Peña Nieto triplica zona natural protegida en México

El mandatario firmó cuatro decretos
Sigue a La Raza en Facebook
Peña Nieto triplica zona natural protegida en México

Cancún, México – El Gobierno mexicano triplicó hoy la zona natural protegida del país con la firma de cuatro decretos presidenciales que protegen 65 millones de hectáreas tanto marítimas como terrestres.

En una ceremonia realizada en una playa de la Riviera Maya, en el sureste de México, el presidente Enrique Peña Nieto suscribió los decretos que convierten el Caribe mexicano, la Sierra de Tamaulipas, el Pacífico mexicano profundo y las islas del Pacífico en zonas naturales protegidas.

Con estas nuevas áreas, el país llega a los 91 millones de hectáreas protegidas, 70 millones en zonas marítimas y 21 millones en superficie terrestre, detalló.

“Nos hemos unido al reducido grupo de países que han cumplido la meta de Aichi” en cuanto a la protección del 10 % de la zonas marítimas, al alcanzar ya un 23 %, apuntó Peña Nieto, quien agregó que la superficie terrestre protegida suma casi el 14 %, ligeramente por debajo del objetivo del 17 %.

“Estamos asumiendo un compromiso serio, firme y muy decidido para hacer nuestra contribución como nación (…) con la preservación y cuidado de nuestro medio ambiente” y asegurar así la calidad de vida de las futuras generaciones, apuntó en un día que calificó como “histórico”.

La reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano abarca 5,75 millones de hectáreas del sureño estado de Quintana Roo y representa el 50 % del Sistema Arrecifal Mesoamericano, mientras que la Sierra de Tamaulipas es refugio de cinco felinos de México (jaguar, puma, jaguarundi, tigrillo y ocelote).

La reserva del Pacífico mexicano profundo comprende 59,7 millones de hectáreas de ocho estados que albergan una amplia diversidad de especies y ecosistemas, mientras que las islas suman 1,1 millones de hectáreas con una gran cantidad de especies endémicas y hábitat único para aves, tortugas, focas, lobos y elefantes marinos.

A partir ahora dichas zonas estarán sujetas a una serie de prohibiciones tales como la exploración y explotación minera y de hidrocarburos, vertido o almacenamiento de sustancias contaminantes y la construcción de confinamientos de materiales peligrosos.

También se limitan ciertas actividades, como el tráfico de embarcaciones, y se regulan los aprovechamientos no extractivos de vida silvestre y las actividades productivas de las comunidades locales para que sean compatibles con los objetivos de aprovechamiento sustentable.

Además, Peña Nieto firmó otros decretos para incorporar cinco zonas de salvaguarda: los manglares y sitios Ramsar, la Selva Lacandona, la plataforma de Yucatán y Caribe mexicano, Golfo de California-Península de Baja California-Pacífico Sudcaliforniano y los arrecifes de Coral del Golfo de México y Caribe mexicano.

Ello, según la legislación mexicana, permitirá la administración eficiente de los recursos del subsuelo, la evaluación de la disponibilidad de tecnología para la eficiente extracción de hidrocarburos y el cumplimiento de la política económica, social, cultural y ambiental en esas áreas.