Las ley sobre las licencias de conducir y su implementación

Ahora se pone buena la cosa. ¿Alguien ha pensado en preguntarle a los oficiales de policía de Chicago que hacen fiesta en los retenes de fin de semana deteniendo a conductores ebrios, sobrios, aburridos y “sospechosos” de ser latinos indocumentados qué piensan de que ahora los ‘illegal aliens’ que lo deseen puedan solicitar una licencia de manejo temporal ante la Secretaría de Estado de Illinois?

¿O alguien le ha pedido su opinión a las autoridades de la Oficina de Protección de Aduanas (ICE) y les ha preguntado qué les parece que esta semana, después de que activistas, políticos, religiosos y gente normal y corriente estuvieran 13 años peleando finalmente los legisladores republicanos y demócratas dijeran ‘bueno pues, démosles las benditas licencias de una vez por todas”?

Todos están felices con el hecho de que esta semana la Cámara de Representantes de Illinois aprobara la ley SB 957, que permitirá que inmigrantes indocumentados soliciten una licencia de conducir temporal para visitantes. Sólo está pendiente la firma del gobernador y se calcula que las autoridades tardarían diez meses en prepararse para emitir las licencias.

Todos están felices. Hasta el alcalde Rahm Emanuel, que se fue a Pilsen a celebrar que una vez más Chicago demuestra ser una ciudad “amigable” con los inmigrantes.

Sin embargo, pocos se han puesto a pensar con qué protección van a contar en la vida real los inmigrantes indocumentados que obtengan una de estas licencias y se lancen a manejar “a toda máquina”. Es decir, ¿cómo van a sentirse seguros de que un oficial de policía o un ‘sheriff’ no va a usar esta licencia temporal para empezar a investigar su status migratorio o para eventualmente referirlo a agentes de ICE?

Como comentaba un lector de La Raza, “Señores, el perfil racial no va a cambiar por traer una licencia, porque la traerás en la cartera, no en la frente ni pegada en la ventana”. ¿Qué le contestamos a este lector? ¿Va a cambiar o no el perfil racial? ¿Qué va a pasar una vez que muestren la licencia si las autoridades de la Secretaría de Estado están diciendo que ésta no funcionará como documento de identificación?

Está claro que tener este tipo de licencias será un beneficio para que aquellos conductores responsables que, sin hacer nada malo son detenidos por la policía por perfil racial, no tengan que gastar miles de dólares en pagar tickets y en rescatar sus vehículos una vez que se los lleva la grúa.

Lo que hay que ver es cómo se ha comportado la policía en aquellos estados donde ya se emiten este tipo de documentos. Los que aún desconfían, pueden esperarse a ver cómo se implementa la ley y qué resultados se dan en los primeros meses.

Y lo que queremos saber es cómo harán el gobernador, los legisladores y el alcalde para que los oficiales de policía y los agentes de inmigración reconozcan estos documentos.