Coraje por Arizona

Inmigrantes en Chicago iracundos ante decisión sobre Arizona

Líderes de la comunidad inmigrante de Chicago hicieron sentir su coraje y disgusto sobre el fallo de la Corte Suprema sobre la ley SB 1070.

“Estamos indignados…hoy la Corte Suprema le dijo ‘sí’ al odio y a la discriminación racial y ‘no’ a los inmigrantes”, dijo María Pesqueira, presidenta de la organización Mujeres Latinas en Acción, en una conferencia de prensa realizada esta semana.

La SB1070 fue aprobada en el 2010 con la firma de la gobernadora republicana Jan Brewer. La controversial ley entró parcialmente en efecto el 29 de julio de ese año después de que cuatro partes de la misma fueran frenadas por la jueza federal Susan Bolton. Esta semana, la ley fue anulada en parte por la Corte Suprema; pero no se removió una de las provisiones consideradas más anti-inmigrantes. Se trata de la provisión que le da el derecho a los oficiales y agentes de Arizona a revisar el estatus migratorio de cualquier persona que se sospeche haya ingresado a Estados Unidos de manera indocumentada, la cual sigue vigente.

“Esto nos afecta a nosotros a nivel nacional y queda una vez más demostrado que tanto los republicanos, los demócratas y la Corte Suprema de Justicia están en contra de nuestro pueblo inmigrante”, comentó a La Raza el activista y sacerdote de la Misión Nuestra Señora de Guadalupe, José Landaverde.

“Mucha gente se va a salir de ahí, ya poniéndote en custodia de Inmigración va a estar difícil quedarse ellos en este país, sea aquí o en Arizona”, manifestó Sebastián Pineda, mexicano de 31 años y padre de familia que actualmente vive en Illinois y se encuentra en proceso de deportación.

“Yo pienso que esto va a afectar las elecciones este año, porque aunque los permisos de trabajo se darán a los jóvenes, a sus padres y la gente que trabaja los van a seguir deportando”, mencionó Pineda.

De acuerdo con la representante Lisa Hernández (D-24), en Illinois se está discutiendo la posibilidad de otorgar permisos de trabajo a inmigrantes que laboran en el estado, como un remedio temporal ante la ausencia de una reforma migratoria.

“Esta decisión [de la Corte Suprema] está diciendo, de cierta forma, que Arizona puede hacer lo que quiera; pues entonces Illinois va hacer lo que quiere aquí pero de una manera positiva”, declaró Hernández.