“Mañana lo dejo”

Las autoridades de salud de Chicago y del condado de Cook están ofreciendo foros y recursos gratuitos que informan sobre alternativas para que jóvenes y adultos frenen la adicción a la nicotina
“Mañana lo dejo”
El Dr. Steven Rothschild, miembro del Consejo de Salud del Chicago Department of Public Health (CDPH), dijo que el cigarrillo mentolado no es menos dañino que el regular. Foto Belhú Sanabria/La Raza

“Mañana lo dejo” es la frase que repite una persona cuando no puede parar de fumar. La adicción a la nicotina llevó a Óscar Guzmán a consumir hasta una cajetilla diaria de cigarrillos. Guzmán recuerda que su primer cigarrillo lo fumó a la edad de 10 años en su natal Durango, México.

“En mi pueblo nadie me decía nada y vi crecer a mi padre fumando, aunque después de años dejó de hacerlo”, dijo el hombre de 47 años.

Guzmán intentó dejar el cigarrillo a través de los parches de nicotina, los chicles de nicotina y hasta con los cigarrillos electrónicos, tanto en México como estando ya en Estados Unidos. Pero al final la nicotina le ganaba la batalla.

“Mañana lo dejo”, “mejor fumo bien el fin de semana mi caja de cigarrillos y el lunes lo dejo”, se repetía Guzmán; pero por más que quería, no lo lograba.

Finalmente este residente de Pilsen decidió recurrir a la acupuntura y le funcionó. Al comienzo su familia no le creía, relató; pero después vieron el cambio.

Después de 37 años de lucha, hoy lleva casi dos años de no llevarse un cigarrillo a la boca.

Unos de los motivos por los cuales este trabajador de la construcción dejó de fumar fue que empezó a sentir malestares en su organismo. “Sentía que me roncaba el pecho, me ahogaba como si tuviera asma”, dijo.

Pero así como Guzmán empezó a fumar desde los 10 años, hay estudiantes en Chicago que van por el mismo camino.

La Raza visitó las afueras de la secundaria Lake View High School y conversó con algunos estudiantes que estaban fumando cigarrillos. Sus nombres se mantienen en reserva por ser menores de edad.

Estos jóvenes de 15, 16 y 17 años opinaron que muchas veces fuman cigarrillos mentolados porque “eso nos hace sentirnos ‘cool’, sentirnos mayores”.

Y dijeron que prefieren los cigarrillos mentolados “porque son menos fuertes que los regulares y porque no nos deja mal aliento en la boca”.

Para el Dr. Steven Rothschild, miembro del Consejo de Salud del Chicago Department of Public Health (CDPH), el cigarrillo mentolado no es menos dañino que el regular.

“Muchas personas tienen esa idea, ese mito de que con los cigarrillos mentolados hay menos peligro de adicción; pero tienen el mismo efecto que los regulares, pueden producir cáncer al pulmón, derrame cerebral y otras enfermedades crónicas”, explicó Rothschild.

La alcaldía de Chicago, la Junta de Salud de Chicago y el CDPH desarrollan una serie de iniciativas encaminadas a reducir el uso de cigarrillos mentolados entre los jóvenes de Chicago.

Recientemente el alcalde Rahm Emanuel destacó los peligros particulares que representan los cigarrillos mentolados para los jóvenes.

“Entre los jóvenes afroamericanos de 12 a 17 años que fuman, el 72% utiliza cigarrillos mentolados”, dijo en un comunicado, y agregó: “si una persona empieza a fumar antes de los 18 años será un 75% más propenso a fumar cigarrillo de adulto”.

Rothschild también dijo que se realizan foros y charlas “con el propósito de conocer las opiniones de la gente para controlar el tabaco de mentol en la comunidad”.

Para octubre, la Junta de Salud y el CDPH darán a conocer un informe sobre los comentarios de los participantes y recomendaciones de profesionales de salud pública, científicos y otros expertos, con el fin de ayudar al alcalde a crear una estrategia de reducción del tabaco mentolado.

El próximo mes, el CDPH y la alcaldía lanzarán una campaña de control y prevención enfocada en el uso de cigarrillos mentolados denominada “Healthy Chicago”. Este será un plan integral con un enfoque centrado en aplicar políticas y sistemas para transformar la salud de Chicago.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, cinco millones de hispanos fuman cigarrillos en EE.UU. y el cáncer de pulmón es la principal causa de muerte entre los hombres hispanos y la segunda entre las hispanas. A medida que crece esta comunidad, también aumenta el impacto del fumado.

James Martínez, portavoz de la American Lung Association in Greater Chicago, dijo que en el condado de Cook mueren al año 2,493 personas por cáncer de pulmón.

“De esa cifra, 86 personas son hispanas”, dijo Martínez.

Con el afán reducir el tabaquismo y la adicción a la nicotina en la comunidad hispana se han creado una serie de tratamientos y alternativas en aras de mejorar la calidad de vida de los residentes de Chicago.

Para combatir la adicción a la nicotina se están utilizando parches con nicotina, chicles con nicotina y cigarrillos electrónicos.

Según Rothschild, hay buenas evidencias con respecto a los parches con nicotina, los chicles con nicotina y los medicamentos. Pero no hay evidencia de que los cigarrillos electrónicos ayuden a dejar de fumar.

Asimismo, el Instituto Nacional del Cáncer creó un portal en español (espanol.smokefree.gov), que ofrece información gratuita, brinda métodos empíricos para dejar de fumar y recursos para jóvenes y adultos.

El programa de mensajes de texto “smokefreeTXT” en español es una plataforma gratuita para teléfonos móviles, que también da consejos para dejar de fumar las 24 horas del día y los siete días de la semana. Hay que enviar un mensaje de texto con la palabra “LIBRE” al 47848.