Llega la democracia a la Junta de Educación de Chicago

El Senado y la Cámara de Representantes en Springfield aprobaron una Junta de Educación electa para Chicago

Autobuses escolares.
Autobuses escolares.
Foto: Shutterstock

Hay buenas y malas noticias sobre la Junta de Educación electa en Chicago. ¿Cuáles prefieren primero? ¿Las buenas? Vale. El Senado y la Cámara de Representantes en Springfield aprobaron una Junta de Educación electa para Chicago. La Junta consistiría de 21 miembros electos eventualmente.

Lo malo de esta noticia es que será hasta 2025 que una Junta de Educación híbrida entre en vigor.

Ya para entonces se espera que existan 10 distritos escolares en donde cada uno elegirá a un miembro para servir en la Junta de Educación. Los otros miembros aún los designará el alcalde o alcaldesa que esté vigente ese año.

Los 10 miembros electos comenzarán a ejercer sus obligaciones en 2025 y servirán por cuatro años y los miembros asignados por la Alcaldía servirían dos años cada uno. Para 2027 se espera que todos los miembros de la junta educativa serán electos.

Aunque una buena idea, activistas y padres de familia dijeron estar frustrados pues les gustaría que este proceso iniciara más pronto para así poder ejercer la democracia.

Cabe decir que una de las quejas de los residentes siempre ha sido que la ciudad impone impuestos a la propiedad para manejar el presupuesto de las Escuelas Públicas de Chicago, pero ellos no tienen una voz en el tema. Algo así como imponerles impuestos sin ninguna representación.

Desde 1995 el alcalde de la ciudad ha designado a los siete miembros de la Junta de Educación cuando el entonces alcalde Richard M. Daley tomó esa decisión que algunos calificaron como un agarre de poder.

Cabe mencionar que el 98% de los distritos escolares del país tienen a una junta escolar electa.

Y aquí está un dato que parece del Museo Ripley de Créalo o No: el distrito escolar de Chicago es el único en Illinois con una Junta de Educación designada por la Alcaldía y no electa.

Claro que a la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, no le gusta la idea de que los padres puedan manejar la educación de sus hijos.

Ella comento a raíz de la aprobación en el Senado estatal de esta medida que “esto no tiene nada que ver con la democracia”. Y esto a pesar de que Lightfoot dijo durante su campaña electoral que ella apoyaba una Junta de Educación electa.

A los diarios en inglés tampoco les gusta la idea de una Junta de Educación electa y ponen en duda este proceso, pero pienso que es porque no quieren que las minorías, en particular los latinos y los afroamericanos, tomen parte en las decisiones que afectan sus vidas, las de sus hijos y las de sus comunidades.

Un estudio de 2015 de la Universidad de Illinois en Chicago mostró que una Junta de Educación designada no es más eficiente que una junta electa.

Esta su columna celebra este paso a la democracia, aunque viene a nosotros en un tren demasiado lento.