Precandidato Bernie Sanders va en ascenso contra Hillary Clinton

Una de las noticias más sorprendentes de este verano es el ascenso del candidato demócrata Bernie Sanders, quien está vertiendo un eclipse sobre Hillary Clinton en la campaña por conseguir la nominación demócrata a la presidencia en el 2016.

Sanders, 73 años de edad, ha estado cerrando la brecha en las encuestas entre él  y Clinton y ha estado llenando auditorios en donde miles de personas por primera vez están escuchando su mensaje.

En la una encuesta reciente de CNN/ORC entre votantes demócratas, Hillary recibió 47% y Sanders 29%. Es significativo porque hace un mes Sanders tenía solo 19 % de preferencia y Hillary 56%.

Sanders nació en Brooklyn pero estudio en la Universidad de Chicago y está cumpliendo su segundo periodo como senador federal por Vermont. Anteriormente representó a ese mismo estado como  congresista por 16 años.

Sanders piensa que la desigualdad económica es el tema de nuestros días, algo que se ha acrecentado de los años 80 al presente. La riqueza del país, apunta, está en manos del “1%” a desventaja del “99%” de la población.

Sanders lo  llama el “principio Robín Hood a la inversa”, apuntando que las leyes del país actualmente  favorecen a las corporaciones y a la clase alta y van en contra de la ahora débil clase media y los trabajadores, quienes sufren las consecuencias.

El candidato quiere cambiar a Wall Street y ponerle un límite a los bancos y obligar a la clase rica y a las corporaciones a pagar su parte justa de impuestos. El candidato no quiere que el pueblo estadounidense tenga que rescatar a los bancos solo porque “son muy grandes para fallar”.

Sanders busca prevenir que las corporaciones puedan salir al extranjero a crear trabajos y poner sus ganancias en bancos de otros países. El también promete un salario mínimo nacional de $15 la hora para el año 2020.

En torno al número de muertes de afroamericanos desamados en incidentes con la policía, Sanders quiere erradicar el racismo y buscar otra forma de impartir justicia y de cómo trabaja la policía.

Todos los cuerpos policiacos, dice el precandidato, deben reflejar la diversidad de los que viven y trabajan  en las comunidades del país. “Debemos desmilitizar nuestras fuerzas policiacas para que no se vean y actúen como ejércitos invasores,” apunta Sanders.

Sanders también propone expandir el Seguro Social y extender el seguro médico a todos los ciudadanos del país bajo un mismo sistema de salud. Además propone que la colegiatura en las universidades sea gratis y le prohibiría a las corporaciones participar en el negocio de construir prisiones.

En donde quiera que va, Sanders pide a sus simpatizantes, llamados “sanderistas” por los medios, unirse a una “revolución política” de mejores expectativas para un país que está en manos, según él, de una oligarquía de millonarios. Aparentemente, después del fin del movimiento Ocupa Wall Street, su mensaje está tocando de nuevo un oído receptivo en el país.