Destacan efectos nocivos del cierre de clínicas

Pacientes y defensores de los servicios de salud mental buscan que se reabran las seis clínicas cerradas por el alcalde Rahm Emanuel
Destacan efectos nocivos del cierre de clínicas
Pie de foto: Pacientes insisten en que mejoren los servicios de salud mental y reabran las clínicas.
Foto: Cortesía Sarah Jane Rhee

Chicago.- Una verdadera pesadilla vivió Octavila Argueta, de 59 años, cuando el 9 de abril de 2012 cerraron el Northwest Mental Health Center, la clínica donde se atendía por trastornos nerviosos y depresión desde hace diez años.

Argueta esperó cuatro meses a ser transferida al North River Mental Health Center. Sin embargo, esto agudizó sus males, pues los constantes ataques depresivos y de ansiedad la llevaron a que su empleador la suspendiera de sus labores de cuidadora de hogar. Al no mejorar, Argueta tuvo que dejar su empleo de 11 años.

“La pena de haber dejado a mi familia en mi país, traumas en mi niñez, el que se haya cerrado mi clínica y la pérdida del trabajo influyeron para que mi salud empeorara, por lo que estuve internada por ocho días en un hospital siquiátrico”, dijo Argueta.

“No tenía seguro de salud; sólo hasta hace poco recibí la tarjeta médica para poder atenderme. No puedo asistir regularmente a mi nueva clínica porque me queda lejos. Mi traslado a ese lugar no fue exitoso porque tampoco estoy con el mismo grupo de gente de mi terapia”, mencionó esta guatemalteca a La Raza.

Tanto para Argueta como para otros pacientes, existe la necesidad de mantener los servicios de salud mental.

El 30 de abril se cumplió un año del cierre de seis clínicas de salud mental por disposición de la Ciudad. Pacientes y activistas se reunieron frente a la oficina del alcalde Rahm Emanuel para recordarle que continuarán luchando porque se reabran dichos centros.

‘NO HEMOS DESAPARECIDO’

Miembros del Movimiento por La Salud Mental pidieron al alcalde y al Departamento de Salud de la Ciudad que llenen las plazas de tres terapeutas jubiladas, que reabran las seis clínicas cerradas y que se trabaje en el plan para ‘Sanar Chicago’.

Matt Ginsberg, miembro del Movimiento, dijo que “por razones de presupuesto, se dispuso eliminar 155 posiciones del departamento de salud, de las cuales 34 eran plazas de terapeutas; esto también ha dejado a cerca del 40% del personal sin empleo”.

“Fuimos a la oficina del alcalde para decirle que no hemos desaparecido, que la necesidad de la comunidad no va a desaparecer, más bien hoy hay más necesidad que nunca”, añadió Ginsberg.

PRESENTARÁN PLAN

El Movimiento por La Salud Mental elabora el plan ‘Sanar Chicago’, que presentará en mayo.

Este plan constará de tres ramas. La primera se enfocará en reabrir las clínicas de salud mental, y buscar recursos para jóvenes que están saliendo de las cárceles, y para los veteranos, “especialmente para los que no califiquen para los servicios de la administración de los veteranos”, indicó Ginsberg.

La segunda se enfocará en que todas las personas tengan acceso a los servicios de salud mental, vivienda, derechos laborales y acceso a salud en general.

Y la tercera consistirá en buscar los recursos para ejecutar dicho plan.

“Este es un plan integral que no solamente tiene que ver con las clínicas de la Ciudad, sino con todos los diferentes aspectos como servicios, recursos y condiciones que se necesitarán para tener una ciudad que sea verdaderamente sana”, indicó Ginsberg.

?>