Intranquilos ante fusión de tres escuelas

Incierto futuro de la primaria José De Diego, si llega a sobrepoblarse como resultado de los cierres de escuelas

Guía de Regalos

Intranquilos ante fusión de tres escuelas
CPS ha prometido nuevos laboratorios de ciencia y computadoras, aire acondicionado en todos los salones y un programa de pre-kínder para la primaria José De Diego. Foto Carolina Cruz/La Raza

Padres y estudiantes en Humboldt Park están preocupados por el futuro de los estudiantes de la primaria José De Diego, ante la posibilidad de que alumnos de las escuelas Alexander Von Humboldt y Ana Roque de Duprey tengan que compartir el mismo plantel el próximo año escolar.

Las escuelas Duprey y Von Humboldt están entre las 54 escuelas del Sistema de Escuelas Públicas de Chicago (CPS) propuestas para cerrar este año debido a que, según las autoridades, están subutilizadas.

Si la Junta de Educación de Chicago aprueba el cierre de estos centros en su reunión del 22 de mayo los alumnos de ambas escuelas se reubicarían a la De Diego. Sin embargo, CPS ha explicado que seguirían usando ambos planteles bajo un solo nombre.

Además, la De Diego ahora contará con un nuevo programa de International Baccalaureate, nuevos laboratorios de ciencia y computadoras, aire acondicionado en todos los salones y un programa de pre-kínder.

De acuerdo con CPS, la matrícula en ambas escuelas -Duprey y Von Humboldt- ha disminuido un 75% y un 64% respectivamente en los últimos diez años.

La escuela De Diego tiene capacidad para 1,140 estudiantes; pero tiene 776 matriculados, según CPS. Esto significa que puede recibir al menos 364; pero los alumnos matriculados en las Duprey y Von Humboldt suman 463.

Cabe destacar que no hay seguridad de que todos los estudiantes decidirán moverse a la De Diego.

La escuela De Diego está calificada en nivel dos, que significa que está en un buen estatus académico y en los últimos tres años más del 74% de los estudiantes han cumplido o superado los estándares de la prueba Illinois Standards Achievement Test (ISAT).

Pero estudiantes como Yomaris Mercado creen que esto podría cambiar.

“Tengo la sensación de que los resultados de las pruebas van a bajar, porque las personas no se conocen entre sí y se van a sentir incómodos”, dijo Mercado, que cursa el octavo grado en la De Diego.

Padres como William Montalvo, que tiene dos de sus hijos en la Von Humboldt y otro en la Duprey, están preocupados por la seguridad.

Actualmente viven cerca de ambas escuelas y si decidiera moverlos a la De Diego sus hijos tendrían que caminar cinco cuadras solos, lo que Montalvo ve como peligroso porque los arriesga a enfrentarse a pandillas.

Considerando todo esto Montalvo decidió mudar a su familia a Arizona.

“En el verano voy a mudarme con ellos a Arizona, donde la educación es mejor. [CPS] quiere cerrar esta escuela y más de 50 más haciendo que las escuelas estén súper llenas de estudiantes. Entonces ¿dónde queda la educación, con unos 30 estudiantes por maestro? No van a tener la educación que se supone que deben recibir”, comentó Montalvo.

Yomary Morales, que tiene a sus cuatro hijos en la De Diego, está preocupada por el futuro académico.

“No sabemos qué tan adelantados están esos niños [de las escuelas Duprey y Von Humboldt] y no sabemos si esta fusión va a retrasar a nuestros hijos”, mencionó Morales.

Se espera que durante el verano se programen reuniones entre padres y maestros para informar a la comunidad de la transición de una escuela a otra, informó David Miranda vocero de CPS a La Raza.

Las clases en las escuelas de Chicago terminan el 10 de junio.