Senador de Illinois pide paciencia ante reforma migratoria

El senador por Illinois Richard Durbin pide paciencia y perseverancia a indocumentados ante eventual reforma migratoria.
Senador de Illinois pide paciencia ante reforma migratoria
El senador federal por Illinois Richard Durbin.
Foto: Foto EFE

Chicago.- El senador Richard Durbin (D-IL) respondió hoy preguntas de la comunidad en Chicago sobre los principios anunciados por el grupo bipartidista de senadores para una eventual reforma migratoria, y dijo que el proceso “no será fácil” y demandará mucha persistencia para “superar los retrocesos”.

Durbin, uno de los ocho legisladores (cuatro demócratas y cuatro republicanos), que presentaron las bases de un acuerdo marco a discutir en el Congreso, reclamó “mucha paciencia” a los millones de indocumentados porque, en su opinión, la mayoría de ellos tendría que esperar entre 5 y 10 años para ver su estatus migratorio solucionado.

“Todos los que estén dispuestos a cumplir con los requisitos básicos para ganarse un lugar en la futura ley tendrán que tener mucha paciencia”, dijo el senador a unos 20 activistas comunitarios, líderes religiosos y empresarios latinos.

“Una vez cumplidos los requisitos irán al final de la fila, después de los muchos que ya están esperando después de haber realizado los trámites ante Inmigración”, señaló.

En el encuentro informativo, realizado en el Instituto del Progreso Latino ubicado en el barrio mexicano La Villita, el legislador que integra el comité judicial del Senado se refirió a las “dos realidades” del problema migratorio.

Dijo que como “nación de inmigrantes” Estados Unidos tiene en lista de espera a miles de personas con los papeles en regla que todos los años gestionan la residencia permanente o ciudadanía de este país.

Luego está la realidad de los aproximadamente 11 millones de indocumentados que podrían beneficiarse con la reforma del sistema migratorio.

“Para eso tenemos un esfuerzo bipartidista en marcha, con legisladores que han comenzado a negociar los puntos específicos de la reforma”, dijo Durbin.

Entre ellos puso énfasis en el camino a la ciudadanía y la reunificación familiar, además de la creación de un sistema de verificación efectiva de empleo y el mejoramiento del proceso para la admisión futura de los trabajadores que necesite el país.

“No es un tema fácil, pero contamos con el apoyo total del presidente (Barack) Obama”, afirmó Durbin.

La mayoría de las consultas de los invitados se refirió a la unificación familiar, deportaciones y control de la documentación de los trabajadores.

Maricela García, de la organización Gads Hill Center, dijo sentirse “frustrada” porque no hubo referencia a los padres de familia que ya no se encuentran en el país.

“Qué sucederá con los padres deportados, les van a permitir regresar y juntarse con las familias destruidas por Inmigración”, fue su pregunta.

Por su parte, Omar Duque, presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Illinois, dijo que a los empresarios les preocupa el futuro sistema de verificación de empleo, “porque el E-Verify no ha servido para nada”, señaló.

El congresista Luis Gutiérrez (D-IL), que acompañó a Durbin en el encuentro, dijo que los legisladores bipartidistas trabajan con la intención de tener un primer proyecto de ley “lo más rápido posible”, para evitar la intervención del presidente Obama en el tema.

“Se quiere evitar que Obama jale el gatillo”, señaló.

En su discurso en Las Vegas sobre la reforma migratoria, Obama advirtió de que si el Congreso no llega a un acuerdo para un proyecto común, él mismo presentará su proyecto de ley para que pase a votación en ambas cámaras.

Según el presidente, la reforma migratoria debe incluir el fortalecimiento de la seguridad fronteriza; una vía para la eventual legalización y ciudadanía de los indocumentados; sanciones para empresas que contraten a sabiendas a indocumentados; un sistema para verificar el estatus migratorio de los empleados y mejoras en el sistema de visas para atraer talento extranjero.