Tras larga espera, los Bulls están en playoffs

Luego de tres años de dolorosas ausencias en la postemporada, el equipo parece estar sano y listo para ir tras un título

Guía de Regalos

Tras larga espera, los Bulls están en playoffs
Derrick Rose vuelve a las andadas.
Foto: Getty Images

Y a pesar de todo, lo lograron.

Los Chicago Bulls de la temporada 2014-15 llegarán a la postemporada por primera vez en tres años y su estrella, Derrick Rose, parece que finalmente está saludable para jugar su primera serie de postemporada en cuatro años.

Los recuerdos de aquellos tiempos no son dulces. Hace cuatro años, Derrick Rose llegó a los playoffs como el MVP de la liga y se enfrentó al Miami Heat de LeBron James y compañía sólo para quedar eliminados en casa.

En los playoffs del año siguiente, la derrota fue aún más amarga. Rose cayó con el ligamento cruzado anterior destrozado apenas en la primera ronda de la postemporada y desde entonces no ha probado esas mieles debido a las lesiones y complicaciones de estas que lo han marginado hasta hace muy poco.

Las lesiones fueron, de hecho, recurrentes en esta temporada de los Bulls que sólo contaron con su equipo titular para 21 partidos. Y a pesar de esto, podrían llegar a los 50 triunfos esta temporada dependiendo del resultado de su último partido ante los líderes del Este: Atlanta Hawks.

Más allá de la marca, lo que le importa a los Bulls es su siembra en la postemporada. Con la victoria del lunes ante los Brooklyn Nets, a quien casi han dejado fuera de contención, afianzaron un puesto en los primeros cuatro de su conferencia.

Sólo resta ver lo que hace el sorprendente equipo de los Toronto Raptors, que ha sido uno de los equipos más regulares del sector durante toda la campaña, para definir si los Bulls son terceros o cuartos. La ventaja la tienen los canadienses por ser campeones de su división a pesar de que Chicago dominó la serie de temporada regular.

Los posibles rivales de los Bulls serían los Washington Wizards o los Milwaukee Bucks, equipos jóvenes y talentosos que podrían ser más duros de lo pensado. Sin embargo, el espíritu en Chicago está elevado gracias a que, a pesar de todo, este equipo se presenta como el más completo y profundo que se ha tenido en años.

El factor Pau Gasol es la primera gran diferencia en este equipo. El pívot español llegó este año para fortalecer una posición en la que eran vulnerables, y todo indica que Gasol está en ritmo para entrar con todo a los playoffs ya que ha anotado en dobles dígitos en sus últimos siete partidos.

Además, los Bulls tienen un talentoso elenco que le da más fuerza desde el arranque. El base Jimmy Butler se ha convertido en un All-Star y el español-montenegrino Nicola Mirotic y Tony Snell son claves en la contribución de ambos lados de la duela. Además, se debe tener en mente a quien ha sido la cara del equipo en ausencia de Rose, Joakim Noah, que se recupera de una lesión en la corva y podría sumarse al equipo cuando comiencen los playoffs.

Pero no importa cuán talentosos sean estos Bulls que marchan a la postemporada porque necesitan que Rose finalmente deje atrás los fantasmas de las lesiones y le dé a Chicago las emociones y las alegrías que aquel flamante MVP inspiraba. Eso, y que la suerte le sonría finalmente a Chitown.

Faenas irregulares

A pesar de contar con marca ganadora, los Chicago Bulls perdieron 17 partidos esta temporada en contra de equipos con promedios por debajo de .500.

Los males de Rose

Rose se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda en el primer juego de los playoffs de 2012 ante los 76’ers de Filadelfia. Después de perderse toda la temporada siguiente, Rose regresaría sólo para jugar 10 juegos antes de que una lesión en la rodilla derecha lo mandara de nuevo al hospital el resto de la temporada. Este año, Rose se sometió de nueva cuenta a una cirugía en la rodilla y ya se apostaba por su retiro. Pero el estrella de los Bulls ha vuelto y parece tener baloncesto suficiente para una nueva aventura en playoffs.