas.

Qué no debes comer

Nada crujiente

No comas nada duro, crujiente, masticable o pegajoso hasta el día que tu dentista te dé permiso. Además de causar dolor y afectar la zona, algunos pedazos se pueden quedar atorados en el hueco del diente.

Comida picante y ácida

Los alimentos picantes y los ácidos pueden irritar las encías y la boca.

Frutas y verduras crudas

Carnes rojas

Pan de molde

Galletas

Nueces

Caramelo