Las vacunas contra el covid-19 salvan vidas, no son más letales que el covid-19

Resumen SciCheck: La vacunación contra el covid-19 reduce el riesgo de muerte por covid-19. Algunas publicaciones en las redes sociales han utilizado erróneamente datos de encuestas e informes de eventos adversos para afirmar falsamente que las vacunas contra el covid-19 han matado a más personas que el propio covid-19. Pero los eventos adversos graves derivados de la vacunación, incluidas las muertes, son muy poco frecuentes.

Una vacuna contra el covid-19.

Una vacuna contra el covid-19. Crédito: Getty Images

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) estiman que más de 1,1 millones de personas han muerto de covid-19 en Estados Unidos. Las vacunas contra el covid-19 han reducido sustancialmente el riesgo de enfermedad grave y muerte, según múltiples estudios, incluso cuando variantes más transmisibles e inmunoevasivas dieron lugar a infecciones generalizadas.

Entretanto, las vacunas tienen un sólido historial de seguridad y solo se las ha relacionado con eventos adversos graves y muertes en contadas ocasiones. Los estudios de mortalidad tras la vacunación garantizan que la vacuna contra el covid-19 no aumenta el riesgo de muerte.

A pesar de estos hechos, los grupos antivacunas siguen inflando infundadamente la prevalencia de muertes causadas por las vacunas contra el covid-19, al tiempo que minimizan las muertes causadas por el covid-19. Más recientemente, se ha afirmado falsamente en internet que han muerto más personas a causa de las vacunas contra el covid-19 que a causa del covid-19.Una publicación popular compartió el titular de un artículo de un sitio conocido por difundir desinformación llamado People’s Voice, que afirmó falsamente lo siguiente: “Nuevo estudio revela que las inyecciones de ARNm contra el covid mataron a ‘3,5 veces más personas en Estados Unidos que el propio virus’”. People’s Voice tiene un historial de difusión de información errónea sobre el covid-19 y las vacunas.

El artículo hizo referencia a una publicación muy compartida de Substack de Steve Kirsch, un exempresario del sector tecnológico cuya actividad actual es difundir desinformación sobre las vacunas en internet. Kirsch basó esta última afirmación falsa sobre las muertes causadas por las vacunas contra el covid-19 en una encuesta compartida en su cuenta de Substack, en la que preguntaba a los lectores cuántos integrantes de sus familias extendidas “creían” que habían muerto a causa de las vacunas contra el covid-19, y comparaba esa cifra con el número de personas que, según los lectores, habían muerto a causa del covid-19.

El uso de una encuesta autoseleccionada por los lectores de una publicación especializada es un método inadecuado para evaluar la seguridad de las vacunas. Ni siquiera es un método apropiado para evaluar la opinión pública, según la Asociación Estadounidense para la Investigación de la Opinión Pública. Solo arroja luz sobre las creencias de las personas que vieron la encuesta y se sintieron motivadas a completarla.

“Creo que no podemos dar ninguna validez a la encuesta en sí”, nos dijo el Dr. William Schaffner, profesor de medicina preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt. 

Schaffner dijo que la encuesta no es un sondeo basado en la población, lo que significa que no refleja las percepciones de la población en general. Además agregó que los encuestados “pueden afirmar lo que quieran”, sin que se compruebe si sus afirmaciones son correctas.

“Es claramente errónea y espuria y no refleja en modo alguno la realidad”, dijo Schaffner sobre la afirmación de Kirsch de que las vacunas contra el covid-19 han causado más muertes que el covid-19.

“La encuesta de Kirsch tiene numerosas limitaciones y defectos que le impiden ofrecer una visión real de las tasas reales de mortalidad en EE. UU. relacionadas con el covid-19 o las vacunas”, nos dijo en un correo electrónico Jeffrey S. Morris, bioestadístico de la Universidad de Pensilvania. “No es en absoluto un estudio científico válido”.

Morris, que ya ha escrito en su blog sobre las falsas afirmaciones de Kirsch acerca de las muertes por la vacunación, también señaló que no hay confirmación de las muertes notificadas en la última encuesta, cómo están conectadas con la vacunación o el covid-19, “o incluso si los individuos a los que se refieren estaban de hecho vacunados o no, o infectados o no”.

Otra publicación ampliamente compartida en las redes sociales, de una empresa de suplementos asociada con el Dr. Peter McCullough, también hizo una afirmación falsa sobre las muertes por las vacunas. “La Vacuna contra el covid directamente mató a más estadounidenses que el propio covid”, decía el mensaje, que también promovía un “protocolo de desintoxicación” no probado e innecesario para las personas vacunadas. McCullough tiene un largo historial de difusión de desinformación sobre la salud.

En la publicación, McCullough afirmó falsamente que las muertes relacionadas con el covid-19 están “muy infladas”, al tiempo que utilizó indebidamente los datos del Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) para inflar enormemente el número de muertes relacionadas con las vacunas contra el covid-19. El VAERS, gestionado por los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), es un sistema de alerta temprana utilizado para identificar posibles problemas de seguridad de las vacunas. El sistema fomenta informes no verificados de cualquier problema de salud que se produzca después de la vacunación, tanto si se conoce la causa como si no. Las afirmaciones de McCullough sobre el VAERS siguen patrones comunes de engaño, como suponer indebidamente que las muertes son causadas por las vacunas y hacer afirmaciones exageradas e infundadas sobre la falta de informes o subnotificación.

“Está malinterpretando y haciendo un mal uso de los datos del VAERS de numerosas formas que he visto repetidamente hechas por él y por otros”, incluido Kirsch, dijo Morris.

Además, tanto las conclusiones de Kirsch como las de McCullough son incoherentes con las demás pruebas disponibles sobre la seguridad de las vacunas. “Las muertes causadas directamente por una vacuna contra el covid son extremadamente raras”, afirmó Schaffner.

Nos pusimos en contacto con Kirsch y McCullough para hacerles preguntas, pero no recibimos respuesta.

La encuesta de Kirsch no arroja luz sobre la seguridad de las vacunas  

Morris dijo que la encuesta de Kirsch solo revela “las creencias y percepciones de sus seguidores” y señaló que no es sorprendente que las “respuestas de la encuesta apoyen la narrativa que él viene impulsando desde principios del verano de 2021”. 

Kirsch publicó un enlace a su encuesta de “lectores” o “suscriptores” en su boletín en Substack el 24 de octubre, solicitando que “TODOS los que lean esto” tomen la encuesta. Kirsch lanzó su boletín hace dos años y desde entonces viene exponiendo a los lectores a afirmaciones falsas o sin fundamento sobre las muertes causadas por las vacunas contra el covid-19.

Antes de llegar a las preguntas sobre las muertes, se preguntó a los lectores: “¿Cuándo se dio cuenta por primera vez de que las vacunas no eran seguras?” Según las respuestas a la encuesta publicadas por Kirsch, solo nueve personas de más de 10.000 encuestados seleccionaron la opción: “Sigo pensando que las vacunas son seguras”.

“Se trata de un subgrupo muy selecto con opiniones particulares sobre el covid y las vacunas que los llevan a seguirle, cuyas actitudes y creencias están indudablemente influidas por sus innumerables afirmaciones pasadas sobre las muertes por las vacunas contra el covid (muchas de las cuales han sido explícitamente desmentidas)”, dice Morris.

Según su publicación en Substack, Kirsch basó su falsa afirmación de que las vacunas han causado más muertes que el covid-19 en las primeras 9.620 respuestas a la encuesta. Contó 804 muertes anotadas en respuesta a la pregunta: “¿Cuántas personas de su familia EXTENDIDA MURIERON por el virus que causa covid?”. A continuación, incitó a la gente a especular, preguntando: “¿Cuántas personas de su familia EXTENDIDA cree que MURIERON por la vacuna contra el covid?”. En respuesta a esta pregunta, la gente informó de 2.830 muertes, alrededor de 3,5 veces más muertes que las atribuidas al covid-19.

No hay motivos para creer que estos recuentos de muertes sean exactos. “No hay documentación”, dijo Schaffner. 

Algunas personas aportaron notas explicando sus respuestas o expresando sus inquietudes respecto a las vacunas. Muchos compartieron historias personales de personas que enfermaron y murieron en diversos momentos después de la vacunación, pero esto no significa que la vacunación fuera responsable.

“Algunas personas que se vacunaron el lunes morirán el jueves, pero eso no significa que la vacuna del lunes causara la muerte del jueves”, dijo Schaffner. Es necesario realizar más estudios “para intentar distinguir la coincidencia de la causalidad”, dijo.

Schaffner también señaló que se ha hecho hincapié en administrar vacunas contra el covid-19 a personas mayores, que también tienen una probabilidad elevada de morir por causas no relacionadas. Kirsch no recopiló sistemáticamente datos sobre las edades de las personas que supuestamente murieron a causa de las vacunas contra el covid-19.

Algunos encuestados presentaron otras posibles explicaciones de las muertes de sus familiares, incluido el remdesivir (presumiblemente administrado para el covid-19) o una sobredosis de fentanilo, pero atribuyeron las muertes a la vacunación contra el covid-19. Y otros encuestados dijeron que los familiares no vacunados murieron o resultaron heridos por las vacunas debido a la “excreción de virus”, una teoría que no está respaldada por pruebas y carece de un mecanismo plausible. 

Kirsch invitó a personas que verifican información a investigar las muertes de los familiares de sus lectores, pero él mismo evitó llamar a los más de 10.000 lectores y rastrear los registros médicos y de defunción de sus numerosos familiares. En su lugar, corroboró su afirmación con una anécdota sobre un hombre que dijo que 15 de sus amigos “murieron repentinamente” después de la vacunación.

Los datos contradicen las afirmaciones de muertes masivas relacionadas con las vacunas

Los CDC y la FDA cuentan con programas para vigilar la seguridad de las vacunas, y los investigadores comparten periódicamente actualizaciones sobre la seguridad de las vacunas basadas en los datos de estos sistemas y otras fuentes.

Está claro que las vacunas no han provocado muertes masivas, contrariamente a lo que afirman Kirsch y McCullough. “El conjunto de pruebas sugiere que no hay un aumento del riesgo de muerte tras la vacunación contra el covid, en todo caso hay una disminución”, afirmó Morris.

“Las personas que se vacunan contra el covid-19 tienen menos probabilidades de morir a causa del covid-19 y de tener complicaciones y no corren mayor riesgo de muerte por causas no relacionadas con el covid-19 que las personas no vacunadas.”, dice el sitio web de los CDC. “Científicos y socios de los CDC han realizado evaluaciones detalladas de las muertes posteriores a la vacunación contra el covid-19 y han puesto la información a disposición de los proveedores de atención médica y del público”.Uno de estos sistemas de vigilancia, Vaccine Safety Datalink (VSD, por sus siglas en inglés), recopila datos médicos electrónicos de varias organizaciones de atención de la salud en EE. UU. Los investigadores utilizan este sistema para vigilar los eventos adversos relacionados con la vacunación y no han detectado eventos adversos que pudieran provocar el gran número de muertes que describen McCullough y Kirsch.

Los análisis de las muertes tras la vacunación no indican ningún aumento del riesgo de muerte. Por ejemplo, un estudio en el que se utilizaron datos del VSD de personas vacunadas o no vacunadas durante el lanzamiento inicial de la vacuna contra el covid-19 hasta junio de 2021, halló que las personas que recibieron las vacunas tuvieron una menor tasa de mortalidad hasta agosto de 2021 por causas ajenas al covid-19 que las que no se vacunaron. 

Los autores del estudio escribieron que no creían que la gran reducción del riesgo que encontraron pudiera deberse por completo a “ningún efecto protector real” de las vacunas contra el covid-19 frente a la muerte no provocada por el covid-19. Señalaron que las personas que creen estar cerca de la muerte pueden ser menos propensas a vacunarse, lo que podría influir en los resultados.

Sin embargo, los resultados no concuerdan con las afirmaciones de que las vacunas contra el covid-19 están causando muertes masivas. “En el contexto de las sugerencias generalizadas en las redes sociales de que las vacunas contra el covid-19 no son seguras, es tranquilizador que no hayamos encontrado pruebas de ninguna asociación entre la vacunación contra el covid-19 y un mayor riesgo de muerte”, escribieron los investigadores.

Otro sistema, comúnmente utilizado de forma engañosa por los grupos antivacunas, es el VAERS. Cualquiera puede enviar un informe no verificado de una muerte u otro problema de salud al VAERS. También existe la obligación de que los proveedores de atención médica presenten informes al VAERS sobre las muertes tras la vacunación, “incluso si no está claro si la vacuna fue la causa de muerte”, explican los CDC en su sitio web.

“Es como una aspiradora gigante”, dijo Schaffner sobre el VAERS, explicando que recoge “cualquier cosa que ocurra después de la vacunación”, o incluso a veces informes de eventos que ocurrieron antes de la vacunación. “No basta con contar las cosas en el VAERS y sacar conclusiones”, dijo. “Hay que hacer más estudios”.

Los CDC y la FDA revisan e investigan los informes de efectos adversos y toman medidas si es necesario. Por ejemplo, como escribimos anteriormente, la FDA detuvo temporalmente el uso de la vacuna de Johnson & Johnson después de seis informes al VAERS de una enfermedad muy rara y a veces mortal que implica la coagulación de la sangre y un bajo nivel de plaquetas. Más tarde, los CDC aprobaron una “preferencia clínica” para administrar otras vacunas contra el covid-19, y la FDA finalmente limitó la autorización de la vacuna, que se descubrió que había causado nueve muertes en EE. UU. después de 19 millones de dosis administradas, a los adultos que no podían o no querían recibir otra vacuna contra el covid-19. La vacuna no está disponible actualmente en el país, después de que expirara el suministro restante.

Los datos del VAERS no indican un aumento del riesgo de muerte tras la vacunación contra el covid-19. Por ejemplo, un estudio de las muertes tras la vacunación contra el covid-19 notificadas al VAERS hasta noviembre de 2021 descubrió que la tasa de muertes notificadas fue inferior a la tasa de mortalidad esperada en la población general. “Estos hallazgos no sugieren una asociación entre la vacunación y el aumento general de la mortalidad”, escribieron los autores.

Pero los grupos antivacunas a menudo atribuyen incorrectamente todos los informes de muertes en el VAERS a las vacunas. La publicación en Instagram que cita a McCullough, por ejemplo, dijo que había “18.000 muertes en el VAERS” y luego multiplicó esto por un “factor de subnotificación” para afirmar falsamente que ha habido más de medio millón de muertes por la vacuna contra el covid-19 en EE. UU.

De hecho, los CDC dijeron que había unos 18.000 informes preliminares de fallecimientos tras la vacunación contra el covid-19 hasta diciembre de 2022, según un artículo anterior de Associated Press. Pero la publicación en las redes sociales omitió decir que estos informes no se verificaron y que las muertes en el VAERS no están necesariamente relacionadas con la vacunación.

De hecho, es totalmente previsible que se produzcan muertes coincidentes tras la vacunación. “Por ejemplo, en EE. UU. se producen 2,8 millones de muertes al año, lo que significa más de 7.500 al día y 50.000 a la semana”, dijo Morris. “Por lo tanto, si se administraran vacunas a todos los habitantes de EE. UU. en un momento aleatorio y se notificaran al VAERS todos los eventos ocurridos en el plazo de una semana desde la vacunación, cabría esperar que se notificaran al VAERS más de 7.500 muertes en el plazo de un día desde la vacunación y 50.000 en el plazo de una semana. Por consiguiente, no es sorprendente ver muchos informes de muertes presentados al VAERS, incluso si las vacunas no contribuyeron a ninguna de ellas”.

McCullough multiplicó entonces el número de informes preliminares de muertes por un “factor de subnotificación” de 30. Como ya escribimos anteriormente, alegar la existencia de casos no informados es un engaño habitual relacionado con el VAERS, y las estimaciones ad hoc de un “factor de subnotificación” carecen de fundamento científico. La tasa de subnotificación no es fácil de determinar, y no habrá una única tasa de subnotificación que se aplique a todos los tipos de efectos adversos o a todas las vacunas.

Morris señaló que se sabe que los eventos graves como la muerte se notifican al VAERS en mayor proporción que otros eventos adversos, por ejemplo, y que las tasas de notificación han aumentado en el caso de las vacunas contra el covid-19 en comparación con otras vacunas anteriores a la pandemia.

Morris continuó explicando que la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido (ONS, por sus siglas en inglés) fue capaz de vincular los registros médicos nacionales con las tasas de mortalidad y publicó el conjunto de datos. “Estos datos muestran claramente que la tasa de mortalidad fue menor, no mayor, después de la vacunación”, dijo.

Según Morris, la ONS no realiza ajustes en función de los problemas de salud de las personas, lo que limita la capacidad de afirmar que existe una relación causal entre el estado de vacunación y la reducción de las tasas de mortalidad. Pero una vez más, los datos van en contra de las afirmaciones de que las vacunas provocan un gran número de muertes.

Los estudios individuales que utilizan otras fuentes de datos, como registros de residentes en hogares de ancianos de EE. UU. y registros nacionales de los Países Bajos, tampoco han encontrado un riesgo elevado de muerte tras la vacunación contra el covid-19. 

“Nada de esto descarta la posibilidad de que haya habido muertes relacionadas con la vacunación”, dijo Morris, poniendo como ejemplo el número muy reducido de muertes relacionadas causalmente con la vacuna de Johnson & Johnson. Añadió que “es probable que haya más, pero no hay forma plausible, dados los datos existentes, de que afirmaciones como las de McCullough (y Kirsch) puedan ser ciertas”.

Traducido por Claudia Cohen.

Nota del editor: Los artículos de SciCheck que brindan información certera y que corrigen información errónea sobre temas de salud se publican gracias a una beca de la Robert Wood Johnson Foundation. La fundación no tiene control alguno sobre las decisiones editoriales de FactCheck.org, y los puntos de vista expresados en nuestros artículos no reflejan necesariamente el punto de vista de la fundación.

En esta nota

Coronavirus COVID-19 Salud Salud FactCheck.org

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain