Pro-inmigrantes reclaman mejor trato para padres de familia

El Centro Nacional de Justicia Inmigrante (NIJC) de Chicago está contento con la nueva conmemoración hacia los inmigrantes.
Pro-inmigrantes reclaman mejor trato para padres de familia
Foto: AP

Grupo proinmigrante reclama tratamiento diferente para jefes de familia

Chicago.- El Centro Nacional de Justicia Inmigrante (NIJC) de Chicago aplaudió un nuevo memorando de Inmigración sobre el tratamiento a los jefes de familia que aguardan la deportación, pero señaló que las detenciones niegan derechos humanos básicos y destruyen a las familias.

Al referirse a una directiva que amplía instrucciones previas sobre el uso de la discreción procesal en los casos de jefes de familia, padres y tutores de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes, la directora ejecutiva del centro, Mary Meg McCarth, declaró que se trata de “un paso en la dirección correcta” que debe ser “aplaudido”.

Según el nuevo memorando del 23 de este mes, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) debe recluir a esas personas lo más próximo posible a sus hijos, permitir que los niños visiten a sus padres en la cárcel y que éstos estén en condiciones de decidir quién se encargará del cuidado de los niños.

También se establecen consideraciones especiales para individuos involucrados en disputas familiares en la corte, y en los casos necesarios que se permita a los padres deportados regresar temporalmente a Estados Unidos para participar en vistas judiciales relacionadas con disputas sobre custodia de menores.

McCarthy declaró que “el alivio de las duras consecuencias de la detención de los padres es encomiable”, pero las familias de inmigrantes continúan siendo separadas.

“Esas detenciones continúan negando derechos humanos básicos a individuos que luchan para permanecer junto a sus familias en los Estados Unidos”, agregó.

En un comunicado del centro se señala que el Gobierno ha reconocido que el sistema de control de inmigración “daña innecesariamente a las familias”, estimándose que por lo menos 16,6 millones de personas viven en núcleos donde hay ciudadanos estadounidenses e indocumentados.

Señala también que un tercio de los niños ciudadanos, hijos de inmigrantes indocumentados, vive en familias con un estatus migratorio mixto.

En opinión del centro, existen alternativas a los programas de detención que han sido probadas con efectividad para que las personas que se encuentran bajo custodia de ICE puedan asistir a las audiencias en la corte sin ser separadas de sus hijos y comunidades durante meses.

“Reducir el régimen de detención hará que las familias y comunidades se sientan más estables y seguras y permitirá ahorrar millones de dólares de los contribuyentes en costos de reclusión”, finalizó.