¿Pedir pruebas de inmunización contra el covid-19 afectaría a negocios en zonas con baja vacunación en Chicago?

Debido a la propagación de la variante Delta del coronavirus, algunos negocios de Chicago se suman a la iniciativa no mandatoria de pedir comprobante de vacunación a clientes y empleados

El equipo de trabajo del restaurante Dulce de Leche, en Albany Park. (Belhú Sanabria / La Raza)

El equipo de trabajo del restaurante Dulce de Leche, en Albany Park. (Belhú Sanabria / La Raza)

Debido al aumento de casos de la variante Delta del covid-19 y en respuesta a que esta cepa altamente contagiosa puede incluso infectar a personas completamente vacunadas, algunos negocios de Chicago y suburbios han considerado tomar medidas de prevención para proteger la salud de sus trabajadores y de sus clientes: además del uso de las mascarillas y del distanciamiento social algunos negocios están pidiendo la prueba de vacunación, aunque esto todavía no es mandatorio.

Algunos dueños de negocio latinos consideran que la idea es buena, pero que no debe ser obligatoria.

En Chicago, el desarrollador de bienes raíces Related Midwest dijo que para mantener a sus empleados y familias a salvo mientras regresan a la oficina les está exigiendo a ellos que reciban al menos su primera dosis de la vacuna covid-19 antes del 31 de agosto. Y no es el único.

Algunos restaurantes y clubes nocturnos del norte de Chicago, están pidiendo a los clientes un comprobante de vacunación covid-19 para ingresar a comer o beber.

La Asociación de Restaurantes de Illinois es de la idea de que los dueños de negocio tomen sus propias decisiones, ya que de convertirse en un mandato presentar el comprobante de vacunación, esto podría afectar a negocios de vecindarios con bajas tasas de vacunación contra el covid-19.

“Es posible claro, si una taquería en un lugar donde nadie se ha vacunado exige a sus clientes estar vacunados, se queda sin clientes, todo el mundo se va a otro restaurante”, mencionó Jorge Mújica, organizador de campañas estratégicas del Centro de Trabajadores de Arise Chicago.

Pedir prueba de vacunación en algunos negocios en Chicago no es una idea aislada. La ciudad de Nueva York, se convirtió el pasado 3 de agosto en la primera ciudad estadounidense en exigir un comprobante de vacunación para los gimnasios y comidas en interiores en restaurantes. Y a medida que aumentan los casos de contagios de la variante Delta del covid-19, dicha medida va ganando terreno en algunas ciudades.

Ante la pregunta de si un empleador puede obligar a un trabajador a que se ponga la vacuna contra el covid-19 para mantener su empleo, Mújica dijo que “todavía no”.

Mújica explicó que legalmente, desde hace tres meses, la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) indicó que sí se puede obligar siempre y cuando la vacuna esté aprobada totalmente por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA).

Si no está aprobada por la FDA, la administración de la vacuna contra el coronavirus no puede ser mandatoria, precisó Mújica.

Hasta ahora, ninguna de las tres vacunas contra el covid-19 autorizadas para uso de emergencia en Estados Unidos ha sido aprobada de modo definitivo por FDA.

Mújica mencionó como ejemplo a la empresa Tyson Foods, la cual ha determinado que todos sus ejecutivos tienen que estar vacunados para el 1 de septiembre y todos sus trabajadores para el 1 de octubre. “El trabajador que no esté vacunado no lo van a dejar entrar a ciertos lugares de las plantas, van a seccionar sus plantas y sus oficinas, entonces los que no estén vacunados van a tener acceso restringido a algunos lugares del trabajo. Eso no viola los derechos laborales, es como decir sólo personal autorizado puede entrar a algunos lugares”.

Alma Gómez, dueña del Salón Zoey en el barrio de Rogers Park. (Belhú Sanabria / La Raza)

‘Que se pongan la mascarilla como antes’

Alma Gómez, dueña del Salón Zoey ubicado en el barrio de Rogers Park, dijo que en lugar de pedir la prueba de vacunación es mejor requerir que las personas entren al negocio con mascarilla independientemente de si la persona está vacunada o no contra el covid-19.

“Mejor pedir que se pongan la mascarilla como antes y no estar preguntando por la vacuna, porque muchas personas lo toman a mal. La prueba de vacunación es como una identificación, si tienes que mostrar tu prueba para que te dejen entrar pienso que eso perjudicaría a muchos negocios porque alguna gente se enoja y se da la vuelta y se va”, dijo Gómez a La Raza.

Gómez habla en base a la experiencia que le ha tocado al exigir el uso de la mascarilla dentro de su negocio. “Entran al salón algunas personas con la mascarilla abajo, no quieren usarlas, les digo ‘por favor ponte la mascarilla bien’ y me hacen caras, se molestan y me dicen: ‘I come back later’ y se van”. En cambio, la empresaria sí está de acuerdo en que se requiera la vacuna a los trabajadores de los negocios. “Porque como estamos juntos todo el día, para nosotros estar más confortables”.

Rebeca Fernández, gerente de programa bilingüe de Rogers Park Business Alliance y que asiste a negocios latinos de ese vecindario del noroeste de Chicago, como el de Gómez, dijo que “apoyamos a nuestros negocios locales en tomar las medidas que consideren necesarias para lograr su bienestar mientras continuamos en adaptarnos a una realidad cambiante. Continuaremos abogando por ellos y daremos la voz a sus preocupaciones, al mismo tiempo que trabajaremos con la ciudad de Chicago para asegurarnos que los lineamientos de salud pública más actualizados sean comunicados a los miembros de la comunidad”. 

No debe exigirse’                                                                                          

Fernando Contreras, uno de los propietarios de Dulce de Leche Café establecido en el vecindario de Albany Park, dijo que aunque la idea de pedir la prueba de vacunación es buena no debe exigirse. “Queremos que todos estén vacunados, no sólo por la economía sino por la gente mayor y por los niños, queremos que ya se acabe esta pandemia. Pero también hay mucha gente que por las razones personales que sean no quieren vacunarse y, en cierta forma, si te pones a exigir eso [el comprobante de vacunación] yo siento que nos bajarían las ventas de cierta forma”.

Jorge Manzano, propietario del restaurante La Celia Latin Kitchen ubicado en el barrio de Avondale, dijo que la idea no es mala pero considera que no debe ser obligatoria. “La idea no es mala porque eso [la vacunación] nos daría mucha más seguridad, muchas personas están muy cerradas todavía a tomar la vacuna. Yo creo que sí es una responsabilidad de conciencia, hemos tenido amistades muy cercanas que han fallecido, creo que es importante darle seguridad a los negocios”.

“No me atrevo a decir que sea obligatoria porque hay mucha gente todavía incrédula que no quiere vacunarse. Me gustaría que la gente hiciera conciencia y que todos tomemos la vacuna, eso sí me atrevería a decirles a las personas, que no tengan miedo y que nos vacunemos”, puntualizó Manzano.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Facebook Sustainability Accelerator/International Center for Journalists.

En esta nota

Coronavirus COVID-19

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain