Pacientes sin diálisis por recortes de fondos, “condenados a muerte ”: reverendo Landaverde

Recortes a programas de salud que benefician a la comunidad inmigrante ponen en riesgo la vida de muchas personas que necesitan diálisis y trasplantes. Por ello, líderes comunitarios y pacientes marcharán a Springfield para pedir que no se eliminen recursos del estado a esos vitales esquemas de salud

Luis Camarillo, de 44 años, recibe diálisis  mientras está a la espera de un trasplante de riñón que le permita seguir con vida.

Luis Camarillo, de 44 años, recibe diálisis mientras está a la espera de un trasplante de riñón que le permita seguir con vida.

A muchos inmigrantes que requieren someterse a diálisis y trasplantes para poder sobrevivir, recientes recortes al presupuesto de varios programas estatales de salud podrían, literalmente, costarles la vida.

Desafiando el calor y el cansancio con tal de lograr su cometido, un nutrido grupo de pacientes con sus familias, líderes comunitarios, activistas, religiosos y simpatizantes que apoyan la lucha han integrado la ‘Caravana por la vida’, que tiene previsto salir de la ‘Misión Humanos Pro Vida Sé Vida’ en el 2057 W. 51 St., en el barrio de Las Empacadoras, en Chicago, rumbo al Capitolio estatal, en Springfield.

Se planea iniciar el recorrido tras finalizar una conferencia de prensa en la Misión a realizarse el jueves 20 de agosto, a las 11 am.

Algunos manifestantes caminarán y otros, junto con los pacientes, viajarán en vehículos para preservar su salud, pues el recorrido será alrededor de 250 millas y los manifestantes que irán a pie calculan que llegar a Springfield les podría tomar varios días.

Líderes, activistas, religiosos y pacientes en una reunión de planificación de la caravana que irá a SpringfIeld el próximo jueves 20 de agosto.

Líderes, activistas, religiosos y pacientes en una reunión de planificación de la caravana que irá a SpringfIeld el próximo jueves 20 de agosto.

El reverendo José Landaverde, quien dirige la Misión, dijo que la caminata tiene dos mensajes puntuales: “exigir al gobernador Bruce Rauner no recortar los fondos para los diferentes programas de salud, entre ellos, el tratamiento de diálisis para inmigrantes indocumentados con enfermedad renal crónica y acceso a recibir trasplantes. También marcharemos haciendo un llamado nacional a una moratoria contra las deportaciones”.

Esperanza y lucha

La vida de María Guillén dependía del tratamiento de diálisis que tenía que realizarse los siete días de la semana, por 12 horas diarias. Su médico le dijo que sus riñones le funcionaban solo el 20% y fue diagnosticada con insuficiencia renal crónica.

Guillén cuenta que someterse a diálisis por casi cinco años fue para ella una dura prueba que tuvo que sobrellevar hasta que recibió su trasplante de riñón, hace siete meses. El donante fue su novio Rogelio Solano.

Rogelio contó que pudo ver como la salud de su novia se iba deteriorando. “Es muy difícil estar en esa situación,  porque digamos es como que ellos [los pacientes] están muriendo en vida”. Después del trasplante ambos “estamos saludables”, dijo.

María Guillén junto a Rogelio Solano, su novio y donante de riñón.

María Guillén junto a Rogelio Solano, su novio y donante de riñón.

“Soy indocumentada sin seguro médico, no tenía acceso a recibir un trasplante estuve por casi cinco años dializándome, pero esto cambió cuando en Springfield aprobaron el año pasado una ley que proporciona fondos para  realizar los trasplantes de riñón sin importar tu estatus migratorio”, indicó Guillen de 33 años, residente de Chicago.

Guillén, que recibió asistencia  en la ‘Misión Humanos Pro Vida Sé Vida’, insta a quienes están a la espera de recibir un trasplante a que sigan la lucha y que la comunidad participe en la ‘Caravana por La Vida’ a realizarse este próximo jueves. Ella es la prueba de que es posible salir adelante.

“Queremos salvar nuestras vidas”

Landaverde señaló que a la Misión han llegado pacientes de otros estados pidiendo ayuda: “ellos necesitan diálisis y trasplante, llegan prácticamente desahuciados y cuando comienzan a recibir la diálisis aquí ya se restablecen”.

“Queremos salvar nuestras vidas”, dijeron a La Raza Luis Camarillo, quien llegó de Texas, y Julio García que vino de Georgia. Ambos padecen insuficiencia renal y son asistidos en esa Misión.

“Pedimos al gobernador Bruce Rauner que no corte el programa de diálisis porque es con lo que dependemos para vivir”, mencionó Camarillo, de 44 años, quien participará en la caravana junto a su hija y esposa.

Para el reverendo Landaverde la situación es crítica para los pacientes indocumentados que necesitan diálisis y un trasplante por lo que hace un llamado a toda la comunidad migrante a que participe en la caminata rumbo a Springfield. “Si se recortan los fondos de los programas de salud, si los pacientes no reciben diálisis están condenados a la muerte segura”, sentenció.

“Estamos invitando a todos los sectores de la comunidad inmigrante a que participen, que salgan a caminar por la vida de estos inmigrantes”, reiteró el religioso a La Raza.

Indocumentados sin seguro médico

Según la Coalición de Illinois Pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), se estima que hay 310 mil indocumentados que no tienen seguro médico en el estado de Illinois.

En espera de un trasplante

Según reportes, se estima que en Illinois más de 5,200 personas están a la espera de un trasplante de órgano.

En esta nota

caravana Chicago dialisis Illinois indocumentados Inmigración Rauner Salud springfield trasplante

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain